Empresas guatemaltecas obtienen prestigioso premio de publicidad

Ogilvy Guatemala y Kingo Energy obtuvieron el premio Grand Prix en el Festival Creativo de Cannes. Este es el primero en la historia de Centroamérica y El Caribe. ¡Qué orgullo!

Por Paula Peinado

La agencia de publicidad Ogilvy Guatemala y la empresa guatemalteca Kingo Energy han puesto el nombre del país en alto al obtener uno de los premios más prestigiosos del Festival Creativo de Cannes. Esta es la primera vez que una agencia de la región centroamericana obtiene el codiciado galardón Grand Prix; la máxima expresión del reconocimiento a la creatividad y la innovación.

Un total de 343 piezas participaron este año en la categoría Diseño de productos, entre las que Kingo logró el máximo galardón. Esta categoría considera el impacto inmediato y de más largo plazo que el producto tiene en los consumidores, el medio ambiente y la sociedad en general, además de reconocer el uso del diseño del producto en un impacto social positivo.

Publinews conversó con Juan Mauricio Wurmser, gerente general de Ogilvy Guatemala; y con Juan Fermín Rodríguez, CEO de Kingo Energy, sobre la importancia del premio y su alianza estratégica. ¡No te pierdas la entrevista!

"Este es el primer Gran Prix de Centroamérica y El Caribe, algo realmente notorio. Para nosotros en Ogilvy significa alcanzar lo que nos habíamos propuesto como meta más ambiciosa y apenas estamos empezando, porque vamos a hacer muchas cosas más. Estamos muy contentos y felices por poner en alto el nombre de Ogilvy, de Kingo y con esto también el nombre de Guatemala", explicó Wurmser

Ogilvy Foto: Paula Peinado

El primer Grand Prix de Centroamérica y El Caribe

  • ¿Cómo inicia el interés por participar en el Festival Creativo de Cannes?

JMW: En nuestra agenda de trabajo desde hace 10 años ha estado el alcanzar la excelencia creativa, pero medida de acuerdo con los mejores del mundo; y donde se mide la mejor creatividad del mundo es en Cannes. Hay otros festivales, incluyendo los locales, y en todos hemos participado, pero el mayor exponente a nivel global es el Festival Creativo de Cannes.

Empezamos a ver resultados desde el 2010, cuando ganamos los primeros tres Leones de bronce. Después ganamos más bronce y empezamos a ganar plata y oro. En un momento dijimos ‘vamos a redefinir esta estrategia de participación en Cannes y nos vamos a enfocar en solo trabajar los proyectos de clientes que tengan las posibilidades de ganar un Gran Prix’.

El Gran Prix tiene la característica que es más que un oro, ya que se elige entre los oros cuál es el que es más meritorio. Es el oro de los oros. En casi todas las categorías hay Gran Prix.

Esta vez empezamos a trabajar con el caso de Kingo, un cliente de reciente incorporación a nuestra cartera. Ellos empezaron a operar en Guatemala, pero con la visión de ir fuera de las fronteras del país. El primer mercado en el que se aventuraron fue el colombiano. En Colombia hay una agencia Ogilvy que también ha participado en Cannes y decidimos trabajar en conjunto para llevar la historia de Kingo al festival. Así lo hicimos, con la participación de nuestro cliente en todo el proceso.

Lo inscribimos en 13 categorías y en cuatro fue finalista y estuvo en el short list, lo que le daba posibilidades de ganar premios. De esas cuatro, ganó en la categoría Diseño de productos con impacto social.

  • ¿Cuál es el reto de participar en este tipo de festivales de categoría mundial?

JMW: En este negocio uno se está reinventando todos los días. Entre la jerga de los creativos decimos ‘sos tan bueno como la última buena campaña que hiciste’, porque el día que se dejan de hacer buenas campañas ya no sos bueno. En este negocio uno tiene que cambiar y evolucionar todo el tiempo.

Lo bueno que tiene estar en esta dinámica de competir, no es solos los premios. Hay mucho que aprender con personas de primer nivel y en temas de vanguardia. Participar en Cannes es mantener esa vigencia y estar al día con los cambios y exigencias de parte de los anunciantes, quienes esperan que uno traiga soluciones que vayan en línea con eso. Estar en esa jugada es estar uno vivo.

Por eso hay que mantener una vigencia constante. El sueño que era un Grand Prix ya se cumplió, pero eso no quiere decir que ya estuvo y que aquí nos quedamos. Hay que seguir en la pelea, seguir avanzado y superándose. Para nosotros a penas está empezando.

Ogilvy Foto: Cortesía
  • Como gerente general de Ogilvy, ¿qué consejos le darías a los estudiantes de publicidad que desean ser exitosos en esta industria?

JMW: Antes de contratar a alguien, todos deben pasar por una entrevista conmigo, sin importar el puesto. Esto es porque yo me quiero asegurar que lo que las personas llevan en el alma es lo correcto. Más que las aptitudes técnicas, yo quiero conocer el ADN de las personas y que estén en sintonía con la cultura de la empresa.

Cuando platico con jóvenes publicistas, yo lo que más les insisto es que tienen que aprender a picar piedra. Uno no sale de la universidad y ya está hecho para ser exitoso. Uno tiene que picar piedra, no importa si es en una agencia pequeña, mediana o grande. Hay que atreverse a hacer cosas, no tener miedo y lanzarse al agua con ideas. Alguien se va a fijar en algo que ellos hayan hecho y ese va a ser el punto de arranque para hacer cosas grandiosas en estructuras grandiosas.

Los jóvenes tienen que esmerarse y trabajar duro, en la vida no hay ‘free lunch’. No pueden reclamar gloria sin trabajar por ella, aunque sea en algo pequeño. Llegará el punto en el que alguien se fijará en su talento y ahí su carrera va a despegar.

Ogilvy Foto: Paula Peinado
  • Háblanos de Kingo y su alianza con Ogilvy

JFR: El trabajo de Kingo y Ogilvy empezó hace un año. Kingo lo que buscaba en ese entonces era diseñar productos que se acomodaran a los distintos perfiles de clientes que existen en el segmento donde nosotros competimos.

Lo que hacemos en Kingo es llevar electricidad a través de un servicio de energía solar prepago a comunidades donde no hay electricidad. Hay 13 billones de personas sin luz en el mundo y casi el 20% de la población global aún usa candelas, diesel o queroseno.

Teníamos muchos retos porque estamos hablando de las poblaciones más pobres de todo el mundo. Queríamos diseñar un producto a la medida de nuestros clientes y lo que descubrimos es que dentro de este segmento hay muchos perfiles de clientes. Ogilvy nos ha apoyado a entender cuáles son esos perfiles para diseñar productos específicos y que tengamos los precios correctos para colocarlos en estas comunidades.

Cuando lanzamos Kingo iniciamos con dos productos y ahora tenemos seis, lo que nos ha permitido incrementar nuestra penetración dramáticamente en estas comunidades de un 20 a un 60%. Al ampliar el portafolio hemos tenido mejores resultados y la agencia nos ha ayudado en el diseño de este portafolio y en las estrategias de precios y comunicación.

Esto se refleja en el premio que hemos ganado, en cómo entender el mercado y al consumidora para obtener la data y poder diseñar un producto que se pueda replicar en cualquier parte del mundo Kingo tiene una ecuación que se puede llevar a cada rincón del planeta y ya tenemos la suficiente data para poder decir que estamos listos para ir a todo el mundo.

Buscamos cada año agregar un país adicional a nuestra cobertura y la visión de Kingo es construir la base de usuarios de energía limpia más grande de la historia. Nuestro servicio ha generado un modelo que desencadena el acceso a estas nuevas tecnologías, que nos van a permitir sostenernos como especie.

Ogilvy será nuestro socio fundamental hasta que lleguemos a tener al menos 10 millones de usuarios en todo el mundo. La visión máxima es alcanzar 100 millones de usuarios para el 2035.

  • ¿Por qué Kingo eligió trabajar con Ogilvy?

JFR: Yo siempre he estado muy ligado a la publicidad y a la creatividad. Hace 10 años me enteré que Guatemala tenía un León en Cannes y fue algo que me impactó muchísimo y que se grabó en mi mente. Era algo a lo que yo aspiraba de alguna manera.

Kingo siempre ha sido un vehículo disruptivo, no solo por la tecnología que utiliza sino por el impacto que genera. Nosotros somos una empresa que ha ido creciendo muy rápido y nos acercamos a Ogilvy porque yo me identificaba con la marca. Ellos han llevado la batuta y han puesto el nombre de Guatemala en lugares en los que ninguna agencia lo ha hecho.

Ese sentimiento me llevó a tocar la puerta en Ogilvy, era un instinto que yo tenía que ellos nos iban a apoyar. Juan Mauricio y su equipo apostaron en nosotros y definitivamente confirmaron mi instinto. Esta relación no terminará porque estamos conectados a muchos niveles y ellos están alineados con la cultura Kingo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo