Sandra de Yo soy Betty, la fea sorprende las redes con sus fotos tomando el sol

A sus casi 50 años, la actriz colombiana presumió que posee una figura de infarto en Instagram.

La exitosa novela colombiana Yo soy Betty, la fea sigue causando revuelo a pesar de que han pasado más de dos décadas de su lanzamiento.

La historia de amor entre Betty y Armando Mendoza es de las más recordadas en el espectáculo, así como el círculo de amigas que la protagonista formó dentro de Ecomoda.

Las integrantes del “cuartel de las feas” dieron grandes momentos a Betty durante su paso por la empresa que terminó dirigiendo.

Una de las mujeres más recordadas de dicho grupo fue Sandra, también conocida como “La Jirafa” por su estatura.

La actriz Marcela Posada dio vida a dicho personaje en Yo soy Betty, la fea. Tras dos décadas de brillas en la pantalla chica colombiana, recientemente ha sorprendido a los internautas por la forma en la que luce su figura.

Aunque en la telenovela Sandra formaba parte del cuartel de las feas y aparecía con gafas y atuendos poco halagadores con su cuerpo, en la vida real no deja de sorprender a sus fans por el estilo que tiene al vestir.

Durante la cuarentena, Marcela ha estado muy activa en redes. Además, abrió una cuenta en Tik Tok donde también está causando sensación.

La espectacular figura de la actriz de Yo soy Betty, la fea

En Instagram, la actriz de Yo soy Betty, la fea comparte varias fotos de ella. En las imágenes podemos verla con su familia o sus actividades cotidianas.

Las publicaciones que más son aplaudidas son aquellas en las que aparece en traje de baño disfrutando de los días soleados.

Una de sus más recientes fotos la muestra con un atuendo corto en color naranja con líneas oscuras.

Sonriente, con gafas y las manos en la cintura, Posada robó suspiros de sus seguidores. Muchos fans se mostraron sorprendidos de que sea la misma persona que interpretó a Sandra.

 

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.