Un zurdo en un mundo de diestros

Desde atarle la mano hasta recluirlos en el salón de clase, muchas personas sufrieron de pequeños por su habilidad con la mano izquierda.

Por: Publinews

 Foto: Shutter Stock Foto: Shutter Stock

Para muchos zurdos crecer en un mundo “al revés” fue un proceso difícil, y en algunos casos traumático, en el que tiene que adaptar sus hábitos cotidianos.

El primer obstáculo

La falta de escritorios en los colegios significó un gran problema no solo por la comodidad para escribir sino porque además los colocaban pegados a la pared, aislando a estos alumnos. Incluso los profesores consideraban esta habilidad un defecto que tenía que ser corregido, por lo que les ataban la mano izquierda con el fin de forzarlos a utilizar la derecha.

Estas prácticas se han reducido con el tiempo y cada vez más productos como tijeras, abrelatas, teclados y guantes de beisbol ingresan en Guatemala para aplacar este escollo

Molestias

Los niños incluso escondían su habilidad para evitar ser regañados.

• Prácticas. Para algunos zurdos uno de los inconvenientes de escribir con la mano izquierda es ensuciarse las manos de tinta o pegar el codo con la persona que está a un lado al momento de comer en la mesa.

Por las dificultades del entorno, los zurdo desarrollan más su creatividad y capacidad para adaptarse.

José Hernández

Loading...
Revisa el siguiente artículo