Ruta para la transformación de Guatemala

Escuelas sin remozamiento en Guatemala. Foto: Edwin Bercián
"En educación y tecnología se recomienda un sistema dinámico, moderno y centrado en los alumnos y no en los maestros. El siglo XXI demanda otras competencias, mucha innovación y proyección. Por ello se recomienda formular una nueva visión conjunta para la educación en Guatemala".
Publicidad

El 29 de diciembre de 1996 se firmaron los acuerdos de paz. Existía la ilusión, la alegría y la esperanza de un nuevo comienzo para el país. Muchos estábamos convencidos que Guatemala iba a florecer. Con mucha innovación y entusiasmo de crearon programas de ampliación de cobertura en salud y educación para llegar a los más pobres y se hicieron cambios de gestión en ambos ministerios. Se fundó la Policía Nacional Civil -PNC-, se transformaron los marcos legales de la energía eléctrica y telecomunicaciones abriendo estos servicios a la competencia y al sector privado. También se construyeron carreteras y se modernizaron los puertos. Guatemala se abrió al mundo, atrajo inversión local e internacional y hubo crecimiento económico. El país iba hacia la senda del desarrollo.

Lamentablemente luego tuvimos varios gobiernos que no se concentraron en el desarrollo de los guatemaltecos. Se iniciaron cambios institucionales a beneficio de unos pocos, se empezó a favorecer a los sindicatos públicos, e iniciaron los programas asistencialistas -populistas para lograr votos en las siguientes elecciones.

Luego de desmantelar la PNC hubo tres intentos de reformas policiales y la educación, la salud y la infraestructura son totalmente deficientes. El mundo estaba cambiando muy rápido debido a la tecnología, y a pesar de haber sufrido una pandemia no hubo capacidad para aprovechar esta oportunidad para ir buscando la una transformación. Se hicieron algunas leyes como la Ley Anti-Trámites y la Digitalización del OJ; sin embargo, en la mayoría de los servicios públicos no hubo innovación. Lamentablemente, Guatemala hoy está estancada y en algunas áreas en pleno retroceso.

Cada cuatro años surge la posibilidad de cambio al elegir a una nueva administración. La semana pasada el CIEN presentó el proyecto “Lineamientos de Políticas Públicas 2014-2018” Ruta para la Dignidad Humana. Este material está a disposición de todos los ciudadanos en la página web del CIEN. https://cien.org.gt/ con el fin de dar una orientación de las prioridades del país.

El reto es trabajar juntos para reorientar la gobernanza, esto significa vivir los valores de la democracia liberal. Se recomienda realizar un diagnóstico del sistema político, discutir la situación actual, compararlo con otros países y tomar acción para hacer un cambio. Nuestra propuesta se concentra en innovar y avanzar a la transformación digital. Para ello es urgente, modernizar la infraestructura digital del país, mejorar la coordinación interinstitucional, contar con un buen marco de ciberseguridad para proteger los datos y fortalecer las competencias digitales de la población.

Difícil avanzar si no hacemos una mejora sustantiva en la gestión pública por medio de la modernización de las adquisiciones y del servicio civil. Inicialmente se recomienda implementar un sistema de compras electrónico basado en estándares internacionales que evite la discrecionalidad del funcionario y prevenga la corrupción. Imperante regular los pactos colectivos de condiciones de trabajo vigentes para premiar el mérito y la transparencia en todas las acciones. Una gerencia pública basada en resultados haría una gran diferencia.

Además, se debe definir la ruta a seguir para transformar distintos servicios públicos a favor de los ciudadanos. Iniciamos con salud y nutrición, donde el reto es que niños menores de cinco años no sufran de desnutrición crónica, seguido de la ampliación de servicios ya que la mayoría de los gastos de salud sale de los bolsillos de los guatemaltecos. Lo que se busca es un sistema de salud más eficiente haciendo como mínimo las siguientes acciones: Establecer un nuevo sistema de salud que cubra a toda la población, usar la tecnología de forma gradual en el sistema y diseñar una política efectiva de gestión logística de medicamentos.

En educación y tecnología se recomienda un sistema dinámico, moderno y centrado en los alumnos y no en los maestros. El siglo XXI demanda otras competencias, mucha innovación y proyección. Por ello se recomienda formular una nueva visión conjunta para la educación en Guatemala para el siglo XXI e implementar una estrategia.

Se debe buscar a los países más innovadores y pensar cómo será los trabajos a futuro en esta era tecnológica y del conocimiento. Urgente trazar un modelo de formación, reclutamiento y selección de docentes para quienes orienten a los niños, las niñas y los jóvenes para contar con los mejores docentes. Es imperante una política de tecnología en las aulas.

La infraestructura del país es un reto ya que ayuda a promover el desarrollo. En esta área se recomienda actualizar el marco normativo de contrataciones, para puertos, aeropuertos, carreteras, vivienda y telecomunicaciones. Mejorar la conectividad en condiciones de competencia. Identificar proyectos de infraestructura productiva a nivel de Centroamérica y trabajar con visión regional.

En materia de seguridad, se busca un país donde los ciudadanos estén y se sientan seguros, además con certeza jurídica. Las líneas de acción van por fortalecer la recopilación de datos y el análisis para la toma de decisiones, robustecer el sistema de carrera de la PNC y mejorar la investigación y la inteligencia policial. Determinante la construcción de la nueva infraestructura en el Sistema Penitenciario, crear la carrera de los agentes penitenciarios y utilizar el nuevo modelo de gestión.

Si contamos con un gobierno digital, salud, educación, infraestructura y seguridad podremos tener una economía más competitiva en el mercado internacional y generar más y mejores empleos.

Es sumamente importante promover la innovación como fundamento para el desarrollo, ampliar y mejorar la participación en las cadenas con mayor potencial pro-desarrollo y contar con una legislación laboral moderna para aprovechar el contexto global.

En el CIEN estamos convencidos que, con determinación y coraje, trabajando todos juntos, se puede reducir la pobreza, fortalecer las instituciones y promover la dignidad humana. Recuperemos la ilusión, la confianza y la alegría de un nuevo comienzo. ¡Hacia un país moderno, desarrollado y libre! ¿Qué temas son prioridad para el próximo gobierno? ¿Le da ilusión las elecciones? ¿Se apunta a construir un mejor futuro?

(Visited 119 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO