El Cañón de Seacacar, un tesoro natural escondido en Guatemala

Oculto en el corazón de Izabal, esta fascinante reserva natural aguarda la visita de turistas nacionales y extranjeros, al mismo tiempo que ofrece una oportunidad de desarrollo para las comunidades locales.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Escondido en el corazón de Izabal y situado a pocos kilómetros del municipio de El Estor, se encuentra uno de los destinos turísticos más extraordinarios del país. Tan imponente como desconocido, el Cañón de Seacacar aguarda en silencio la llegada de aquellos visitantes que deseen adentrarse en las cristalinas aguas del río Sauce y perderse entre los gigantescos muros de roca que le sirven de hogar al caudal.

El sitio es protegido por las dos comunidades originarias de Seacacar (Seacacar Abajo y Seacacar Arriba), que trabajan en conjunto con el estadounidense Paul Hessaker, un exdirector de escuela de Colorado que ha dedicado buena parte de su vida a convertir este tesoro natural en una reserva ecoturística y en una fuente de empleo y desarrollo para las personas que habitan en el lugar.

Cuando vino el señor 'Pablo' (nombre con el que cariñosamente se refiere a Paul) no había nada”, comenta Juan Tacaj, encargado del proyecto y persona de confianza de Hessaker.

Él nos preguntó cuáles eran nuestros problemas y qué queríamos hacer para resolverlos. Nosotros le explicamos que nuestra necesidad más grande implicaba la educación, y ese fue el primer proyecto que él estableció”.

Y es que, paralelo a su función como parada recreacional, la reserva funge además como una plataforma para la educación de los jóvenes locales, financiando una escuela que opera en ese mismo lugar y que recibe a decenas de estudiantes todos los días.

Emanuel Carrera, profesor que por la mañana trabaja en el centro turístico y por la tarde imparte clases en la escuela de la comunidad, es muy claro al explicar que “el foco de los fondos de la reserva natural es la educación”. “Somos un anexo con el nombre del Instituto Ak Tenamit, avalado por el Ministerio de Educación, y trabajamos con la proyección de que la educación no debe cerrársele a nadie”, apunta.

Actualmente, el pénsum llega hasta tercero básico, siendo la promoción 2018 la tercera que se graduará de ese lugar. En la pared del instituto, enmarcadas y con orgullo, se muestran las fotografías de las dos primeras promociones. “Un objetivo a largo plazo es traer diversificado acá, para que los jóvenes ya no se vean obligados a viajar (para continuar su educación fuera de la comunidad o de Izabal). Consideramos que sí lo vamos a cumplir”, sentencia un esperanzado Carrera.

El centro turístico

Para llegar a la reserva natural se debe tomar la ruta hacia El Estor. Sobre el kilómetro 312, antes de llegar al municipio, se encuentra el cruce que da ingreso al proyecto. A partir de ese punto, es necesario abordar un vehículo todoterreno (que se puede coordinar con los encargados del centro), ya que el camino es de terracería.

Aproximadamente a 15 minutos, espera el centro turístico. “Bienvenidos. Proyecto Reserva Natural 'Cañón Seacacar'” se lee en el rótulo colocado en la entrada, donde los visitantes son recibidos con el mejor de los tratos desde que su estancia inicia.

Cañón Seacacar, Izabal Foto: Carlos Alfredo Ordoñez

En el lugar, los turistas encuentran todas las comodidades: habitaciones elegantemente diseñadas y adornadas, elaboradas con maderas tratadas; un pequeño restaurante en el cual trabajan las mujeres de la comunidad de Seacacar; impresionantes vistas naturales desde el propio complejo y un acceso directo al cañón, donde se puede disfrutar de actividades como caminatas, observación de aves, reconocimiento de especies y descenso del río en tubing.

Para la actividad del tubing, la reserva cuenta con un guía local, quien en todo momento acompaña a los visitantes en su aventura por las tibias aguas turquesas del río Sauce, donde la experiencia que les depara es descrita simplemente como algo “inigualable”.

Mira más fotos en la galería:

El costo de ingreso a la reserva ronda entre los Q15.00 y los Q30.00, y la estadía en el ecohotel oscila los Q200.00 por una habitación de dos personas, más otros Q75.00 por una persona extra.

Para visitarlo o conocer más acerca del proyecto, puedes contactar con los encargados por medio de Facebook (Reserva Cañón Seacacar) o vía correo electrónico (reservanaturalseacacar@gmail.com). También a través de los teléfonos 3250-0367 y 3242-1106.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo