Aprende cómo preparar aceite de linaza para cuidar el cabello

El aceite de linaza es una alternativa natural con excelentes resultados para tu cabellera.

Por Yuly Pérez

La semilla de la linaza es uno de los productos naturales más eficaces para fortalecer y evitar la caída del cabello. Además, ayuda a hidratar las hebras, controlar el frizz y a promover su crecimiento.

Uno de los tratamientos caseros más efectivos es el aceite de linaza. Es una alternativa natural y menos costosa con excelentes resultados.

¿Cómo prepararlo?

Quedarás encantada al descubrir todos los beneficios que la linaza y su aceite tienen para la salud, pero sobre todo para el cuidado de la melena.

Ingredientes para preparar aceite de linaza:

  • 2 tazas de agua
  • 4 cucharadas de linaza
  • Un recipiente de vidrio
  • 1 cucharadita de clavo de olor
Linaza Shutterstock

Preparación

  • Añade dos tazas de agua a una olla junto con la cucharadita de clavo de olor y deja que se caliente por unos minutos.
  • El clavo de olor hará que el aceite de linaza dure por más tiempo y no se pudra.
  • Una vez que el agua empiece a hervir, añade las cuatro cucharadas de linaza a la olla.
  • Déjalo hervir por aproximadamente dos minutos y luego apaga el fuego una vez que veas hilos de gel en el agua. Este sería el aceite de la linaza.
  • Deja que la mezcla repose por unos minutos, así estará más espesa. Luego utiliza un colador y vierte la mezcla sobre un envase de vidrio para obtener el aceite viscoso que necesitas.
  • Y listo. Tienes gel de linaza, ideal para el cuidado del cabello.

Beneficios de la linaza para el cabello

La vitamina E, presente en la linaza, es capaz de actuar como un antioxidante, ya que puede ayudar a revertir los daños causados por el ambiente y a estimular la regeneración del cabello.

Por su parte, la vitamina B es de utilidad para el fortalecimiento el sistema nervioso y circulatorio, por lo que la linaza es aconsejable para cuidar de la salud de la piel y, en el caso del cabello, puede llegar a fortalecerlo, nutrirlo y dejarlo brillante.

El agua de linaza ayuda a hidratar el cabello, evitar la caída y favorecer su crecimiento. Este líquido rico en nutrientes también es útil para prevenir el envejecimiento prematuro de tu pelo.

Además, contribuye a la fijación el cabello y a evitar ese molesto encrespamiento que arruina los peinados. Su acción antibacteriana y su capacidad para regenerar los tejidos pueden servir para tratar heridas y quemaduras.

*Con información de Nueva Mujer.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo