Moda española también encara la crisis

Las ventas de prendas de vestir representan más de dos tercios del total exportado en España

Por Publinews

Foto: AFP

MADRID. Mientras la crisis azota España, la moda ‘made in Spain’ es recibida con los brazos abiertos en el mercado exterior y no deja de progresar, especialmente en América Latina y en los países árabes o emergentes, atraídos por su profesionalidad y originalidad.

“Fuera valoran mucho la diferencia, la calidad, la creatividad”, explica a la AFP Nuria Sardá, al frente del departamento de diseño de la marca de lencería Andrés Sardá, una de la treintena de firmas que desde el lunes hasta este jueves desfilaron por la semana de la moda de Madrid.

Envueltas en tapados de pieles o en largas capas de tul azul eléctrico, las modelos de Sardá, alzadas sobre zapatos de vertiginoso talón, muestran sus osadas prendas de ropa interior, con profusión de encajes y bordados, en la pasarela de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid.

Sardá explica también el éxito de los diseñadores españoles por su capacidad de improvisación y su flexibilidad para adaptarse a otros mercados.

“No hay dos países iguales, cada uno tiene sus características y hay que adaptarse a ellos”, dice esta creadora, cuya marca exporta sobre todo a Europa, así como a Estados Unidos, China y Rusia.

Según el Centro español de Información Textil y de la Confección, las exportaciones del sector lograron un nuevo récord en 2012, superando los 10.350 millones de euros (unos 13.600 millones de dólares), un aumento del 8% respecto al año anterior.

No en vano las ventas de prendas de vestir representan más de dos tercios del total exportado en España, señala un informe elaborado con motivo del Salón Internacional de Moda. Un éxito liderado por Inditex, número uno mundial del textil con su marca Zara, y otros grandes nombres.

“No tenemos que olvidar que los españoles, con cadenas como Inditex, Mango, Desigual, etc, estamos liderando el ‘retail’ de moda a nivel mundial, lo que genera un gran reconocimiento internacional y talento”, señala Borja Oria, presidente de la patronal del comercio textil.

“Los diseñadores españoles cada vez están más reconocidos fuera de nuestras fronteras. Casos como el de Ágatha Ruiz de la Prada, Josep Font, Custo o Miguel Palacio para Hoss, están demostrando éxito y proyección”, agrega.

Una de las figuras más originales de la moda española, Agatha Ruiz de la Prada desfiló un año más por la semana de la moda madrileña con sus diseños de vivos colores y generosos volúmenes.

Una corta y ajustada falda azul dominada por un gran corazón rojo, una enorme luna blanca sobre un vestido verde turquesa o modernos miriñaques decorados con gigantescas margaritas marcan la colección otoño-invierno de esta creadora.

Como ella, muchas empresas esquivan la crisis gracias a haber invertido durante años para salir de España.

Es también el caso de la firma Josep Font. “Cuando se desplomó el mercado nacional, teníamos el mercado internacional”, explica su gestora, Carmen Ayats. Así, sus exportaciones pasaron a representar 75% de las ventas, frente a 45% antes de la crisis.

“Donde hay movimiento es fuera. Aquí no hay vida”, sentencia Ayats.

La firma mantiene los desfiles en París como “fuente de proyección mundial”, aunque sus principales mercados son Japón, Brasil y países árabes como Kuwait, Emiratos Árabes y Arabia Saudí.

Si Europa continúa siendo el principal destino de la moda española –con más del 65% del total exportado– el viejo continente tampoco vive momentos de bonanza.

“Olvídate de ir a vender a Francia, a Milán. Europa lo está pasando mal”, dice Leonor Pérez Pita, directora de la Fashion Week Madrid.

Así, la firma de joyas Aristocrazy, nacida hace poco más de dos años, ya tiene proyectos de expansión en México, Colombia y Chile, explica su responsable Juan Suárez.

Un peto dorado de hombros a cintura, con ajustadas esclavas y largas sortijas a juego o un amplio collar en forma de plumas de ave, mezcla de joya y prenda de vestir: Aristocrazy despliega su originalidad en las pasarelas madrileñas antes de dar el salto al exterior.

En este contexto de crisis, todos los creadores españoles tienen que perderle el miedo a salir fuera, asegura Sardá. “Nunca es tarde”. AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo