La falta de sueño desencadena la soledad viral

No dormir bien hace que las personas sean menos sociables y, por lo tanto, se sientan más solas, explica un estudio reciente.

Por Publinews Internacional

De acuerdo a la investigación realizada por especialistas de la Universidad de California, Berkeley, las personas que se privan del sueño son más solitarias y se sienten menos atraídas a relacionarse con los demás, evitando el contacto cercano, casi de la misma manera que aquellos con ansiedad social.

El estudio también demostró que las personas cansadas pueden transmitir sus sentimientos de aislamiento social a los demás, casi como si la soledad fuera “contagiosa”.

Un minuto de experiencia con un individuo privado de sueño fue más que suficiente   reconocer una mayor soledad en una persona (privada de sueño) e inmediatamente provocar que alguien decida no relacionarse socialmente con una persona que no ha dormido, y ellos sufren la transmisión viral de la soledad, de modo que ellos mismos se infectan y se sienten más solos como resultado”.

Falta de sueño Foto: pixabay.com

En entrevista con Publinews Internacional, Eti Ben Simon, del Centro para la Ciencia del Sueño Humano, en la Universidad de California, explicó que el nuevo estudio “demuestra que la falta de sueño es un desencadenante causal de la soledad humana. En un análisis que abarca más de 1 mil 350 participantes de investigación, caracterizamos sistemáticamente este efecto a nivel conductual, cerebral y social”.

¿Por qué es significativo este estudio?

La soledad es un asesino. Estar solo aumenta su riesgo de mortalidad en más del 45 %; el doble que el asociado con la obesidad. Además, la soledad aumenta significativamente el riesgo de desarrollar numerosas formas de enfermedad mental, como depresión, esquizofrenia, ansiedad y tendencias suicidas. Las personas solitarias también son más propensas a desarrollar demencia y lo hacen prematuramente. Por lo tanto, cualquier fuerza que aumente y / o perpetúe la soledad tiene marcadas consecuencias personales, clínicas, de salud pública y sociales”.

¿Cuál es la relevancia de este estudio?

Estos descubrimientos establecen que el estado de pérdida de sueño actúa como un repelente social, imponiendo una mayor separación interpersonal en ambos lados de la interacción social. Además, el impacto asocial de la falta de sueño es transmisible, un círculo vicioso que se perpetúa a sí mismo.

Nuestros resultados plantean directamente la cuestión de un vínculo entre el aislamiento social y/o el comportamiento asocial observado en cada trastorno psiquiátrico importante y la interrupción comórbida del sueño informada en todas estas condiciones. Si es correcto, ¿podríamos enfocarnos más en corregir el sueño en estas condiciones y mejorar tales síntomas de deterioro social en enfermedades mentales?

En términos más generales, nuestros hallazgos apuntan a una relación potencial entre la tasa de soledad que aumenta rápidamente en las naciones desarrolladas y la epidemia simultánea de pérdida de sueño en la sociedad. Experimentar la soledad te pone en mayor riesgo de mala salud y muerte prematura en el futuro. Por lo tanto, las campañas de salud pública centradas en el sueño (que ninguna nación del primer mundo ha emprendido) pueden hacer que la flecha de la escalada de la soledad retroceda, reduciendo el marcado costo personal y financiero asociado con el aislamiento social”.

Falta de sueño Foto: pixabay.com

¿Qué aplicaciones tiene este estudio?

Nosotros los seres humanos no fuimos diseñados para estar solos. El sueño es un pegamento que, biológica y psicológicamente, nos une como especie. Irónicamente, dormir a menudo se ve como algo que nos aleja de la actividad social. Lo opuesto parece ser cierto. El sueño nos reconecta con nuestro círculo social; con nuestros amigos, colegas, socios e incluso con extraños”.

¿Qué debería aprender la gente?

Todas las enfermedades importantes que nos están matando en el mundo desarrollado, desde el Alzheimer hasta el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y la obesidad, tienen vínculos significativos (y muchos causales) con el sueño insuficiente. La soledad, otro asesino, ahora debe agregarse a esa lista”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo