“Punto P”, una de las zonas masculinas más erógenas

Seguro sabes dónde está el “Punto G” femenino. Pero muy pocos conocen el “Punto P” masculino, cuyo nombre no se debe al pene, sino a la próstata… ¿Quieres descubrir más?

Por: Publinews

El “Punto P” masculino es un tema tabú para muchos y quizás por lo mismo hay quienes aún no lo conocen y, si saben de él, no han querido explorarlo.

Y claro, esta zona erógena masculina se activa mediante la estimulación de la próstata, a través de dos formas. “La primera, que es la indirecta, puede producir un orgasmo más placentero y se logra masajeando y presionando suavemente con el dedo índice el perineo (área que se encuentra entre los testículos y el ano)”, explica el sitio soysaludable.net.

La segunda manera, más directa, es mucho más placentera para el hombre, pero más difícil de aceptar por algunos, ya que consiste en estimular la próstata introduciendo un dedo en el año.

Te preguntarás cuál es el problema. Bueno, muchas mujeres pueden sentirse incómodas con esta práctica. Y además, no hay que olvidar que muchos hombres heterosexuales se niegan a experimentar este modo de obtener placer por prejuicios o miedo a parecer homosexuales.

“La principal barrera a la hora de probar nuevas formas de placer es nuestra propia mente –sentencia un artículo de elpais.com-. Obtener placer mediante la estimulación anal no tiene nada que ver con la orientación sexual de cada uno, se mire por donde se mire”.

Además, “para estimular el punto P masculino no sólo existe el modo manual. Hoy en día la juguetería erótica ofrece una gran diversidad de dildos anales, bolas, vibradores o plugs que se adaptan a las necesidades o gustos de cada uno”, agrega la publicación.

A continuación, algunos tips que debes conocer.

En el sitio soysaludable.net, encontramos 5 tips para estimular manualmente esta zona erógena del hombre:

1. Para intentar esta técnica, el hombre deberá estar muy relajado y hacer a un lado todos los prejuicios homofóbicos, ya que es perfectamente normal que sienta placer en esta zona, pues ahí nace el pene. Sin embargo, si desean intentarlo, ella debe introducir un dedo (bien lubricado o protegido con un condón) en el ano de su pareja.

2. Se debe comenzar el masaje en el perineo y los bordes del ano para relajarlo y excitarlo. Una vez que lo logres, la penetración en sí debe ser muy suave, presionando poco a poco para que él se acostumbre a esta nueva sensación.

3. Cuando ya haya llegado ahí, habrán descubierto el punto P del hombre (que se encuentra a 5 centímetros de la entrada del ano, rodeada de tejidos fibrosos y músculos suaves), que lo harán experimentar pequeños espasmos, por lo que ella deberá detener la penetración hasta que se reduzcan los mismos.

4. Al encontrar el punto, masajea la zona de manera suave, pero no olvides preguntarle lo que está sintiendo, ya que esto te ayudará a saber si vas o no por buen camino. Con este masaje, muchos hombres pueden experimentar un orgasmo, aunque algunos quizá necesiten más estimulación en el pene.

5. Recuerden que para lograrlo, el hombre es quien debe estar relajado, dejar al lado las creencias o tabúes de que esto está mal (es malo si se maneja o se hace de manera equivocada) y disfrutarlo. Publinews Colombia

Loading...
Revisa el siguiente artículo