¿Dráculas de tu oficina?, descubre si trabajas con uno...

Un análisis realizado por la consultoría Salles Sainz Grant Thornton reveló los empleados Dráculas pueden ocasionar que la empresa pierda las utilidades, clientes, contratos y la capacidad de innovación de las compañías, sobre todo si se trata de una Pyme.

Por Publinews

Foto. Clipart Foto. Clipart

Ocho de cada 10 empresas del país están contaminadas por una nueva especie de empleados: los Dráculas de la oficina, personajes que se alimentan de la energía de sus compañeros y obstaculizan la productividad.

Se trata de trabajadores que enrarecen el ambiente laboral y asumen cualquier pretexto para no cumplir con su labores y culpan al vecino, Gobierno, políticos, padres, jefes o compañeros de las metas incumplidas, de los conflictos que provocan y de su pésima eficiencia.

Mario Rizo, socio de dicha firma, explicó que 10 por ciento de los conflictos en las oficinas y centros de trabajo surgen por la repartición de culpas, pretextos y falta de disposición para trabajar de “los chupa sangre laborales”.

Este tipo de personajes se caracterizan por estar inconformes con su trabajo, sienten que no son valorados, apenas cumplen con sus responsabilidades y se identifican con los dichos: “para que hago más, si me pagan lo mismo” o “medio trabajo porque la empresa hace como que medio me paga”, explicó.

El consultor empresarial indicó que los Dráculas, literalmente, se “chupan la energía” y esfuerzo del resto de sus compañeros, porque obstaculizan el proceso de producción, retrasan las ventas u obstaculizan las tareas de sus compañeros cercanos.

“Cuando se culpa a otros de los errores, retrasos o faltas, de forma coloquial se dice que les chupan la sangre y esos Dráculas que no se responsabilizan de su trabajo pueden aniquilar una organización”, alertó.

Además del desorden en la asignación de responsabilidades, la pereza y metas ambiguas que imperan en las organizaciones, donde cada empleado jala por su lado o los jefes dan ordenes laborales incorrectas, que impiden que los colaboradores asuman las consecuencias de todo aquello que hizo o dejo de hacer.

En una entrevista con Publinews México, Mario Rizo puntualizó que las características y elementos antes mencionados, son las fachadas de antiprofesionalismo y improvisación de las compañías.

La mala noticia es que en ocho de cada 10 empresas hay al menos un Drácula, cuyo comportamiento puede reducir más de 2% la productividad de la corporación” y que al final solo ponen pretextos o se escudan en los beneficios o cláusulas de su contrato.

 

¿Cuál es la solución?

Para combatir los daños, los expertos laborales recomiendan a las empresas:

  1. Realizar una mejor selección de personal, contratar a personas que, además de cumplir con el perfil del puesto, se caractericen por ser responsables, generar confianza y tener capacidad para trabajar en equipo.
  2. Promover esquemas de integración laboral donde los objetivos, la misión y visión de la compañía no sean letra muerta y pasen de ser un pliego colgado en la pared o una carpeta en el cajón, a un sentido de pertenencia que forme parte de la mentalidad de cada empleado. Para lo cual se requiere mejores sistemas de comunicación, motivación, desarrollo profesional y personal.
  3. Alinear objetivos corporativos. Esto significa que todas las áreas, directivos, jefes y colaboradores “jalen para el mismo lado” y trabajen entorno a las mismas metas: ubicar a nuevos clientes, cerrar contratos, generar ganancias y elevar la productividad.
  4. Planear trabajo en equipo medible y cuantificable para cada miembro de la organización. Ello significa establecer objetivos laborales, tiempos para cumplirlos y sistemas para agilizar los procesos productivos de la empresa.
  5. Premiar los buenos resultados. Todo lo anterior, a cambio de promover o ascender a los empleados que alcancen los mejores resultados, quienes recibirán una mayor remuneración, prestaciones o beneficios profesionales.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo