Opinión

"Alerta presupuesto"

"El desafío que tenemos en Guatemala es que solo le ponemos atención al presupuesto cuando se aprueba, pero muy pocos le damos seguimiento durante el año."

El Congreso ha aprobado recientemente varios decretos para ampliar el Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado para el Ejercicio Fiscal 2022. El decreto 21-2022 autoriza una ampliación presupuestaria de Q3,191 millones al Ministerio de Comunicaciones. El Decreto 17-22 aprobó para el Ministerio de Energía de Minas un monto de Q150 millones para subsidiar el gas y el Decreto 20-2022 asignó un monto de Q750 millones para subsidiar la gasolina regular y el diésel, el cual fue modificado la semana pasada por el Decreto 28-2022, autorizando una prórroga por dos meses más -hasta el 31 de julio- con un monto de Q1,515 millones. Este decreto incluye una ampliación presupuestaria por Q2,600 millones para cubrir los cuatro meses de subsidio.

PUBLICIDAD

Adicionalmente, se aprobó un préstamo de US$500 (Decreto 29-2022) con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), que otorga un desembolso rápido para el Estado de aproximadamente Q3,830 millones, que en principio serán utilizados para financiar una matriz de políticas públicas orientadas al crecimiento y desarrollo sostenible.

El desafío que tenemos en Guatemala es que solo le ponemos atención al presupuesto cuando se aprueba, pero muy pocos le damos seguimiento durante el año. Recientemente, el CIEN inició un proyecto denominado Alerta Presupuesto, que tiene como objetivo informar a la población respecto a la composición del presupuesto y hacer recomendaciones para mejorar su eficiencia y eficacia. Como cualquier presupuesto, es importante estudiar tanto sus ingresos como sus egresos. Los ingresos se componen de impuestos, préstamos, fondo común y otros ingresos. Los egresos son funcionamiento, inversión y pago de deuda.

El estudio del CIEN señala que se debería seguir un proceso presupuestario de ocho etapas que se pueden dividir en cuatro momentos: El primero le compete al Organismo Ejecutivo y conlleva las siguientes etapas: 1) La planificación para articular las políticas, los planes y el presupuesto de tal forma que se puedan alcanzar los resultados planteados con la asignación presupuestaria; 2) La formulación para estimar el proyecto de presupuesto de ingresos e integrar el proyecto de presupuesto de egresos; y 3) La presentación para someter al Congreso de la República el proyecto de presupuesto de ingresos y egresos para el siguiente ejercicio fiscal.

El segundo momento del presupuesto queda en manos del Legislativo, cumpliendo la etapa cuatro: La aprobación en la que el Congreso de la República aprueba imprueba o modifica el proyecto de presupuesto. Acá es donde se celebran audiencias públicas, se analiza su contenido y se establecen los cambios respecto a su contenido. La comisión de Finanzas Públicas y Moneda es la encargada de desarrollar el dictamen y luego el pleno tiene la última palabra.

El tercer momento consta de tres etapas: a) La ejecución para llevar a cabo la programación financiera junto con las modificaciones presupuestarias del 1 de enero al 31 de diciembre de cada año; b) El seguimiento para medir continuamente el avance en el logro de las metas, indicadores y resultados planteados, así como sobre la utilización de los fondos asignados a fin de introducir los correctivos oportunos y rendir cuentas; y c) La evaluación para medir los resultados físicos y financieros obtenidos y los efectos producidos, el análisis de las variaciones observadas, con la determinación de las causas y la recomendación de medidas correctivas.

Por último, está el cuarto momento (octava etapa), donde se hace la liquidación y rendición del presupuesto para que el Congreso de la República apruebe o impruebe anualmente, en forma total o parcial, la liquidación presupuestaria del ejercicio fiscal anterior -este último paso en el parlamento casi nunca se ha realizado-.

PUBLICIDAD

El CIEN señala una serie de hallazgos que dificultan un presupuesto más eficiente. Se parte en que hay debilidad en la planificación. Además, el presupuesto es muy rígido, ya que solo el 15.9% es flexible. A pesar de que se refieren a un presupuesto por resultados que beneficie a la población, las instituciones se concentran más en gastar en actividades y asignaciones, y no en lograr las metas establecidas. También se encontró que se está pagando gastos de funcionamiento con deuda -algo que es prohibido-. Preocupa el aumento de la masa salarial en las últimas dos décadas. En el período 2000-2003, la masa salarial representaba el 31% y la inversión el 53%; en el presupuesto 2022 la masa salarial se duplicó (68%) y la inversión se redujo a casi la mitad (18%).

¿Qué se recomienda? Entre las más importantes figuran crear un espacio de discusión con un sólido compromiso político para tratar los temas estructurales y estratégicos que causan las deficiencias que se repiten en cada ejercicio fiscal. En el mediano plazo se podrían formular propuestas para la disciplina fiscal agregada, la eficiencia de la asignación de los recursos, y la eficacia y eficiencia del gasto público. Es urgente fortalecer las etapas más débiles del proceso presupuestario y usar sistemáticamente la información de desempeño en la toma de decisiones presupuestarias. Se debe aumentar la participación ciudadana en las distintas etapas del proceso presupuestario. Hacer una proyección realista y actualizada de los ingresos tributarios. Eliminar gradualmente las asignaciones presupuestarias con destino específico y simultáneamente acompañar de mayor responsabilidad por el logro de resultados. En el corto plazo, se sugiere iniciar con reformas en leyes que generan rigidez presupuestaria (por ejemplo, la Ley del IVA). Es imperante lograr un mejor balance entre el gasto de funcionamiento y la inversión pública.

Durante mayo y junio, el CIEN presentará análisis y recomendaciones en tres temas: gasto de funcionamiento, inversión y deuda pública. Es importante generar una discusión técnica para poder mejorar el gasto público, eliminar el desperdicio y lograr que los recursos públicos, que en su mayoría son financiados con nuestros impuestos, beneficien a toda la población. ¿Está de acuerdo con los subsidios temporales? ¿Qué opina de endeudar más al país? ¿Cómo lograr un presupuesto por resultados?

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último