Cinco de las bibliotecas más hermosas del mundo

España, Alemania, Estados Unidos… Muchos países guardan tesoros, pero entre los mejores están sus libros. Acompáñanos a apreciar algunas de las bibliotecas más bellas del mundo.

Entras por la puerta grande y tomas un libro voluminoso. Percibes el aroma que los años han dejado en él y te sientas. Escuchas lo que estabas esperando: nada. Así es, estás en silencio porque te encuentras en la biblioteca, y si ves a tu alrededor a personas escribiendo, mientras otros tienen la mente y el alma perdidos en un libro.

Si has vivido esta experiencia y eres amante de las letras, este artículo es para ti, porque seleccionamos cinco de las bibliotecas más bonitas del mundo. Te deleitarás con esos sitios que envuelven a sus visitantes con millones de palabras que entran por los ojos pero acaban en el corazón.

Biblioteca Nacional de Praga, República Checa

Abrió sus puertas en el Siglo XVIII y alberga más de 20,000 libros, entre los cuales hay manuscritos de los jesuitas de aquella época. Algunos de sus ejemplares fueron escaneados por Google, y ahora están disponibles en la plataforma Google Books.

Se trata de un edificio de estilo barroco, cuyos frescos, que representan a santos jesuitas, fueron hechos por Jan Hiebl. También cuenta con una gran colección de globos terrestres y relojes astronómicos.

[metroimage ids=”10-115181″ ]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, España

Tardó 21 años en construirse, pero todo el esfuerzo valió la pena cuando la obra maestra estuvo terminada en 1584. Según el sitio web del Patrimonio Nacional de España, los primeros libros que llegaron son invaluables: “Entre ellos se encontraban algunos originales únicos, como el famoso “Códice áureo”, que contiene los evangelios en letras de oro; el célebre “Apocalipsis Figurado” de la Casa de Saboya; el que todavía hoy es el manuscrito más antiguo de la Biblioteca, el “De Baptismo”, de San Agustín; y unos “Evangelios griegos” que se atribuían a la pluma de San Juan Crisóstomo”, se afirma.

El techo y las cornisas están adornados con frescos, mientras que el piso está hecho de trozos de mármol blanco y negro. El salón principal cuenta con dos enormes armarios llenos de libros y cinco mesas de mármol y bronce. También tiene una colección de instrumentos científicos, como astrolabios, esferas armilares y también globos terráqueos.

Durante los últimos años han realizado una intensa labor para conservar sus tesoros. Por ejemplo, han realizado campañas destinadas a elaborar carpetas con las medidas exactas de cada partitura del archivo musical. De este modo evitan que se expongan a la contaminación ni se deterioren con el continuo roce.

[metroimage ids=”10-115182″ ]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Real Gabinete Portugués de Lectura. Río de Janeiro, Brasil

Se trata de un edificio del Siglo XIX, que combina elementos góticos, así como rasgos del renacimiento italiano. Inició como una biblioteca privada, creada por 43 portugueses que querían dar a conocer su cultura a través de libros.

La decoración de la fachada se caracteriza por su minuciosidad. Contiene ojivas, rosetones, nervaduras y columnatas. En el interior, cuenta con escaleras de hierro y bronce, y las estanterías son de madera tallada y adornada. Estas guardan alrededor de 350,000 ejemplares de leyes, documentos, libros, etc.

[metroimage ids=”10-115183″ ]

 

 

 

 

 

 

 

Biblioteca del Monasterio de Sankt Gallen. Suiza

Conocido como uno de los sitios más hermosos de estilo rococó en Suiza, en esta biblioteca puedes encontrar más de dos mil manuscritos que datan del siglo octavo.

De los 160,000 libros que conserva este recinto, aproximadamente 1900 pertenecen a una colección especial que solo puede consultarse allí mismo. En ella hay manuscritos, primeras ediciones y todo tipo de maravillas literarias.

Sus estantes contienen obras dispuestas a ser leídas por personas provenientes de todas partes del mundo. También guarda dos mil códices del Medievo, partituras musicales escritas con notas primitivas, y el diccionario de alemán más antiguo que se conserva. Para ser más especial todavía, tiene una auténtica momia egipcia.

En 1983, la UNESCO le dio el título de Patrimonio Mundial Cultural.

 

[metroimage ids=”10-115185″ ]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Biblioteca de la Abadía de Admont, Austria

Es, nada más y nada menos, la biblioteca monacal más grande del mundo. Data del siglo XVIII y fue diseñada por Joseph Hueber. Mide 70 metros de largo, 14 de ancho y 13 metros de altura.

El techo tiene siete cúpulas, que apelan a la satisfacción de haber terminado un buen trabajo (“el séptimo día, Dios descansó”). Están decoradas con frescos a cargo de Bartolomeo Altomonte, que muestran las distintas etapas del conocimiento humano.

El lugar también es conocido como “la biblioteca de la luz”, debido a que sus 48 ventanas no dejan sitio a la oscuridad. Incluso, las portadas de muchos libros han sido barnizadas con tonos claros para contribuir a la apariencia iluminada de los salones.

Según el libro “Historia del arte en todos los tiempos y pueblos” de Karl Woermann, existe la teoría de que Josef Stammel es el autor de los sesenta y ocho bustos de académicos, poetas, artistas y musas que decoran las estanterías de la biblioteca. Estas, a su vez, resguardan aproximadamente 200,000 libros.

[metroimage ids=”10-115186″ ]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las bibliotecas son un tesoro cuyo encargo también consiste en atesorar.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.