Laura Godoy: “Un concurso no te define como la mujer más bella”

¿Qué tiene esta guatemalteca que se ganó la simpatía del mundo? Miss Guatemala 2012 nos demuestra que la belleza externa es el reflejo de lo que se lleva adentro. Su personalidad encantadora la hizo acreditarse el título Miss Simpatía en el certamen Miss Universo, el 19 de diciembre de 2012. Esta futura nutricionista de 24 años está decidida a trabajar para erradicar la desnutrición en el país. Para conseguirlo tiene a su favor suficiente carácter y disciplina

Por: Publinews

Participar en el certamen Miss Universo es más difícil de lo que se piensa. No es solo cuestión de belleza, se requiere de disciplina, preparación emocional, cultura general y disposición intelectual. En Publinews Mujer conversamos con Laura Godoy, Miss Guatemala 2012, quien durante el pasado certamen de Miss Universo ganó el título de Miss Simpatía, un reconocimiento muy importante, más de lo que pensamos, pues no es fácil “ganarse a la competencia” en medio de una “batalla campal” por la corona de la mujer más hermosa del mundo. Además, demostró que con autoconfianza se logra vencer los temores.

Y sí, no cabe duda de que es una persona amigable, inteligente y, por supuesto, bella. A sus 24 años se proyecta como nutricionista. Destaca en ella su interés por la unidad familiar. Habla con seguridad en sí misma. Quizá su respuesta a la primera pregunta, aquí formulada, refleja buena parte de su personalidad: es una mujer sin complejos de superioridad ni alardes de grandeza, por el contrario, es amable y ríe con bastante frecuencia.

Eres Miss Guatemala, la mujer más bella del país. En realidad, un concurso de este tipo no te define como la mujer más linda del país. Guatemala tiene mujeres bellas, pero no todas se meten a un certamen. Sabes, yo participé y me esforcé en alcanzar las cualidades para representarlo. Se requiere muchísima disciplina, no solo tu figura te hará ganar. Debes ejercitarte, prepararte culturalmente, cuidar tu comida, saber caminar, etcétera. Hay mucho sacrificio, un reto difícil de aceptar.

En el momento que te nombraron Miss Guatemala, ¿qué sentimiento te invadió?

No entendía qué sucedía. Cuando dijeron el nombre de mi compañera, Mónica Aparicio, una mujer hermosa y una supermodelo, a quien tenía tomada de las manos, se volteó y dio las gracias. Entonces, creí que ella había ganado y me hice un poco para atrás. De pronto, se acercaron con una corona para mí y dije: “¡¿Yo?!” No lo creía, empecé a reír, caminé con la mente en blanco y creo que di más de 50 veces las gracias.

¿Deseaste ese título desde que eras niña?

Cuando era pequeña estaba en el mundo del deporte, pero siempre me ponía tacones y me fijaba en los concursos. Me daba cuenta de qué se ponía cada miss, cómo se movía; me fijaba en sus aretes, en todo. Nunca me perdí un programa de Miss Universo. Era como un entrenador de futbol que estaría detrás de Miss Universo diciendo: “Que se ría, ¿por qué no se movió?”, y creo que sí, alguna vez pensé: “Quiero estar allí”. Pero seguí con el voleibol hasta que se me dio la oportunidad.

De manera que eras deportista, ¿fue muy radical el cambio hacia reina de belleza?

Sí. La que está aquí sentada no es la misma de hace un año ni la de hace cinco. Hace un tiempo era como un niño, era de la selección y me gustaba el futbol, el voleibol, estaba en todo, usaba cola, tenis, una playera grande; esa era mi ropa de lunes a domingo hasta que tuve 18 años y me di cuenta de que tenía algún potencial para estos concursos de belleza.

Si todo era tan distinto hace cinco años, ¿cómo te ves en los próximos cinco? Me gustaría trabajar para erradicar la desnutrición del país, es parte de mi carrera, porque estudio una licenciatura en Nutrición. Este es un gran flagelo para Guatemala y no se pone todo el empeño para bajar los niveles o eliminarla por completo. Son cosas que me frustran y por eso me gustaría aplicar mis conocimientos en ello.

“Hay una gran diferencia entre lo lindo y lo bello. Lindo es el paisaje, las flores, el Sol, pero la belleza no es una cosa, sino un conjunto de cualidades”

Más allá del concepto de belleza

Se suele decir que una chica bonita “es tonta” y que las feas son las inteligentes. ¿Qué opinas de eso?

(Ríe) Son estereotipos. Alguna vez, de niña, también bromeé con eso. Uno se burla y dice cosas, pero en realidad, les haces daño a personas que no conoces. Quienes de alguna manera representan a un país, ya sea en el mundo de la belleza o no, tienen que preparase muchísimo. En los concursos de belleza hay personas muy inteligentes, en realidad, tienen que serlo, porque no ganas con un rostro bonito y una figura bella. Al certamen llegan muchas así, tu seguridad, audacia e inteligencia son lo que te llevan al triunfo.

¿Recibiste críticas negativas? ¿Hay en esos terrenos envidias, celos?

Siempre habrá críticas, desde el día uno, cuando comienzas. La mayoría me escribía cosas muy buenas, me daba su apoyo, pero de cada ocho personas, una me decía cosas muy duras, y, no voy a mentir, al principio sentía que me quebraba, pero uno debe ser fuerte. Gracias a esas personas y a las críticas hoy tengo otro grado de madurez.

¿Cómo defines la belleza?

Hay una gran diferencia entre lo lindo y lo bello. Lindo es el paisaje, las flores, el Sol, pero la belleza no es una cosa, sino un conjunto de cualidades, es lo que expresas y transmites a otra persona. Pienso que tus acciones reflejan tu belleza.

¿Hay algo de tu cuerpo que no te guste?

Bueno, mis manos un poco, no sé (risas), pero siempre hay formas de mejorarlas, como con una buena manicura. En realidad, acepto todo de mí.

Confiesa, ¿eres de las que siempre cuentan las calorías?

Las cuento porque mi profesión me obliga. Soy nutricionista, así que veo las comidas y ya estoy haciendo cálculos mentales, pero no es algo que me traume, al contrario, me gusta comer sano y por eso pienso en cuáles son las mejores combinaciones a la hora de elegir los alimentos. No soy neurótica en ese aspecto, en serio (risas).

¿Siempre fuiste atractiva? Te digo algo, cuando tenía 15 años medía 1.70 (actualmente mide 1.74) y todos mis amigos andaban por el 1.50 o 1.60. En esa etapa me decía “por qué soy tan alta; no quiero ser así” y comencé a sentirme acomplejada. Pero aprendí que uno debe aceptarse, tomar lo que uno cree que es una debilidad y convertirlo en un beneficio. Si no fuera alta, sería una desventaja en este tipo de concursos, así que algo que consideré una debilidad… ahora es mi fortaleza.

¿Te sientes una mujer cautivadora y sexy?

Bueno, no sé (risas). No soy de las que se empeñan por ser perfecta por fuera, me gusta transmitir algo más a las personas a través de un buen gesto, de ser amable, en ese punto, sí me esfuerzo.

¿Eres de las que viste siempre ropa de marca?

No siempre (risas). Tengo una que otra prenda así, y más de diseñadores nacionales, pero voy a hablar en nombre de todas las mujeres. Yo conozco a muchas chicas que compran desde ropa de diseñador hasta de segunda mano y todo se les ve bellísimo. El secreto es saber combinar. Ah, y un punto importante, caminar con seguridad. Aquella mujer que camina con total firmeza, erguida, siempre se verá bien.

“Adaptarse a las críticas es un gran reto, porque en el mundo de los concursos de belleza llueven, y uno tiene que estar consciente de ello”

Laura y la autorrealización

¿Qué es el éxito?

Es algo que cualquiera puede lograr, pues todo éxito se alcanza paso a paso cuando uno se fija una meta y trabaja por ello. Todo depende de cuán disciplinado seas.

¿Qué le impide a una mujer ser exitosa?

El miedo. Nos formamos barreras. La mujer ha pasado por tantos procesos a través de la historia, pero ahora se han abierto las puertas. Mucho depende de nosotras mismas para alcanzar lo que queremos, podemos tener libertad, una familia, un trabajo, lo que queramos, pero tenemos que quitarnos el miedo.

¿Qué tantas puertas se te han abierto ahora que eres Miss Guatemala?

Muchas, pero primero tuve que demostrarme a mí misma que puedo trabajar en varias áreas, no solo en la belleza, sino también en la nutrición. Hagas lo que hagas, por muy alto que lo lleves, se va a caer si antes no elaboras un buen cimiento.

¿A quién consideras como un buen guatemalteco? Muchas personas han hecho historia, pero, más que a una persona, admiro a la actual generación en la que hay artistas como Fabiola Roudha, deportistas como Elizabeth Zamora en taekuondo, a Erick Barrondo en marcha, a Jessica Scheel en la belleza. Es una generación que no tiene miedo y se prepara para dar batalla en el mundo. Guatemala ya no va a participar, sino a competir. Los guatemaltecos de ahora se vienen con todo, y estamos dando sorpresas y poniendo en alto el nombre de nuestro país.

En Miss Universo captó la mirada del mundo

En el certamen de belleza más importante del planeta, Laura no fue una representante más, hizo un papel extraordinario, no solo por el premio de Miss Simpatía, sino también porque fue la primera miss en representar al país en “Camino a la Corona”, previo al gran concurso, que transmite Telemundo. Además, dicha cadena la catalogó como una de las latinas favoritas y le dieron un reconocimiento como la “Mejor vestida y más elegante”. MAC también la reconoció por su belleza, desenvolvimiento y carisma en un video de la marca internacional de cosméticos.

¿Cómo lograste estar en forma antes de llegar al concurso?

Tuve el honor de que mi preparación física estuviera a cargo de Gustavo Mazariegos, gran orgullo guatemalteco, el fisiculturista que ha puesto a Guatemala en alto por más de 15 años. Mucha gente me dio la mano. Me apoyaron personas de Puerto Rico, Panamá, Estados Unidos, El Salvador y Venezuela. Mi entreno como miss lo hice en Panamá con Katty Pulido, ella me llamó directamente; luego estuve un mes en Estados Unidos.

¿Cuál fue tu preparación cultural?

En parte, nos ayudó la Universidad Galileo, con un curso sobre la realidad nacional, pero el resto fue por mi cuenta.

¿Quién fue tu diseñador?

Usé un vestido de Douglas Tapia, el famoso diseñador venezolano. Él me envió un guardarropa precioso, mi vestido de noche fue uno blanco de cinco mil piedras bordadas a mano, pesaba 35 libras, y el vestido nacional que llevaba era del diseñador guatemalteco José Víctor López. Además, llevaba ropa de personas y casas que me patrocinaron aquí, hasta de primas, de mi mamá y de todos para completar mi vestuario porque todos los días te cambias zapatos, joyas, bolsos y todo.

Llevaste un traje de árbol navideño, ¿en algún momento dudaste en usarlo?

Ese vestido es una pelota cortada con brillantes (risas). Es una estrella de Navidad que se usó el año anterior, el árbol es reciclado, me lo dio Miss Venezuela. Cuando me preguntaron: “¿Te lo vas a poner?”, dije: “Claro que sí”. Así que salí y les deseé: “Feliz Navidad”. Todo el mundo empezó a decirme “Qué lindo”; la gente se volvió loca. Ese primer paso que uno da marca la diferencia, porque no me dio miedo el “qué dirán”, y fue un éxito. A partir de allí, comentaron más de mí.

¿Cómo fue la experiencia de asistir al certamen Miss Universo?

Es una experiencia que sobrepasa las expectativas de cualquier aspirante. Algo que me gusta compartir es que los guatemaltecos, quizá no todos, tendemos a sentirnos inferiores, cometemos el error de endiosar a los demás, pero tengo claro que somos iguales. Quien se pone las barreras es uno mismo. Al ver a mis compañeras, me decía: “Ella se preparó igual que yo, también tiene miedo de caerse”, etcétera. Lo más grande es vivir esa experiencia y decir “Ok, me quito las barreras, no soy más ni menos”, ese pensamiento es clave para creer que sí puedes obtener el título. por: LUISA PÉREZ MORAGA / fotos: billy aguilar

Ganaste el título Miss Simpatía, es un gran logro, ya que eran 88 candidatas.

Todo el mundo dice que siempre me estoy matando de la risa y creo que es cierto (ríe). Además, me enamoro de las personas, de lo que hago, de mis amistades. Supongo que me eligieron porque dentro de ese ambiente, en el que todas andábamos corriendo y hay una gran competencia, pude comunicarme y hacer amistades que hasta la fecha conservo. Sí, fue un gran logro.

¿Quiénes te ayudaron en esta experiencia?

Muchísima gente, diseñadores nacionales e internacionales, fue increíble. Por supuesto, mi familia. Alguien a quien le debo mucho es a Jessica Scheel, ella es una gran mujer, muy guapa, inteligente y para nada egoísta, al contrario, apoya y brinda consejos.

¿Qué te dejó ser Miss Guatemala?

Una de las mejores experiencias. Me deja madurez, criterio, fortaleza, dedicación, disciplina y perseverancia. Nunca voy a terminar de dimensionar lo valioso de este título y lo mucho que me hizo crecer. Yo viví esta experiencia, al igual que el certamen de Miss Universo, lo disfruté y eso marcó la diferencia.

Lo más duro que te tocó vivir como Miss…

Adaptarse a las críticas es un gran reto, porque en el mundo de los concursos de belleza llueven, y uno tiene que estar consciente de ello. Y el cambio de organización, pero tal vez esto último fue bueno después de todo, porque mucha gente te extiende la mano y yo tuve que esforzarme más.

¿Continuarás con el modelaje?

Realmente el mundo del modelaje es una de mis pasiones, pero estoy consciente que como todo en la vida uno debe cerrar círculos y estoy por cerrar el mío en este campo. Sin embargo, quiero aprovechar mi experiencia para ayudar a nuevas generaciones de mujeres que comparten esta pasión. Estoy próxima a cerrar mi carrera de licenciatura en Nutrición y sé que es una nueva rama o área en la que puedo aportar a mi país.

Más allá de la Miss

¿Tienes una mejor amiga? Tengo varias amistades, pero el centro es mi familia y mi mejor amiga es mi mamá. A ella le cuento todo, incluso antes que a cualquier otra persona. Por cierto, en esta experiencia pude comprobar que una de las cosas bue- nas que tenemos los chapines es que somos muy de familia, a diferencia de otras culturas, que no siempre tienen ese sentido de unidad.

¿Hablas de sexo con tu mamá?

Sí, desde pequeña, porque una mamá es la mejor persona que te puede aconsejar. A veces cometemos el error de dejar por un lado a quien más te ama, a quien te puede dar el mejor consejo.

¿Qué piensas de los anticonceptivos?

Comparto más el control natural, pero es una decisión muy personal.

¿Qué opinas de las mujeres que se quedan como amas de casa?

También es una decisión personal, aunque creo que la mujer puede trabajar, ser profesional y demostrar que tiene grandes capacidades. Además, tenemos el gran privilegio de ser madres y optar por cuidar a la familia.

¿Me dirías una cualidad y un defecto tuyos?

Soy celosa hasta de mi mamá con mis hermanas, y una de mis cualidades es que soy simpática, tengo un trofeo que lo afirma (risas).

¿Tienes mascotas?

Dos perros, lucho con ellos todos los días. Uno es un french, muy noble, y la otra es una bóxer que está loca, se come mis zapatos, aunque, como es de mi hermano, él ya me debe un par.

¿A qué le tienes miedo?

A la muerte, me da pánico.

¿Tienes novio?

Sí, desde hace tres años. Soy romántica.

¿Lees por estos días algún libro o hay uno que recuerdes con especial interés?

Por ahora leo más literatura académica, por mis estudios, pero siempre pienso que mi libro favorito es uno que te vas a reír se llama “El lugar más bonito del mundo”. Desde que lo leí en primaria me gustó. Trata de un niño que fue abandonado por su madre. El mensaje es que el lugar más bonito es ese donde tú eres feliz, no el que andas buscando. Eso me encantó y lo leí varias veces, con mi papá con mis hermanos, me marcó después de muchos años.

¿A quién amas incondicionalmente?

A mi papá y a mi mamá.

Si fueras hombre, ¿cómo serías?

Grande y musculoso. Hago mucho ejercicio, creo que sería atractivo (risas).

Un hombre al que admiras:

Al papa emérito Benedicto XVI. Tomó una de las decisiones más importantes, fue muy criticado, pero no tuvo miedo. Me recuerda que debemos arriesgarnos.

Respuesta inmediata

Marihuana: No

Paraíso: Mi país

Guatemala: Mi casa

Amor: Familia

Sexo: No (risas)

Pobre: De alma

Disco: Fiesta

Libro: Aventura

Actriz: Sandra Bullock (risas)

Cantante: Ricardo Arjona

“Quien se pone las barreras es uno mismo. Al ver a mis compañeras, me decía: ‘Ella se preparó igual que yo, y también tiene miedo de caerse’”

Su gran cualidad

Volver lo difícil en fortaleza. Jamás se rinde.

• Barrera. El temor a hablar en inglés lo superó haciendo amistades en ese idioma. Ganó el título Miss Simpatía.

• Vistió un arbolito de Navidad (de Douglas Tapia, Venezuela). Lo que pudo ser motivo de bromas, lo convirtió en un alegre “Feliz Navidad”.

• Seguridad y autoestima. Nunca pensó que era inferior a las extranjeras, al contrario, evidenció que tenemos los mismos retos y deseos de ganar.

Mujer de éxito

Miss Guatemala

Laura Beatriz Godoy Calle, nacida el 6 de julio de 1988, representó al departamento de Guatemala y obtuvo la corona para el periodo 2011-2012.

Miss Simpatía

Desde el inicio de Miss Universo, Laura llamó la atención y consi-guió ganarse la sim-patía de sus com-pañeras y del público.

En los ojos del mundo

Telemundo la catalogó dentro de las latinoamericanas favoritas. Además, la reconocida marca de cosméticos MAC le otorgó un premio por su destacada participación en un video.

Loading...
Revisa el siguiente artículo