Pepo Toledo: Mythbusters a la Tortrix

Desde hace varios años circula el mito que en el departamento de Santa Rosa, en Guatemala, se ubica el punto que se ha dado por llamar “El centro de las Américas”.

Por Publinews

Esta importante distinción se la disputan Cuilapa y San Juan de Arana, una aldea cercana. En internet podemos encontrar fácilmente algunas referencias. Lee más

Cuilapa

Cabecera del departamento de Santa Rosa. Se localiza a 893 metros SNM y a una distancia de 69 kilómetros de la capital de Guatemala, siendo su extensión territorial de 365 km2. Las coordenadas oficiales de localización del centro urbano son: latitud 14º 16’ 42” N y longitud, 90º 17’ 57” O. Celebra su feria en honor al Niño Dios el 25 de diciembre. Este municipio tiene la virtud de ser el centro geográfico y equidistante entre el cabo de Hornos en América del Sur y Alaska en América del Norte, extremo confirmado con fotografía satelital, por lo que en ocasiones se le llama “Centro de las Américas”.

Curiosidades: Cuilapa es conocida como el “El centro de las Américas”, ya que en la aldea San Juan de Arana se encuentra el centro geográfico de América, donde un monumento indica que en este punto existe la misma distancia hacia el otro extremo superior de Alaska y el cabo de Hornos, en Chile.

Aldea San Juan De Arana

“El centro de las Américas”, Cuilapa, Santa Rosa. Según el mito, en una casa de la aldea San Juan de Arana se encuentra un monumento con una placa colocada por la NASA marcando “El centro de las Américas”. Dicen que los árboles alrededor están cubiertos por telarañas de grandes tarántulas. Me llamó la atención porque el nombre de la NASA está de moda para respaldar las cosas más inimaginables en las redes sociales, como por ejemplo el cuento de “Los gigantes dormidos en las cámaras de hipersueño listos para despertar en Kurdistán”. Por el otro lado, las tarántulas viven en agujeros en la tierra y son cazadoras, no tejedoras.

Lo cierto es que el mito ha despertado la curiosidad y el interés de las autoridades, visitantes nacionales y extranjeros, y personas que le dan gran importancia espiritual. Entre ellos, una dama cristiana de sociedad que compró el terreno donde está la placa con la intención de hacer en él un sitio de oración. Visité a esta señora acompañado de un amigo de Perú que supo del mito y mi esposa Regina, para pedirle permiso e indicaciones para ir al lugar. Antes de partir nos enseñó el proyecto arquitectónico para el lugar de oración y me llamó mucho la atención ver que se trataba de una torre parecida a la de Babel y saber que estaría abierta a diferentes denominaciones religiosas.

Emprendimos el viaje y poco después de pasar el pueblo Barberena cruzamos a la izquierda hacia la aldea San Juan de Arana. Por una calle estrecha de tierra llegamos a una humilde vivienda. La casa aún la habita Zenobia de Rosales, la dueña original, quien estaba fuera de la aldea. Sus hijos se mostraron muy amables y con paciencia franciscana respondieron todas nuestras preguntas. Parecían acostumbrados a recibir visitas inesperadas.

Mythbusters a la Tortrix Foto: Cortesía

Con gran desencanto comprobamos que arriba en los árboles lo que hay son unas cuantas telarañas de arañas pequeñas que parecen inofensivas.

Mythbusters a la Tortrix Foto: Cortesía

En el patio de la casa se encuentra un bloque de concreto que con demasiado optimismo puede ser llamado “monumento”. Tiene una pequeña placa metálica inserta donde se lee “Geodésico Inter-Americano 1952”. Según los hijos de Zenobia fue colocado en la casa de enfrente, de donde lo sacaron para construir y ellos lo “tomaron”. Cuentan que desde entonces les ha traído grandes bendiciones; algún alcalde y otras autoridades se lo han querido llevar a Cuilapa. Alrededor de la placa metálica estaba una plancha de concreto con un mapa y se cuenta que debajo de ella hay oro, por lo que se la han querido robar.

Mythbusters a la Tortrix Foto: Cortesía

Luego nos dirigimos a Cuilapa, donde efectivamente hay un monumento que también marca “El centro de las Américas” con un mapa del continente bajo un arco donde pende una soga que quizás alguna vez sirvió para ahorcar a algún revoltoso.

Al regresar a casa consulté a mi amigo Google y en tan solo cinco minutos encontré esta información que desvirtúa por completo el mito.

Si tomamos como referencia los extremos de la masa continental americana como: Punto más al norte: Promontorio Murchison, en la Península Boothia, Nunavut, Canadá. (71° 59’ 55” N 94° 32’ 45” O). Punto más al sur: Cabo Froward, en la Península Brunswick, Chile (53° 53’ 46.70” S 71° 17’ 39.53” O). El punto medio sería: 9º 3’ 10.1406” N -82º 58’ 19.4982” O, situado en Costa Rica, cerca de la frontera con Panamá. A unos 10 km al noreste de Potrero Grande. Ciudades cercanas: San José de David, Cartago, Cartago. Coordenadas: 9° 3’ 35” N 82° 58’ 41” O.

La pregunta al revés es: ¿Por qué nadie había hecho antes algo tan sencillo?

Con el paso de los años este mito fue suficiente para despilfarrar dinero del municipio de Cuilapa en un costoso monumento y casi construir un émulo de la torre de Babel como sitio de oración, ambos en lugares sin significado alguno. Confieso que tuve la tentación de esperar la construcción de este inútil símbolo de confusión antes de publicar este artículo, pero me sedujo la idea de convertirme en un “mythbuster” a la Tortrix.

Me quedó el gusano de la duda de qué era la placa y por qué estaba allí.

Al continuar la investigación averigüé que es un banco de marca (BM) colocado por el Instituto Geográfico Nacional (IGN). La semana siguiente visité el Instituto y me entrevisté con los técnicos en geodesia Luis Sandoval y Fernando Oroxón, quienes amablemente me instruyeron en el asunto y luego me invitaron a deleitar un ponche como preámbulo de las fiestas navideñas.

Los bancos de marca (BM) son placas redondas de material ferroso con un diámetro de 15 centímetros. Se encuentran en todo el país en las cabeceras, la vera de los caminos y las alcantarillas. Se distribuyen en líneas y normalmente se colocan cada kilómetro o kilómetro y medio. Tienen como único propósito hacer registros de elevación diferencial. No tienen absolutamente nada que ver con el geoposicionamiento o georreferenciación como se le ha dado en llamar al Sistema de Posicionamiento Global (GPS) que no existía entonces.

Mythbusters a la Tortrix Foto: Cortesía

Algunos están inscritos en español y otros en inglés. El que está frente al edificio del IGN (foto lado izquierdo) dice: “Inter American Geodetic Survey, Do not disturb, 1963, Cartografía”. Encontré en internet que todo esto forma parte de un programa de cooperación que estableció el Departamento de Guerra de los Estados Unidos con Latinoamérica después de la Segunda Guerra Mundial en 1946. El objetivo fue hacer mapeo, graficado y geodésicos. Imagino que para algunos el American Geodetic Survey (IAGS) es el nombre “secreto” de la NASA.

Según los técnicos, la primera línea de bancos de marca se colocó en el Puerto de San José, terminando en el puente El Trébol en la Ciudad de Guatemala.

La línea J comienza en el Obelisco, pasa por Barberena, saliendo al lado del cementerio por el camino viejo y atraviesa San Juan de Arana antes de llegar a Cuilapa. El BM encontrado en una vivienda de San Juan de Arana (foto lado derecho) que supuestamente marca “El centro de las Américas”, “extremo confirmado con fotografía satelital”, pertenece a esa ruta. Se identifica como J26 con un número 5 tachado entre el 2 y el 6 que no cuenta. Alrededor está inscrito: “Geodésico Inter-Americano, 1952, Se prohíbe molestar”. Tiene un marco de cemento con la superficie arrancada que fue colocado después, ya que los BM solamente tienen el cemento necesario alrededor de la placa para fijarla.

Por supuesto, no se acostumbraba a esconder oro debajo de ellos, tal vez debido a restricciones presupuestarias propias de la época que ahora son crónicas.

Lamento haber sido un aguafiestas para muchos. ¡Hasta la próxima!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo