El maquillaje también es una cura

Cubrir y ocultar marcas, deformaciones, manchas u otras lesiones es, para muchos, parte de su terapia. De ello se encargan en la Unidad de Maquillaje Corrector para pacientes de Dermatología, de Cirugía Plástica y de Oncología del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Por: Publinews

Foto. EFE Foto. EFE

Mostrar a los demás y a nosotros mismos las secuelas de una enfermedad o accidente puede ser tan duro como la propia enfermedad. En el Hospital Ramón y Cajal trabajan para dar apoyo estético y psicológico, a través del maquillaje, a pacientes con imperfecciones en la piel y así mejorar su calidad de vida.

Inicialmente la Unidad acogió a pacientes provenientes de los Servicios de Dermatología y de Cirugía Plástica para posteriormente ir extendiéndose al resto de los servicios de este u otros hospitales que lo requieran.

Los pacientes con patologías cutáneas como discromías (diferencias de coloración), melasmas (manchas), vitíligo (despigmentación), nevus (lunares), acné, cuperosis (capilares enrojecidos), dermatitis atópica, quemaduras y cicatrices aprenden en tres sesiones a disimular las imperfecciones de la piel que les provocan sus dolencias.

Los niños pueden beneficiarse de esta Unidad a partir de los doce años; no se acepta una edad menor al no estar testados en edades tempranas los maquillajes que se utilizan.

El estudio ha observado diferencias significativas con la aplicación del maquillaje en la mejora de la calidad de vida. Se ha tenido en cuenta la mejora en trastornos como la obsesión compulsión, ansiedad, depresión, hostilidad, ansiedad fóbica, psicoticismo e ideación paranoide.

Sin embargo, no se han encontrado variaciones en la autoestima de los pacientes, según el estudio porque la autoestima es un concepto dinámico que se configura a lo largo de la vida por medio de la experiencia.

EFE

Loading...
Revisa el siguiente artículo