Seguridad Ciudadana en época de COVID-19

“Una hoja de ruta para las siguientes semanas ayudaría a disminuir la ansiedad de la población”.

Seguridad Ciudadana en época de COVID-19

Estamos conmovidos por lo que el mundo está viviendo con la pandemia del Covid-19. La mayoría de los países han sido afectados (185), hay casi tres millones de casos confirmados, más de 200 mil muertes y aún no hay una vacuna ni medicamentos específicos para prevenirla o tratarla. Todos los días aparecen noticias de investigaciones y posibles vacunas; sin embargo, los científicos afirman que tomará un tiempo encontrarla. Por otro lado, los países que llevan la delantera están haciendo autopsias con el fin de conocer las causas de las muertes con el objetivo de poder auxiliar a los que se enferman y se agravan de una mejor forma. Es una época muy dura para la humanidad. Adicionalmente, debido a los encierros, los paros en la producción, la clausura temporal de muchos negocios y paquetes gubernamentales de ayuda, la economía mundial está sufriendo una serie consecuencias y se presentan desafíos para el bienestar, especialmente en los países en desarrollo.

Guatemala no se escapa de esta enfermedad ni de una recesión económica. Sin embargo, no todo es malo. Según un estudio reciente del CIEN, la seguridad ciudadana ha mejorado en el país con relación a otros años. Todos los meses el CIEN calcula el Índice de Denuncias de Delitos -IDD- que comprende homicidios, denuncia de delitos contra las personas (lesiones, violaciones y secuestros) y denuncia de delitos contra la propiedad (extorsiones, robo de vehículos, motocicletas, furgones con mercadería y viviendas). Para marzo, el índice mostraba una reducción del 3% en los primeros dos meses de 2020 y 0.3% en el tercer mes.

La institución coincide con el presidente de la República en que este resultado se debe por un lado a los estados de Prevención decretados por el Ejecutivo en enero y febrero; y por otro el estado de Calamidad Pública y las restricciones a la libertad de locomoción a causa de la pandemia. También es de afirmar que hay un nuevo liderazgo en la Policía Nacional Civil con un equipo comprometido con la transparencia, eficiencia y ante todo la seguridad ciudadana. Los cuatro estados de Prevención decretados por el Ejecutivo durante el primer mes de gobierno -entre el 17 de enero y el 14 de febrero-, de una duración de seis días cada uno, abarcaron 12 municipios. Al hacer un análisis de los nueve delitos monitoreados en el IDD durante los meses en los que estuvo vigente el estado de Prevención en cada uno de los municipios, se encontró que cinco de los nueve delitos se redujeron: homicidios, lesionados, robo de vehículos y motocicletas robados y un secuestro menos. Sin embargo, el CIEN señala que “los resultados hay que tomarlos con cautela y no atribuirlos exclusivamente a la estrategia de los estados de Prevención. Al hacer énfasis en cinco delitos, se observa que tanto los delitos que bajaron como algunos que subieron siguen la tendencia observada en los meses anteriores. Además, no en todos los municipios bajaron o subieron de manera unánime. Solo en los casos de los homicidios y los lesionados sí bajaron en todos los municipios intervenidos”.

Lo que sí es un gran logro es la reducción de los homicidios. Comparado con marzo del año anterior, la cantidad de homicidios bajó 20% en enero, 29% en febrero, 46% en marzo y en los primeros 21 días de abril 58%. Si se compara el periodo completo de enero a marzo, la reducción es del 32% y si se incluyen los primeros 21 días de abril, la reducción es del 38%. En febrero se cometieron 192 homicidios menos que en febrero del año anterior y 181 menos en marzo, alcanzando una tasa de 19.5 homicidios por cada 100 mil habitantes. El CIEN estima que Guatemala podría terminar el año con la tasa de homicidios más baja en las últimas dos décadas, menor a 20 por 100 mil habitantes, cercano a la media de América Latina y el Caribe.

El departamento con mayor número de homicidios ha sido Guatemala, llama la atención que fue el que contó con el mayor decremento entre marzo de 2019 y marzo de 2020 (32%). El municipio de Guatemala viene a la baja desde enero, en casi la mitad de los homicidios cometidos. También ha cambiado drásticamente de un año para el otro, pasó de 58 homicidios en marzo de 2019 a 21 el mes pasado.

¿Es sostenible esta situación? Pues es obvio que los que vivían de extorsiones seguirán cometiendo este delito, el crimen organizado y el narcotráfico continúan operando; los empresarios formales comentaron que el contrabando se ha incrementado en 20% y, según lo que señaló el gobierno, se han recibido varias llamadas de vecinos respecto a maltratos y violencia intrafamiliar. Adicionalmente, si la ayuda alimentaria y los recursos económicos prometidos para las poblaciones más vulnerables no llegan, pueden darse actos de pillaje y robo. Además, se puede incrementar el asalto u hostigamiento al transporte de carga, lo que puede generar un inmediato desabastecimiento. Es importante que la Policía, además de estar presente y lidiar con el estado de Calamidad, cuente con la inteligencia para anticipar estos delitos, continúe con las investigaciones en proceso y con la ejecución de órdenes de aprehensión vigentes, entre otras.

Esta semana se tendrán muchos más casos nuevos de coronavirus en Guatemala, se espera que no se incremente tanto el número de fallecidos por la pandemia. El gobierno se ha ido preparando con infraestructura hospitalaria temporal y equipo para atender a los enfermos, esperando que se den a basto. También, es urgente que varios de los programas aprobados para la emergencia inicien a operar de manera eficiente y oportuna. Una hoja de ruta para las siguientes semanas ayudaría a disminuir la ansiedad, la incertidumbre y el miedo de la población. ¿Considera que ha mejorado la seguridad ciudadana? ¿Cómo lograr que los guatemaltecos atendamos las recomendaciones de la Presidencia? ¿Cuenta su familia con un plan para los próximos meses?