El reto del coronavirus

“Infórmese bien. Si usted tiene tos, fiebre y más de 60 años, recurra a un médico o llame a los números 1517 o 1540. Evite especulaciones y falsos testimonios. Tome medidas de higiene”.

El reto del coronavirus

La semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicó que el Covid-19 puede considerarse una pandemia debido a la propagación mundial de la enfermedad. El Covid-19 es una enfermedad infecciosa causada por un nuevo virus (coronavirus) que no se había detectado anteriormente en humanos. El nombre compuesto por “co” es por “corona”, “vi” por “virus” y “d” por “desease” (“enfermedad”, en inglés) y 19 se refiere al año en que surgió el brote. Este causa una enfermedad respiratoria como la gripe (influenza), con diversos síntomas (tos, fiebre y otros) que, en casos graves, puede producir neumonía. El nuevo coronavirus se propaga principalmente por contacto directo (1 metro o 3 pies) con una persona infectada cuando tose o estornuda, o por contacto con saliva o secreciones nasales.

En una conferencia realizada el 11 de marzo, el director de la OMS comentó que en las dos últimas semanas el número de casos de Covid-19 fuera de China se había multiplicado por 13 y los países afectados se había triplicado. Para la fecha descrita, había más de 118 mil casos en 114 países y 4,291 personas fallecieron.

“Infórmese bien. Si usted tiene tos, fiebre y más de 60 años, recurra a un médico o llame a los números 1517 o 1540. Evite especulaciones y falsos testimonios. Tome medidas de higiene”.

Según la OMS, el número de casos, víctimas mortales y países afectados aumentará aún más. La OMS mostró su preocupación tanto por los alarmantes niveles de propagación y gravedad, como por los niveles de inacción. Su director comentó que, a pesar de que nunca antes se había administrado una pandemia provocada por un coronavirus, esta podría ser controlada; sin embargo, para su logro es importante que los países adopten medidas urgentes y agresivas para cambiar el curso de la pandemia.

Se hizo relación a no fijarse únicamente en el número de casos y la cantidad de países afectados. De los 118 mil casos notificados a nivel mundial en 114 países, más del 90% se concentra en tan solo cuatro países, y en dos de ellos –China y la República de Corea– la epidemia se encuentra en claro declive. A esa fecha había 81 países que no habían notificado ningún caso y 57 que habían notificado 10 casos o menos.

Con relación a Guatemala, que hasta el viernes pasado se detectó oficialmente el primer caso, la situación puede resultar manejable si desde el principio de la detección se realizan pruebas, se tratan y aíslan a los enfermos y se rastrea a las personas que tuvieron contacto. Se podría tener tan solo un grupo de casos y lograr una contención de la enfermedad para que no se dé la transmisión a nivel comunitaria.

El sistema de salud, la situación del agua potable, la desnutrición crónica y las enfermedades de la población son de tal complejidad que no pueden ser resueltos exclusivamente por el sector público, es una tarea de todos. Debemos de colaborar y enfrentarnos a esta situación con coraje y cordura, tanto a nivel individual, familiar, comunitario, municipal y gubernamental, como internacional.

Globalmente, varios países han tomado medidas estrictas. En Europa es de mencionar a Italia y España. Estados Unidos también reaccionó ante la situación, al igual que varios países del continente. 

En Guatemala también se han tomado medidas. Se inició con un estado de prevención, ahora se pasó a la contención. Se declaró el estado de Calamidad Pública, ratificado por el Congreso. Desde hace varios días se han estado armando equipos para lograr atender los primeros casos, se ha asignado un hospital específico para poner en cuarentena a los infectados, además se ha logrado un control y, según lo comunicado por el presidente de la República, se tienen los medicamentos y la logística para hacerle frente a la enfermedad. También se ha restringido el ingreso de personas que provienen de algunos países de forma temporal para evitar el contagio. 

El sábado, el Gobierno ordenó que los eventos deportivos deben hacerse a puerta cerrada o cancelarse, así como la suspensión de clases en escuelas, colegios y universidades por 21 días y  la detención de eventos religiosos y ferias patronales provisionalmente. No se podrán realizar actividades de más de cien personas. 

Infórmese bien. Si usted tiene tos, fiebre y más de 60 años, recurra a un médico o llame a los números 1517 o 1540. Evite especulaciones y falsos testimonios. Tome medidas de higiene, como lavarse las manos, usar pañuelos desechables, evite contacto cercano con las personas resfriadas y si se enferma, permanezca en casa hasta recibir instrucciones médicas.

Serán días difíciles, pero Guatemala saldrá adelante. Definitivamente habrá repercusiones económicas, pero puede ser una oportunidad para transformar la cultura de higiene de la sociedad. Es muy importante para que la enfermedad no se propague la reflexión y el buen comportamiento de cada uno de nosotros. ¿Cómo se piensa organizar con su familia para mantenerla sana? ¿Qué otras medidas deberían de tomarse? ¿Cómo se siente?