“La crisis mundial del agua y el cambio climático – de la catástrofe a la oportunidad”

Mattanya Cohen, embajador de Israel en Guatemala
"Ahora, al celebrar colectivamente el Día Mundial del Agua, vale la pena prestar atención a esta cuestión de suma importancia, teniendo en cuenta la amenaza que representa para la humanidad y para toda la vida en la tierra, el cambio climático, la desertificación, y el aumento de los índices de contaminación del agua en todo el mundo", Mattanya Cohen, embajador de Israel en Guatemala.

La pandemia del coronavirus, que asola nuestro mundo desde hace más de un año, ha colocado las cuestiones de la escasez y la accesibilidad del agua directamente en la agenda global. En efecto, el recurso hídrico es un mecanismo importante para el saneamiento y la higiene, así como para la reducción de la propagación del coronavirus. Mientras que muchos lugares del mundo tienen pleno acceso al agua potable, en muchos otros lugares, esta accesibilidad es limitada y casi inexistente.

Ahora, al celebrar colectivamente el Día Mundial del Agua, vale la pena prestar atención a esta cuestión de suma importancia, teniendo en cuenta la amenaza que representa para la humanidad y para toda la vida en la tierra, el cambio climático, la desertificación, y el aumento de los índices de contaminación del agua en todo el mundo.

La crisis del agua se caracteriza en tres procesos paralelos.

  • El primero de ellos, es la disminución del agua disponible para el consumo, la agricultura y la industria, a medida que la población y el nivel de uso correspondiente continúan creciendo.
  • El segundo, es el continuo deterioro de la calidad del agua, que cada vez está más contaminada o salada con el paso del tiempo.
  • En tercer lugar, la disponibilidad del agua: en muchos lugares del mundo, las fuentes de agua se han alejado de los centros de población que no están conectados a los sistemas de agua.

Se estima que alrededor de 2.500 millones de personas (el 36% de la población mundial) vive en áreas con escasez de agua, un fenómeno que se prevé que empeore en las próximas décadas a medida que se intensifiquen los poderosos procesos del cambio climático, el crecimiento demográfico mundial, la creciente demanda de productos industriales y agrícolas y la desertificación.

La escasez de agua está provocando migraciones, guerras y conflictos, y cientos de millones de personas en todo el mundo correrán el riesgo de verse desplazadas.

A fin de superar este fenómeno y anticipar una cura para este mal, debemos comprender que necesitamos una campaña global que requerirá integrar todas las medidas necesarias en orientar y educar acerca de la conservación del agua y acumular financiación internacional, pública y privada, rehabilitar las fuentes de agua contaminadas, y fomentar la inversión y la I+D.

Debemos explorar nuevos enfoques para invertir en infraestructuras y servicios relacionados con el agua y el saneamiento, a medida que garantizamos el derecho de cada persona al agua potable. Es importante enfatizar en la disponibilidad y el intercambio de información acerca de la cantidad, la calidad, la distribución y el acceso al agua, así como también acerca de los riesgos y el uso del recurso hídrico.

En este sentido, Israel puede realizar una significativa contribución al mundo, como un país que posee uno de los sistemas hídricos más avanzados del mundo y con una abundancia de I+D y tecnologías innovadoras en numerosos campos.

Un ejemplo de ello es el tratamiento y reciclaje de las aguas residuales: Israel ostenta un récord mundial en este campo, ya que cerca del 90% de sus aguas residuales son tratadas y utilizadas en agricultura. Si este fuera el statu quo en todo el mundo, sería posible reducir en gran medida los gases de efecto invernadero y evitar la contaminación ambiental y la destrucción de los sistemas naturales.

La desalinización del agua de mar, el uso de agua salobre en la agricultura, el riego por goteo, el desarrollo de variedades agrícolas que consumen menos agua, e incluso la extracción de agua del aire, son todos campos que se desarrollaron en Israel. Estaríamos encantados de compartir el conocimiento y la experiencia que hemos adquirido con el mundo todo, en particular, con aquellos sitios especialmente necesitados.

El agua es la base de la vida. Quien anhela la vida, debe ahora conocer cómo utilizar este precioso recurso con sabiduría.

(Visited 195 times, 1 visits today)

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO