Repítelo: “¡No más excesos en mi vida!”

Los malos hábitos son sinónimo de envejecimiento prematuro, celulitis, enfermedades y sobrepeso y afectan en mayor medida a las mujeres. Toma nota y haz un cambio radical en tu forma de vivir, porque tarde o temprano tu cuerpo te pasará la factura. Sigue estos cuatro consejos

Por Publinews

6.pag.08.recorte1

Duerme bien y vive mejor

Uno de los males más arraigados en la actualidad es la falta de sueño y descanso, las personas pasan conectadas durante toda la noche e interrumpen el sueño. Un adulto necesita ocho horas de sueño al día para funcionar con el máximo de sus capacidades.

La falta de sueño provoca múltiples efectos a todo nivel: afecta al ritmo del metabolismo y la temperatura corporal basal, repercute en la habilidad de procesar la glucosa, lo que puede desarrollar diabetes y aumento de peso. Dormir poco y de manera continua aumenta 40% las probabilidades de sufrir una enfermedad psiquiátrica y reduce la capacidad de asimilar conocimientos nuevos. Así que evita desvelarte y duerme lo suficiente para un buen día.

 Relájate y dile adiós al estrés

6.pag.08.recorte.shutter

Muchas de las enfermedades de hoy en día están asociadas a los altos niveles de estrés. Si eres de las que pasa todo el día corriendo, porque eres madre, estudiante, trabajadora… Alto, debes buscar un espacio para relajarte, de lo contrario, por mucho que te esfuerces, no rendirás en ninguna área de tu vida. Al contrario, estarás vulnerable a sufrir más enfermedades y cometer errores que pueden costarte caro.

Efectos del estrés y la ansiedad. Debido a que estas alteraciones atacan al sistema nervioso central, los efectos son múltiples. Algunos de los más comunes son insomnio, tensión muscular, distorsión psicológica, como temores, falta de autoestima, irritabilidad y muchos más.

Evita consumir tabaco

El humo del tabaco contiene unos cuatro mil químicos de los cuales más de 250 son nocivos y 50 de ellos son cancerígenos. El tabaquismo está asociado a múltiples enfermedades crónicas, a la ansiedad y al estrés, asegura Gabriela Pezzarossi, de Relief Guatemala.

Los efectos en las mujeres son mucho más nocivos, ya que repercuten en la fecundidad y reproducción, e interviene en la adecuada secreción hormonal, explica Juan Francisco Solís, ginecólogo. El tabaco está íntimamente ligado al envejecimiento prematuro de la piel, celulitis, desórdenes cardiovasculares y gastrointestinales, disminución de la densidad ósea y mal aliento.

Bájale al alcohol

6.pag.08.recorte.shutter2Las mujeres por su peso y talla están más propensas a sufrir los efectos del alcohol. Además, como sus células se componen en su mayoría de grasa y no de agua, como en los hombres, absorben con más facilidad el alcohol. El consumo máximo estimado para ellas son tres copas a la semana.

El alcohol produce múltiples efectos dañinos en las mujeres y en menor tiempo, algunos de ellos son enfermedades hepáticas y cardiovasculares, disfunción de las células cerebrales, supresión del sistema inmunológico y mayor riesgo de padecer cáncer de mama y del cuello del útero, asegura Francisco González, ginecólogo.

Por Ivonne Gordillo

Loading...
Revisa el siguiente artículo