Opinión

"Cinco variaciones acerca del valor, el temor y la temeridad"

"¿Con la cara de quién comprará la piñata para quemar el diablo esta tarde? Las opciones que aparecen en el Top 5 son harto conocidas. Dese prisa en adquirir la suya. Se venderán muy rápido."

  • 1

Es necesario acogerse a la esperanza. Y también crearla. No basta con sentarse a esperar que, por arte de magia, las cosas salgan bien. Lo que corresponde es ir al encuentro del destino y, de ser necesario, modificarlo. Confiar en que otros lo harán por mí es un lujo demasiado peligroso en tiempos bravos como estos.

PUBLICIDAD

Es desgastante la incertidumbre. Para resolverla, la paciencia sola no basta. Es preciso procurarse la certeza. La del sí o la del no. Sugiero algo que, en un país como el nuestro, no resulta novedoso. Aquí, la gente sale a buscarse el pan de cada día y se enfrenta a la maquinaria, perfectamente aceitada, de la inseguridad integral; a esa interminable noche que no permite que el sol salga. Coraje coral. Eso es lo que exigen estos momentos históricos. Coraje coral. Un canto valiente que calle a los cobardes y que termine, de una vez por todas, con el silencio sumiso y aborregado. Coraje coral. La canción que honra a los que se atreven a entonarla.

  • 2

Ellos tienen miedo. Nosotros también. Pero el miedo de ellos es siniestro y sórdido. Es miedo a la justicia terrenal y a la justicia divina. Nuestro miedo, que es limpio, solo le teme a la injusticia. Y temerle a la injusticia es una manera de situarse del lado correcto de la historia. Ha de ser horrible valerse de la injusticia patológica para evitar que la justicia goce de buena salud. Horrible y vil. Horrible y bajo. Es justo el momento de luchar por la justicia. Aunque eso conlleve el riesgo de ser objeto de la peor injusticia.

  • 3

¿Intentarán amedrentar a la gente con acciones arbitrarias originadas en el abuso de poder? Es probable. ¿Desatarán la gran “cacería de brujas” para buscar culpables a toda costa, aunque sepamos que las víctimas de esto sean inocentes? Puede que lo hagan. ¿Aceptará la gente que los maleantes se salgan con la suya? Lo dudo. ¿Se quedaría callada la comunidad internacional frente a una bofetada de semejantes dimensiones, si decidieran dar el manotazo autoritario con el que tanto amenazan? Ya está visto que no.

Nadie es capaz de leer el futuro. Solo el presente puede leerse con alguna precisión. Y ese presente se lee sobre la marcha. “Lo contrario de la valentía no es la cobardía, sino la conformidad”, dice una frase de Robert Anthony. Pero la palabra “conformidad” puede sustituirse por “indiferencia”. O por “apatía”. O por “dejadez”. Incluso por “burbuja”. Sí, también por “burbuja”. Esa en la que nos dejamos envolver cuando la comodidad nos lleva al egoísmo. Esa en la que la inconsciencia nos vuelve cómplices pasivos de los más activos delincuentes.

  • 4

Poncio Pilato nunca logró “lavarse las manos”. Poncio Pilato se ensangrentó las manos para siempre con un crimen que debió detener. La salida fácil suele complicarlo todo. A veces, sin remedio. El futuro de un país no merece la crucifixión. Ya suficiente ha sido que las espinas le hayan lacerado la frente durante siglos. Son demasiados los latigazos recibidos con la cruz a cuestas. Es cierto que, al final de este calvario, habrá que perdonar. Pero con una salvedad: Los que han pretendido condenar a esta tierra a los rigores canallescos del saqueo sí sabían lo que hacían. Sí saben lo que hacen. Inocentes no son. Han hecho de Herodes. Han hecho de Caifás. Han hecho de Judas. Han hecho de mercaderes en el templo. Ningún Dios puede estar de su lado. Ni siquiera ese conveniente dios al que invocan con su voz farisea.

Que la misericordia de Dios se apiade de ellos.

  • 5

¿Con la cara de quién comprará la piñata para quemar el diablo esta tarde? Las opciones que aparecen en el Top 5 son harto conocidas. Dese prisa en adquirir la suya. Se venderán muy rápido.

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último