Moda 2021: Más deportiva que chic ¡gracias a la pandemia!

Foto: Publinews Internacional
El auge del loungewear y sportswear como sinónimo de versatilidad al ser nuestro hogar nuestro único espacio social, priorizando la ropa cómoda, en medio de una pandemia que está lejos de estar controlada.

Si bien 2020 dio el curso que seguirá la industria de la moda en los siguientes cinco años, estos están desprovistos de idealismos en escenarios adversos.

En realidad, es un viraje total en cuanto a compras en todos los sectores de la moda: Menos es más, hay que replantearse la sostenibilidad y también exigir a las marcas compromiso con la sociedad y el ambiente. Todas esas premisas se planteaban hace nueve meses, al empezar la pandemia, basados en el reporte de McKinsey y Business of Fashion, así como en varias predicciones de agencias de tendencias. Y algunas de ellas, claro, ya estaban basadas en comportamientos de los consumidores prepandemia.

Ahora bien, algunas de ellas se mantienen, según el nuevo reporte de estas dos instituciones en moda. Pero, en contraste, Publinews Internacional también entrevistó al coolhunter Gustavo Prado, creador de la agencia de tendencias Trendo.mx, para develar el contraste de estas premisas en otros contextos. Y el resultado solo apunta a una tragedia anunciada: Para 2021 lo práctico, lo cómodo y lo necesario serán lo más importante a la hora de sobrevivir. Soñar vendrá después.

¿Optimismo desmedido?

Según el análisis de McKinsey Global Fashion Index, se habla de una recuperación hasta 2022. De hecho, un 90% de las compañías de moda tendrá, para fines de año, una caída en sus ganancias y solo el 4% tendrá el destino contrario.

Ahora bien, pensando en el futuro, McKinsey y Business of Fashion basaron sus predicciones en dos escenarios: Una “recuperación temprana”, en la que las ventas globales decaerían entre el 0% y 5% el próximo año comparadas con 2019 y en la que en el último trimestre de 2022 se hablaría de una rápida transición económica. Y el segundo muestra un escenario más pesimista, en el que esta recuperación se vería hasta 2023.

“Este es un año en el que se busca la felicidad, pero al menos en Pantone no se lanzaron del todo a ello porque no todo va a ser así. Las vacunas llegarán a algunos países muy tarde. La pandemia se extenderá. Ahora bien, si vemos las pasarelas y esta profusión de lujo y color, vemos que es un recurso desesperado de un optimismo a lo mejor necesario e inciertamente imprudente. Porque enfrentamos una crisis económica total y más larga de lo que nadie hubiese pensado. Y estos 10 años serán de penurias más grandes y, como siempre ha pasado, se busca la alienación de la sociedad. Y con esa alienación la gente buscará un escape en lo básico y en lo virtual”, le explica Prado a Publinews.

Sé sostenible y sé idealista

Durante años se han documentado los impactos ecológicos y sociales que ha dejado la industria de la moda en su irresponsabilidad. Y en los últimos de esta década por terminar se ha visto cómo el consumidor exige a las marcas responsabilidad social y ambiental y sobre todo honestidad: Bastante se ha visto cuán caro han pagado aquellas marcas que han expresado posiciones fingidas ante una causa social o ecológica o incluso que promueven la discriminación y la exclusión.

De hecho, una encuesta de McKinsey en mayo mostraba que en una proporción de 5 consumidores, más de 3 pensaban si las marcas que usaban cumplían estándares de sostenibilidad. Asimismo, para muchos consumidores y creadores se cambiaron las prioridades de consumo.

Foto: Publinews Internacional

El reino del athleisure

El athleisure al menos durará otros 10 años. Y si bien estas marcas también sintieron los efectos de la pandemia, de acuerdo con Earnest Research, para octubre de 2020 las ventas habían subido al menos en Estados Unidos en un 7% y también se compraron varios elementos deportivos. “Ya esto se veía venir, de la mano de Demna Gvasalia haciendo lujoso el streetwear con Balenciaga, por ejemplo. Pero esto durará una década, porque siempre estábamos de streetwear para vestirnos de noche y ahora, en cuarentena, este nos da una idea más práctica de cómo poder salir. En Zara ves las colecciones de fiestas, con abrigos de detalles lujosos, sobre pantalones deportivos.

Esta idea se mantendrá al mostrar una democratización profunda de la ropa, por caída del ingreso planetario, por una búsqueda de satisfactores accesibles y de comodidad que buscamos todos y el loungewear la vuelve posible: Esto es más Adidas que Dior”, afirma Prado.

Cambios en las pasarelas

La gente está harta de lo virtual y pocos formatos han dado verdaderos conatos de revolución en lo digital, siendo la pasarela virtual de Balenciaga y algunos videojuegos de moda las presentaciones que van más allá de un fashion film que aburre a todos.

“Ya hay reactivadas ferias comerciales y en distintos países el nivel de producción de moda no es igual. Hace falta una experiencia real, porque lo digital no lo está logrando. Pienso que volverá el formato pero al estilo cabaret, donde comes, ves un espectáculo y te vas”, analiza Prado.

Por Luz Lancheros/Publinews Internacional

(Visited 161 times, 1 visits today)

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO