Se casó con un príncipe sin saber que lo era, ahora se convirtió en toda una princesa

Si creciste viendo películas Disney, esta historia te hará volver a creer en el cuento del príncipe azul.

Por Saray Velásquez

La mayoría de las personas no entran a un club nocturno esperando conocer a su príncipe azul con el que vivirán "felices por siempre", pero la historia de una joven originaria de Washinton, D.C., en Estados Unidos, te hará volver a creer en esos cuentos de hadas.

En diciembre de 2005, Ariana Austin vio por primera vez a Joel Makonnen en un club nocturno. Ella no tenía idea de quién era aquel apuesto hombre de sonrisa perfecta, pero lo que empezó siendo una noche con su mejor amiga, terminó siendo una cita con el destino, o mejor dicho, un príncipe.

historia

La historia

Aquella noche, la estudiante de arte de la Universidad de Harvard y su amiga se acercaron a la barra para pedir una bebida, sin contar que el hombre se acercaría a ellas.

“Parecen salidas de un comercial de Bombay Sapphre“, dijo. Cinco minutos después se dirigió a Arianna: “vas a ser mi novia”.

Lo que Joel no le reveló esa noche, hace 12 años, fue que en realidad era un príncipe, el bisnieto de Haile Selassie I, el último emperador de Etiopía. Pero después de que la pareja comenzó a salir formalmente, el Sr. Makonnen, quien trabaja como abogado, finalmente le confesó su herencia real.

Nacido en Roma, sus padres, el príncipe David Makonnen y la princesa Adey Imru Makonnen, se vieron obligados a vivir en el exilio después de un golpe comunista en su tierra natal. Su padre había escapado del conflicto de su país porque estudiaba en el extranjero en ese momento. Posteriormente, la familia se estableció en Suiza.

Haile Selassie fue la 225ª y última en la línea de reyes de Etiopía, gobernando el país de África Oriental durante 40 años hasta que fue derrocado en 1974. El soberano murió al año siguiente (1975) de "deficiencia circulatoria", aunque muchos creen que lo asesinaron.

Austin, quien es jefa de arte, le señaló al periódico que la familia de su esposo es una "herencia histórica inmemorable", la cual "combina el poder de la raza negra y la tradición cristiana antigua”.

La pareja se casó en una lujosa boda cristiana ortodoxa etíope con 13 sacerdotes, dos coronas y un par de capas el 9 de septiembre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo