¿Te sientes cansado e irritado en tu trabajo? Reconoce y afronta el desgaste profesional

La falta de control, expectativas laborales inciertas, dinámica disfuncional en el lugar de trabajo, incompatibilidad de valores, tener poco en común con las tareas del trabajo, falta de apoyo social y desequilibrio entre la vida laboral y la personal son algunas de las causas del desgaste profesional.

Por David Lepe
Descubre si corres riesgo de presentar desgaste profesional y lo que puedes hacer cuando el trabajo empieza a afectar tu salud y felicidad. - Foto: Shutterstock
¿Te sientes cansado e irritado en tu trabajo? Reconoce y afronta el desgaste profesional

El desgaste profesional es un tipo especial de estrés: Un estado de agotamiento físico, emocional o mental, combinado con dudas acerca de tu competencia y el valor de tu trabajo, explica Mayo Clinic.

Si crees que puedes estar experimentando desgaste profesional, debes aprender a enfrentar el problema y a actuar antes de que afecte tu salud.

¿Lo estás experimentando? Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Te has vuelto cínico o crítico en el trabajo?
  • ¿Te cuesta trabajo ir a la oficina y tienes problemas para empezar una vez que llegas?
  • ¿Te has vuelto irritable o impaciente con los compañeros o con los clientes?
  • ¿Te falta la energía para siempre ser productivo?
  • ¿Ya no sientes satisfacción por tus logros?, ¿te sientes desilusionado con el trabajo?
  • ¿Recurres a la comida, a las drogas o al alcohol para sentirte mejor o simplemente para no sentir?
  • ¿Han cambiado tus hábitos de sueño o tu apetito?
  • ¿Tienes dolores de cabeza o de espalda inexplicables, o sufres de otras dolencias físicas?

Si respondes que sí a cualquiera de estas preguntas, puedes estar experimentando desgaste profesional. Algunos de estos síntomas también pueden apuntar hacia otras enfermedades, como trastornos de tiroides o depresión.

Medidas a tomar

Si estás preocupado por el desgaste profesional, toma medidas. Para empezar:

Controla los factores de estrés que contribuyen al desgaste profesional. Una vez que identifiques qué causa tus sentimientos de desgaste profesional, puedes elaborar un plan para afrontar esos problemas.

Evalúa las opciones. Habla con tu jefe sobre tus inquietudes concretas. Quizás puedan trabajar juntos para cambiar las expectativas o alcanzar compromisos o soluciones. ¿Sería una buena opción compartir la carga laboral? ¿Qué le parecería si pudieras trabajar desde casa o hacer que tu horario fuera flexible? ¿Ayudaría establecer una relación con un mentor? ¿Qué opciones hay para continuar tu educación o para tu desarrollo profesional?

Adapta tu actitud. Si te volviste cínico en el trabajo, piensa en cómo mejorar tu actitud. Vuelve a descubrir la parte amena de tu trabajo. Reconoce a tus compañeros de trabajo por sus contribuciones valiosas o por un trabajo bien hecho. Toma pausas cortas a lo largo del día. Pasa tiempo fuera del trabajo haciendo aquellas cosas con las que disfrutas.

Busca apoyo. No importa si buscas ayuda en tus compañeros, amigos, familiares u otras personas. El apoyo y la colaboración pueden ayudarte a lidiar con el estrés y los sentimientos de desgaste. Si tienes acceso a un programa de asistencia para empleados, aprovecha los servicios disponibles.

Evalúa tus intereses, habilidades y pasiones. Una evaluación honesta puede ayudarte a decidir si deberías considerar otro trabajo, tal vez uno menos exigente o que se adapte mejor a tus intereses y valores.

Haz algo de ejercicio. La actividad física regular, como caminar o ir en bicicleta, puede ayudarte a lidiar mejor con el estrés. Puede también ayudarte a desconectar del trabajo y a enfocarte en otras cosas.

Duerme bien. El sueño restaura el bienestar y te ayuda a proteger la salud. Intenta dormir por lo menos de 7 u 8 horas cada noche.

Con información de Mayo Clinic

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo