Mayra Gabriel: “Cara o cruz”

Mayra Gabriel
“Deseo, en estos días de reflexión y de celebrar el nacimiento de Jesús y la llegada con muchas ilusiones al próximo año 2022, que reciba mi agradecimiento por leer y seguir mis ocurrencias que comparto en mis redes sociales en Jueves con Mayra, además, mi fuerza, coherencia y conciencia de alma, con un fuerte abrazo de corazón que llene su vida de mucho gozo, amor y paz. Que Dios guíe sus caminos. Y recuerde que, en la mayoría de las decisiones, solo hay dos opciones por elegir, ¿con cuáles elegirá terminar este 2021 y empezar 2022?”
Publicidad

Estoy simplemente sintiendo lo que ha pasado a mi alrededor en los últimos días. He tenido muchos sentimientos alborotados que quisiera compartirle. Emociones, alegrías, tristezas, cuestionamientos y ese gran sentir y elegir con qué actitud y pensamientos quiero pasar cada día. Estoy oyendo una canción que me fascina y me despierta querer cantarla a todo volumen, esta es “Deseos de cosas imposibles” de la Oreja de Van Gogh junto con Abel Pintos. Solo puedo decirle, me encanta, esas dos voces juntas son lo máximo. Dos extremos de voces como todo en la vida, cara o cruz.

Hace unos días, Patty me hizo una invitación para ir a almorzar a su casa de campo junto con sus amigas del colegio y varios de su familia. Amigos también míos desde mi juventud. Desde que me llamó, nunca dudé en querer ir. Me sentí tan privilegiada de su invitación para compartir en familia. Una gran anfitriona que, junto con un lugar espectacular en medio de la naturaleza con toques especiales por todos lados, me hizo sentir muy querida y, estoy segura de que todos los presentes tuvimos ese sentir. Agradezco esa tarde tan especial que pasé junto con amigos de hace mucho tiempo y pude conocer habilidades de canto y alegría que tiene Martín, hijo de la hermana de Patty y mi primo. Nuevamente, dos opciones: ir o no ir, y elegí ir.

Claudia me compartió un video de Gaby Pérez Islas, tanatóloga mexicana, con quien recibí mi diplomado de tanatología, y me puso: “Ojalá la puedas escuchar, sé que eres fan de Gaby”. Efectivamente, se lo agradecí, pues fue una entrevista que le hizo Erika de la Vega y que no había oído. Gaby es una gran guía en todo lo relacionado a las etapas del duelo. Ella, además de tener mucho conocimiento y experiencia en la rama de la tanatología, admira muchísimo a una de mis grandes maestras, Elisabeth Kübler Ross, con quien recibí dos talleres de crecimiento personal y espiritual por 1995 después de la partida de mi hijo Giancarlo. De ambas puedo decirle que sigo aprendiendo y me sigo llenando de esa sabiduría y sensibilidad para conectarme con personas terminales, sus familias o quien está procesando un duelo, no solo por la partida de alguien, sino también por otro tipo de pérdida. Elijo aprender lo que sea de ese tema, me gusta.

Últimamente, he estado, como lo he compartido en las redes, tirando y desocupando lo que, por muchos años, desde 1993, me dio alegrías, problemas, retos, y que luego de tener alquilado el espacio, mis máquinas y todo lo que había, por dos años y piquito, ahora que me desocuparon, decidí limpiar todo para vender el local. No se imagina los sentimientos que he tenido. También aquí los sentimientos han tenido dos caras. Llegó mi momento de decir hasta aquí y cerrar esa historia que me ha dejado un gran aprendizaje y me toca dar las gracias por todo lo impreso.

Cuando estoy en modo “play”, la vida, generalmente, me da grandes oportunidades. Las experiencias que me han ido formando, solo yo, tengo la potestad de querer seguir de largo sin aprender lo que corresponde o sacarle provecho y darme cuenta de la gran autopista con peajes que puedo vivir para crecer. Tener la apertura de que la gente confíe en mí es un gran regalo que agradezco. Oír experiencias de otros, sus penas y pepenas, como decimos, es un privilegio que el universo me está prestando y el cual debo honrar sirviendo y compartiendo lo que he aprendido, no puedo ni debo quedarme con todo eso. Al final, siempre hay dos opciones en todo: cara o cruz, enfrentarse a la vida con sus sabores y sinsabores, o enconcharse y estar muerto en vida, ¿cómo, realmente, quiere elegir vivir su vida?

Deseo, en estos días de reflexión y de celebrar el nacimiento de Jesús y la llegada con muchas ilusiones al próximo año 2022, que reciba mi agradecimiento por leer y seguir mis ocurrencias que comparto en mis redes sociales en Jueves con Mayra, además, mi fuerza, coherencia y conciencia de alma, con un fuerte abrazo de corazón que llene su vida de mucho gozo, amor y paz. Que Dios guíe sus caminos. Y recuerde que, en la mayoría de las decisiones, solo hay dos opciones por elegir, ¿con cuáles elegirá terminar este 2021 y empezar 2022?

(Visited 101 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO