Barack Obama descarta enviar tropas a Irak

Según el Presidente estadounidense las tropas estadounidenses han hecho sacrificios extraordinarios para dar a los iraquíes la oportunidad de reclamar su propio futuro.

Por: Publinews

Foto: Agencias Foto: Agencias

El presidente Barack Obama se distanció este viernes de un eventual plan para el envío de tropas a Irak y aseguró que, tras una guerra que ha costado mucho dinero a los contribuyentes y miles de vidas, Estados Unidos no puede hacer por el gobierno y el pueblo de Irak lo que ellos no están dispuestos a hacer por sí mismos.

En medio de un intenso proceso de contactos y de reflexión, el presidente Obama dejó en el aire la posibilidad de tirar un salvavidas a Irak, pero lo condicionó a la voluntad política del gobierno del primer ministro Nuri al-Maliki que siempre se mostró renuente a extender la cooperación militar con Estados Unidos.

“He dado instrucciones a mi equipo de seguridad nacional alistar una serie de opciones”, dijo Obama para enseguida enfatizar. “Quiero ser muy claro. Estamos ante un desafío que no se puede solucionar solamente militarmente”.

“Durante la última década —prosiguió—, las tropas estadounidenses han hecho sacrificios extraordinarios para dar a los iraquíes la oportunidad de reclamar su propio futuro. Desafortunadamente, los líderes iraquíes no han sido capaces de superar, con demasiada frecuencia, la desconfianza y las diferencias sectarias que han gestado durante mucho tiempo allí.

“Y eso ha creado vulnerabilidades dentro del gobierno iraquí que ellos tendrán que resolver”, dijo Obama en lo que ha sido interpretado como un reclamo contra el gobierno de Al-Maliki, quien ha sido incapaz de superar las ancestrales disputas sectarias entre chiítas y sunitas.

En este sentido, el presidente urgió al primer ministro iraquí a buscar un principio de acuerdo con la oposición sunita, a la que Al-Maliki no sólo ha marginado del poder, sino que la ha convertido en objeto de una persecución política. “Estados Unidos no se va a implicar en una acción militar en ausencia de un compromiso político que lleve a un proceso de reconciliación y a que todas las partes trabajen juntas en Irak”, insistió el presidente.

Este es un problema regional y va a ser un problema a largo plazo. Vamos a tener que combinar acciones selectivas por parte de nuestras fuerzas militares para asegurarnos de que vayamos detrás de terroristas que podrían herir a nuestro personal en el extranjero o eventualmente atacar nuestro país”, detalló.

El desmarque de Obama de cualquier plan intervencionista en Irak fue rápidamente atacado desde las filas del Partido Republicano, que le acusó de ser incapaz por no haber previsto un caos como el que hoy amenaza a Irak.

“Irak es una región en el caos. El presidente y su equipo tienen que actuar con urgencia y no limitarse a revisar las opciones en los días venideros”, denunció el presidente del comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Mike Rogers.

Entre tanto, el primer ministro iraquí, aseguró que las Fuerzas Armadas “han recuperado la iniciativa” y han empezado su trabajo para “limpiar” las ciudades de los insurgentes, liderados por el grupo terrorista Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS).

Según la ONU, cientos de civiles murieron en los últimos días en Irak durante el avance del ISIS. La oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU recibió, además, información sobre ejecuciones sumarias de soldados iraquíes en Mosul, afirmó un portavoz. Entre ellas figuran una ejecución en Mosul de 17 empleados civiles de la policía ocurrida el miércoles y la de otros 12 miembros de las fuerzas de seguridad, de la que no figura la fecha.

En este contexto, al menos 33 personas murieron, la mayoría miembros del ejército, y otras 46 resultaron heridas por bombardeos de la aviación iraquí contra dos mezquitas en las ciudades de Biyi y Tikrit, en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, informó una fuente de seguridad. El ataque más mortífero se produjo en la mezquita de Al Fatah, en Biyi —40 kilómetros al norte de Tikrit—, que provocó 30 muertos y 40 heridos.

El segundo ataque fue lanzado contra la Gran Mezquita de Tikrit, capital provincial de Saladino y ubicada a 160 kilómetros al norte de Bagdad, lo que causó 3 muertos y 6 heridos. En ambos centros religiosos se encontraban retenidos decenas de miembros del Ejército iraquí en manos del ISIS.

Hoy, el país entra en un vacío parlamentario tras la expiración del actual mandato legislativo, lo que descarta la declaración de estado de emergencia en los próximas días.

Agencias

Loading...
Revisa el siguiente artículo