Tendencias

¿No sabes cómo es el rezo de la Novena del Niño Dios? Aquí te lo explicamos

Algunas familias guatemaltecas acostumbran hacer este rezo en la víspera de la festividad de la Virgen de Candelaria.

Con la llegada de la Nochebuena y la Navidad, las familias católicas guatemaltecas viven varias tradiciones, naturalmente, entorno al nacimiento de Jesús.

Para el Niño Dios, cuyo nacimiento se rememora pasada la medianoche del 25 de diciembre, la feligresía católica también le reza una novena.

Novena al Niño Dios

Como su nombre lo indica, se trata de un rezo que dura nueve días. Este inicia desde la Navidad, el 25 de diciembre y culmina el 2 de enero.

Sin embargo, hay quienes acostumbran a hacerlo en la víspera de la Festividad de la Virgen de Candelaria (el 2 de febrero), para con ello culminar con las festividades de fin de año. Se recogen los enseres y el adorno del nacimiento y otro tipo de ornamentación. Se continúa con el año litúrgico. Esta tradición es muy arraigada en México.

Sobre el rezo

Te compartimos este breve esquema de cómo se debe realizar este rezo:

  1. Rezo del Rosario, (acorde al día, misterios luminosos, gloriosos, gozosos o dolorosos)
  2. Letanías el Divino Niño Dios.
  3. Inicia la novena con acto de Contrición.
  4. Se reza la oración y meditación del día.
  5. Se acompaña con cánticos y alabados al Niño Dios.

Por supuesto, existen libros en los que se incluyen las oraciones y hasta los cánticos a entonar. En esta oportunidad te compartimos lo que se hace en el día primero.

Acto de Contrición:

Jesús, mi Señor y Redentor. Yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío en que por Tu infinita misericordia y por los méritos de tu Santa Infancia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna.

Oración para todos los días de la Novena

¡Oh Divino Niño Jesús! Confiando en tu infinita misericordia y bondad, quiero hacer esta novena para presentarte con sencillez mis necesidades espirituales y materiales.

Cuando vivías entre los hombres, conversabas con tu Padre Celestial, en actitud confiada de adoración, alabanza, gratitud y petición. Así quiero que sea mi oración, especialmente en estos días de la novena.

Tú eres nuestro intercesor ante el Padre; Tú pediste por las necesidades de los hombres. Hoy te presento mis propias necesidades. Me acojo también a la intercesión de María, Madre tuya y también mi madre, para que, como Ella, me des fortaleza para aceptar y hacer siempre tu voluntad. Amén.

Hay una oración para cada día. Te compartimos una publicación de la Agencia Católica de Informaciones (Aciprensa) donde podrás encontrarlos: Novena al Niño Dios.

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos