Juan Fernando Campos

Una palabra

Por Publinews

  Iniciativa T   Juan   Fernando   Campos   Coach de vida y ejecutivo   Asesor de sueños y Experto   de Iniciativa T   www.iniciativat.com   twitter: @IniciativaT   facebook: Iniciativa T  Iniciativa T Juan Fernando Campos
Coach de vida y ejecutivo
Asesor de sueños y Experto de Iniciativa T
www.iniciativat.com
twitter: @IniciativaT
facebook: Iniciativa T

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo.

Las ranas se reu-nieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuán profundo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que se debían dar por muertas. Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo. Las otras ranas seguían diciéndoles que no insistieran.

Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían. Se rindió, se desplomó y murió.

La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible. La multitud de ranas le gritó que dejara de sufrir y simplemente se dispusiera a morir, pero la rana saltó con más fuerza hasta que finalmente salió del hoyo.

Cuando salió, las otras ranas le preguntaron: “¿No escuchaste lo que te decíamos?” En ese momento se dieron cuenta de que la rana era sorda y en señas les agradecía por todo el apoyo que ella creía que le habían estado brindando desde afuera.

Nuestras palabras poseen poder. Podemos afectar las decisiones e incluso la forma de vida de otros. Lo que decimos puede llegar a tener una trascendencia más allá de nosotros mismos en espacio y tiempo.

Las palabras son creadoras de nuevas realidades y posibilidades. Una palabra puede ser capaz de cambiar el mundo o, en todo caso, “nuestro” mundo. Piense también en el efecto que sus propias palabras generan hacia usted.

Nuestra forma de hablar, no hace otra cosa sino evidenciar de manera externa lo que internamente está sucediendo en nuestro corazón. Por ello, es importante poner cuidado a ellas, pues se convertirán en un indicador de áreas que merecen atención en nuestra vida.

En esta línea de pensamiento le hago una pregunta: si usted tuviera que escoger UNA palabra que lo definiera, ¿cuál sería? No le estoy pidiendo una expresión, una frase, un párrafo o discurso descriptivo de usted.

Piense en lo más simple: UNA palabra. No importa el número de letras, pero piense únicamente en una palabra. Escríbala a continuación ________________________.

¿Ya lo hizo? Muy bien. Independientemente del tipo de palabra que usted haya elegido, de algo estoy seguro: dice mucho acerca de cómo usted piensa de sí misma.

De alguna mane-ra, esta palabra encierra lo que cree acerca de usted. Si eligió una palabra que podríamos llamar buena o agradable; una palabra que le llena de energía al volverla a leer, le entusiasma, y a lo mejor le arrancó una sonrisa de satisfacción sin caer en la arrogancia al usarla, ¡felicitaciones! Creo que usted se encuentra bajo una plataforma firme en la construcción de una identidad y autoestima sana.

Esa palabra no solo dice mucho de usted, sino, además de lo que usted misma se cree capaz de hacer. Pero (y tenía que aparecer el pero…) si usted usó una palabra que fue incómoda de escribir, leer y que no le entusiasma mucho; es importante que usted sea intencional en buscar la palabra que provoque otro tipo de sensaciones.

Esa palabra refleja la credibilidad que tiene hacia usted misma. El lugar en el que usted desea estar, las cosas que usted espera hacer, los sueños que anhela realizar, se verán íntimamente relacionados y ligados a la palabra que usted eligió.

Así que le invito a estar consciente de las palabras que usted usa para con otros y para consigo misma.

Use las mejores que pueda. Reflexione cómo a través de esta sencilla, simple, pero profunda pregunta se ha dado cuenta de la importancia y transcendencia que tiene en su vida UNA PALABRA.

Loading...
Revisa el siguiente artículo