Mayra Gabriel: “Mi escrito número cien”

Mayra Gabriel
"Quiero compartirle un poco de la historia de mis escritos que, simplemente, son experiencias y aprendizajes de mi viaje de vida. Le cuento, junto a una tacita de té de jengibre que me estoy tomando, que en 1994 publiqué mi primer escrito, que titulé “Saber levantarse”, y es por ello que a la serie que ahora publico en YouTube la titulé así. Fue un escrito que, en su momento, expresé lo importante de saber levantarse luego de muchas adversidades como las que me habían tocado vivir hasta ese momento. Me sentí muy contenta con el resultado tan inspirador que provoqué con lo que allí plasmé".
Publicidad

Increíble, hoy estoy escribiendo mi escrito número cien, sentada frente al mar en mi mesita de madera que pinté de color azul cielo, viendo el piso exterior todo mojado por la lluvia de anoche y oliendo ese aroma tan delis, de tierra húmeda, que se siente después de un buen aguacero.

Quiero compartirle un poco de la historia de mis escritos que, simplemente, son experiencias y aprendizajes de mi viaje de vida. Le cuento, junto a una tacita de té de jengibre que me estoy tomando, que en 1994 publiqué mi primer escrito, que titulé “Saber levantarse”, y es por ello que a la serie que ahora publico en YouTube la titulé así. Fue un escrito que, en su momento, expresé lo importante de saber levantarse luego de muchas adversidades como las que me habían tocado vivir hasta ese momento. Me sentí muy contenta con el resultado tan inspirador que provoqué con lo que allí plasmé.

Luego, cuando algo que alborotaba mi alma me iba pasando, plasmaba en un cuaderno, cosa que sigo haciendo, lo que Dios, que es bastante ocurrente conmigo y que, por medio de mi voz interior me dictaba o necesitaba sacar lo que estaba sintiendo mi corazón, y lo escribía. Me expresaba libremente conmigo misma. Al mismo tiempo, había veces que publicaba un escrito de vez en cuando en los periódicos locales. A todo lo que escribía le ponía fecha y lo iba archivando en un cartapacio que titulé: “Expresiones, vivencias y sentimientos”, y diseñé una carátula como la que tiene mi libro que publiqué y titulé: “Jueves con Mayra”.

Como he dicho en varias ocasiones, mi vida y la vida de cada uno de mis lectores puede ser una gran aventura, un viaje, una universidad de aprendizaje que, al menos para mí, de manera consciente, me ha convertido en una flamante alumna permanente de la vida, y que solo depende de mí y de mis propios límites si veo y siento lo que me pasa como tragedia o como oportunidad de crecimiento.

Después de 40 años de ser una profesional a tiempo completo, llega en 2017 una transición cero profesional y una jubilación inesperada donde me toca y elijo reinventarme luego de recibir ayuda profesional para despertar de tremenda sacudida. Y, como no hay mal que por bien no venga, es allí donde elijo seguir la investigación de mis ancestros de mi apellido paterno, ordenar mis escritos y hacer algo con todo lo que había vivido y aprendido. ¿Por qué no hacer público todo ello? La vida me ha ido dando tanto aprendizaje emocional y espiritual, aunque para uno que otro, me exprese que soy ignorante o según su criterio, yo no sé nada. Expresiones que, obvio, siguen de largo, perdono a quien me lo expresa y he aprendido que esas personas todavía tienen mucho por vivir, crecer y conocerse a sí mismas. Finalmente, nadie puede querer algo que no conoce, ¿o sí? A cada quien le llega su tiempo si lo ve venir o lo deja pasar como las oportunidades que no se aprovechan.

No le voy a negar que me llevó tiempo la ordenada y adjuntar los recortes de los periódicos junto con cada uno de mis escritos para tenerlo todo en el mismo cartapacio. Además, reconozco que no soy muy pilas con ciertos temas de gramática como: dónde poner comas o con el uso de los verbos y otras cosas, así que decidí contratar a una editora profesional, Ligia García y García, para que me puliera, como ella dice, mis escritos, y empezar a publicarlos en Publinews. Y es así como el 1 de abril de 2020 se publica el primero de muchos escritos y decidimos con ellos que cada jueves se publicaría mi columna, para tener el periódico en físico y poder guardar el recorte; y también por este día jueves de publicación es que nace el título de mi libro “Jueves con Mayra”, que recopila 42 de mis escritos y que publiqué en febrero de este 2021, ¿qué tal?

Por si fuera poco, hoy por hoy, más que antes creo yo, las redes sociales, que estoy como Mayra Gabriel Oficial, tienen mucho impacto; así que también me ha tocado aprender un montón de cosas para expandir mi mensaje por las diferentes vías que he elegido y poder llegar a más corazones. Mi libro “Jueves con Mayra” también está disponible en su segunda edición en Amazon y en mi blog como www.mayragabriel.com está expuesto todo lo que he publicado y me siento feliz al ver las muchas visitas que entran para conocer más de mí.

Ahora también hago videos cortos cuando tengo alguna ocurrencia por compartir, hago en audio mis escritos para aquellos que no muy les gusta leer y lo mejor es que empecé una serie que titulé “Saber levantarse”, que son entrevistas a personas que por alguna razón, llámese enfermedad, adicción, duelos, personas con discapacidad, experiencias de vida fuera de lo común, etc., han estado en situaciones límites, han buscado ayuda y han aprendido a cómo saber levantarse, quiero que su testimonio sirva también de inspiración a otras personas.

En fin, estoy muy agradecida de manera consciente, superagradecida, diría yo, por todas estas lecciones de vida que me han tocado, me siguen tocando y estoy segura de que me las seguirá ofreciendo el universo para seguir teniendo qué compartirle. Hoy me siento feliz, tranquila, en paz, animada y convencida de tener claro que he tomado la decisión de dejar de participar con personas que no son parte de este sentir en mi vida. Y que, por lo mismo, ha sido muy importante para mí perdonarlas, agradecerles por haber existido en mi vida, liberarlas y dejarlas ir para que no sean tropiezo en mi camino. Y sé que esto me hace coherente con lo que pienso, digo, siento y hago, y lo mejor de todo es que puedo reconocer que soy fiel a mí misma, que me amo y me apruebo, y grito a los cuatro vientos que siempre hay que dejar la bandera en alto, porque mi nombre es mi marca y que la vida hay que disfrutarla como uno quiere y no vivirla en función de los demás y siempre agarrada de la mano de Dios.

(Visited 71 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO