Limpieza del hígado esencial para perder peso

¿Has probado varias dietas y no logras bajar de peso? Esto es para ti.

Por: Publinews

Foto. Agencias Foto. Agencias

Uno de las razones por las que una persona no logra bajar de peso se debe al funcionamiento de tu hígado.

La doctora y cirujana australiana Sandra Cabot, autora de varios títulos, en su libro “The Liver Cleansing Diet” menciona las posibles consecuencias que pueden surgir al no cuidar el hígado adecuadamente.

Una de las principales razones es por el padecimiento de múltiples enfermedades, dentro de las que también se incluye la obesidad. Además, comenta que el sistema inmunológico protege a nuestro organismo de muchos peligros, pero el hígado es en encargado de proteger al sistema inmunológico de la sobrecarga.

Si bien el estómago es el órgano que digiere y procesa las grasas, son tanto la vesícula biliar como el hígado, los órganos más importantes en esta función. Mientras que el hígado es el órgano principal que quema grasa.

Si éste o la vesícula biliar no funcionan adecuadamente, las grasas y toxinas tampoco son procesadas debidamente. A un hígado saturado de toxinas le es casi imposible quemar las grasas, así pues el resultado no solo es no bajar de peso sino que quizás pueda ocasionarnos ganar algunos kilos.

Con las siguientes opciones, puedes desintoxicar tu hígado de manera natural:

• Granos enteros: son ricos en vitaminas del complejo B, mejoran la metabolización de las grasas en general, la función hepática y descongesntionan del hígado.
• Té verde: está repleto de antioxidantes conocidos como catequinas, las cuales son útiles asistiendo al hígado en sus funciones.
• Uvas: además de aportar azúcares naturales y antioxidantes, activan la función que desintoxica el hígado mientras ayuda a la producción de bilis.
• Manzanas: son altas en pectina y contienen componentes químicos prácticos para que el cuerpo elimine las toxinas del tracto digestivo. Esto hace más fácil el trabajo de desintoxicación del hígado durante el proceso de limpieza.
• Betabeles y zanahorias: poseen un alto contenido de flavonoides y beta-caroteno. Ambos ayudan a estimular y mejorar la función hepática.
• Hortalizas de hoja verde: son las aliadas más poderosas si de limpiar el hígado se trata. Su alto contenido en clorofila automáticamente se encarga de absorber las toxinas del torrente sanguíneo; son realmente un mecanismo de protección para nuestro hígado.
• Aceite de oliva: en cantidades moderadas es muy útil en el buen funcionamiento del hígado.
• Berenjena: es un tónico digestivo que activa la función de la vesícula.
• Escarola y endivia: contienen una sustancia de sabor ligeramente amargo que facilita, de manera natural, el vaciamiento de la vesícula.
• Aguacate: protege al hígado de una sobrecarga de tóxica e incrementa su poder de limpieza.

Para que la etapa de desintoxicación funcione mejor, también es recomendable:
• Preparar tus alimentos al vapor, hervidos o a la plancha.
• Eliminar el consumo de productos refinados, carne roja, lácteos y sus derivados.
• Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, excitantes e irritantes.
• Reducir las porciones de alimentos que consumes.
• Dejar de consumir de alimentos fritos, congelados así como recocidos.
• Realizar una rutina de ejercicio.
• Beber suficiente agua.

Si consumes los alimentos antes mencionados, el funcionamiento de tu hígado será óptimo.

 

Agencia

Loading...
Revisa el siguiente artículo