Los macabros feminicidios de un hombre que se comía a sus víctimas

Se hizo amigo de todos en el vecindario para después atacar a varias mujeres.
Publicidad

Un caso que conmocionó a la población de México ocurrió el 15 de mayo de 2021, cuando fue detenido el feminicida Andrés Filomeno Mendoza Celis, un asesino serial de mujeres confeso que ocultó los restos de sus víctimas en su vivienda. El arresto se logró gracias al policía Bruno Ángel Portillo, quien acudió al domicilio del feminicida ubicado al norte de la ciudad del país vecino, en la calle Margaritas, en la colonia Lomas de San Miguel de Atizapán, para buscar a su esposa, Reyna González.

Pese a la resistencia y amenazas del hombre, Portillo entró al lugar y se encontró con una terrible escena: González estaba “muerta y desmembrada”. El hombre de 72 años era vecino de la pareja y ocasionalmente ayudaba a Reyna en su negocio. Es por eso que, el 14 de mayo de 2021, al agente le pareció normal que su esposa le dijera que iría acompañada de Mendoza al centro de la ciudad para reabastecerse de productos. Pero ese día la mujer desapareció.

El horror del feminicidio no terminaría con el hallazgo de la mujer de 34 años. Mendoza tenía un cuarto subterráneo en el que había enterrado a, por lo menos, 17 mujeres, un niño y un hombre, según las investigaciones. Es el mayor feminicida serial que se conoce hasta la fecha en México.

 

Corte de carne de una de sus víctimas

Tras ser detenido, el sujeto confesó que había comido carne de sus víctimas, por lo que fue bautizado como ‘el caníbal de Atizapán’. El caso conmocionó a México, un país en el que se producen 10 feminicidios por día. Por ello, el abogado y columnista Javier Tejado se animó a producir una miniserie de televisión llamada “Caníbal, indignación total”, la cual se estrenó el lunes 27 de junio.

Actualmente, la serie documental se encuentra en su tercer episodio relatando el desenlace que tenía parte de los cuerpos de las víctimas de Andrés Filomeno Mendoza Celis, y para ello se tomó el testimonio del capitán de bomberos de Atizapán, quien estuvo presente en el lugar de los hechos ese fatídico 15 de mayo.

“Un plato con un corte de carne y una tortilla dejaron ver que Andrés Filemón consumía la carne de las mujeres a quienes asesinaba”, relató el capitán.

Regalaba y vendía carne humana

Andrés Filemón era conocido entre sus vecinos por ser un hombre agradable, callado, pero gentil, conducta que no hizo levantar sospechas cuando se les acercaba para regalarles carne, presuntamente proveniente de sus víctimas.

“El señor Andrés repartía carne humana, les invitaba de comer a varios policías de la zona, a varias personas, a la señora de la tienda de la calle […] Sí, llegaba a invitar mucho de comer. De hecho, llegaba a invitar específicamente carnitas, que era lo que él decía que hacía”, relató un testigo que rentaba en el lugar donde el caníbal llevaba a cabo los crímenes.

Andrés diseccionaba la carne como bistec, corte que fue encontrado en el plato cuando comenzaron las investigaciones en el domicilio donde mataba y descuartizaba a sus víctimas. Pero no solo regalaba la carne, también la vendía por kilos tras argumentar que le regalaban mucha cantidad de este alimento.

“Les decía que era carne enchilada e inclusive carne de jabalí que ‘estaba muy buena, que la probaran’. Las otras dos vecinas nos llegaron a decir que sí se las regalaba y que sí la consumían”, contó el bombero.

La Fiscalía del Estado de México informó que en total han recolectado 4.600 restos óseos en la casa de Mendoza, correspondientes a 17 mujeres y dos hombres, uno de ellos un menor.

(Visited 1,523 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO