Cuando los sueños se vuelven realidad

“La vida da oportunidades y muchas vueltas. La vida abre y cierra puertas. Pero lo que se hizo, ya se hizo; por eso hoy me siento orgullosa y satisfecha por haber dejado una excelente huella en todo sentido junto con mi papá”.

Cuando los sueños se vuelven realidad

Por: Mayra Gabriel

Los sueños cuando se vuelven realidad es porque llevan esfuerzo, mucho trabajo, dedicación, enfoque, inquietudes y muchas otras cualidades que siempre admiré y seguiré admirando de mi papá. Hoy, 16 de abril, se cumplen 67 años desde que se constituyó legalmente, en 1953, un sueño que nació muy pequeño, pero con visión de hacerlo crecer. Un sueño que nació con permiso y apoyo de mi abuelita paterna. Un sueño que mi papá inició cuando se independizó del negocio familiar, a sus 32 años, y empezó su propio negocio, al que le llamó Distribuidora Universal, y luego abreviaría a Distun.

Distribuidora Universal nació en un tapanco del negocio familiar en la 9a. avenida de la zona 1 con el objetivo de vender productos de consumo rápido, pero que poco a poco fue dando un giro para ofrecer productos derivados del acero.

Conocer la historia de algo o de alguien lleva muchas horas de investigación. Investigación que hace, en la mayoría de las veces, regresar al pasado, hablar y cuestionar a muchas personas, verificar documentos, registrar fotos del ayer… historia que está plasmada en la mente de muchos. No se trata solo de hacer copy paste. “Se trata de entender lo que se hace, no solo para hacerlo, sino para hacerlo bien”.

“La vida da oportunidades y muchas vueltas. La vida abre y cierra puertas. Pero lo que se hizo, ya se hizo; por eso hoy me siento orgullosa y satisfecha por haber dejado una excelente huella en todo sentido junto con mi papá”.

Por eso es que me siento realmente muy orgullosa de haberle dado 40 años de estos 67 a trabajar junto con mi papá y ser parte de esta historia. Ordené muchas cosas en su momento; posicionamos marcas, creamos e hicimos crecer una imagen con calidad, en todo sentido, para los diferentes productos que se han vendido en Distun. Compartimos momentos duros y complicados de esta gran historia guatemalteca, vivimos muchas experiencias junto con nuestro personal así como con nuestros clientes.

Distun fue un lugar donde los principios y valores se sentían y se aplicaban. Hubo un sentir constante para que siempre estuvieran libres de expresarse con la comunicación sencilla y humilde que mi papá y sus hijos demostramos en el día a día, en el trabajo y en nuestra relación con nuestro prójimo.

Cuidamos y respetamos todo lo que conllevaba el trato con los demás y aprendimos a ser respetuosos y honestos en todo lo que tenía que ver con el cuidado de lo invertido. Hoy, Distun ha crecido y seguirá creciendo a nivel nacional con una nueva Distun que mi papá ya no logró inaugurar, pero que juntos trabajamos en su inicio para hacerla realidad, me refiero a Distun Reu.

La vida da oportunidades y muchas vueltas. La vida abre y cierra puertas. Pero lo que se hizo, ya se hizo; por eso hoy me siento orgullosa y satisfecha por haber dejado una excelente huella en todo sentido junto con mi papá, tanto en el trabajo como dentro de nuestro personal. Agradezco de corazón a toda la familia de Distun por todos estos años de trabajo juntos y aunque muchos de los que estuvieron al inicio ya no están con nosotros, su trabajo y entrega serán recordados por lo que sabemos de ellos y serán siempre parte de esta historia del progreso de Guatemala.

Distun seguirá siendo un sueño, una visión y una realidad de lo que empezó mi papá, José Luis Gabriel, como una gran historia; primero como comercio y luego como industria con Aceros de Guatemala, se abrieron muchas oportunidades de trabajo para tantos guatemaltecos, así como el crecimiento profesional de sus familias.