Atletas marchan al lado de sus mascotas

El cariño une con cada paso a los atletas olímpicos Daniel Quiyuch y Jamy Franco con sus perros que les consideran una parte más que importante de su familia.

Por: Publinews

Foto: Fernando Ruiz Foto: Fernando Ruiz

El amor por la marcha atlética, especialidad en la que han sido exitosos y que les ha permitido destacar entre los mejores deportistas de Guatemala, fue el punto de encuentro para Daniel y Jamy, quienes unieron sus vidas a través del amor, el matrimonio y luego por el gusto de criar a sus perros.

Cuando se preparaban para competir en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 era muy común verlos en las afueras del estadio Mateo Flores acompañados por un pequeño cachorro de raza rottweiler de nombre “Bolt” (en honor al plusmarquista y múltiple medallista jamaiquino Usain Bolt), que fue apenas el primero de una familia canina que se ha extendido y que ahora suma a casi una docena de miembros.

Progresivamente, mientras “Bolt” crecía hasta convertirse en un ejemplar que causa admiración, llegaron a su hogar “Nala”, “Simba”, “Optimus”, “Apolo” y “Sakura”, quienes se hicieron con un espacio grande en sus vidas y han sido el motivo de su lucha por defender a las razas grandes, como los pitbull, que son consideradas peligrosas o agresivas para los humanos.

“Les hemos demostrado a muchos que esta clase de perros son muy cariñosos, fieles y que no solo sirven para atacar a la gente, sino que los dueños son quienes deben de tener el cuidado de educarlos adecuadamente”, explica Daniel, medallista de bronce en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y que obtuvo el puesto 13 en el Mundial de Atletismo de Moscú 2013.

La familia perruna de los Quiyuch Franco, que ha hecho varias adaptaciones en su hogar para darles más comodidad y espacio, tiene a otros integrantes como “Scrappy”, “Paco” y “Estrella”, de razas más pequeñas (salchicha y cocker spaniel), que son el complemento para la alegría de su hogar en el que conviven en armonía con otras mascotas.

“Ellos son nuestra inspiración, por ellos marchamos y nos sentimos felices de que formen parte de nuestras vidas porque nos dan mucha alegría, cariño y fidelidad… Aunque estés triste ellos siempre te mueven la cola y te dan alegría”, explica Jamy, medallista de oro en Guadalajara 2011.

La familia de cuatro patas se ha convertido en una forma de vida para ambos deportistas, quienes han tenido satisfacciones al haberlos puesto a competir en exhibiciones y concursos en los que han llamado la atención de otros.

“Me han ofrecido bastante dinero por ‘Bolt’ y ‘Simba’, pero no he querido venderlos porque son algo más que mascotas para mí y mi familia”, recuerda Daniel.

“Con el tiempo uno aprende a convivir con ellos, son muy buenos compañeros y quieren mucho a los niños”, agrega Jamy.

Cariño

“Nuestros perros son una alegría para nuestro hogar, los queremos como miembros de la familia a quienes les damos y de quienes recibimos amor”. Daniel Quiyuch, atleta guatemalteco.

Fernando Ruiz

Loading...
Revisa el siguiente artículo