La mafia que controla la peor CC de nuestra historia

"La CC ha querido lavar la cara con una conferencia de prensa, que más parece una comedia o quizá mejor dicho una tragedia en la cual no se dio ninguna razón jurídica válida ni que justificara en forma alguna violar la Constitución".

La mafia que controla la peor CC de nuestra historia

Hoy estamos a un mes exacto de la violación masiva a la Constitución por parte de 4 “magistrados” de la Corte de Constitucionalidad.

Esos cuatro “magistrados” son Gloria Porras, Bonerge Mejía, José de Mata Vela y Neftaly Aldana. Esos cuatro políticos al servicio de la mafia política de la UNE y de Sandra Torres y Helen Mack han destruido todo el proceso de comisiones de postulación y con ello han descabezado al tercer poder del Estado, el Poder Judicial. Con el desastre de amparo provisional otorgado por estos cuatro a Helen Mack y al magistrado de Sala Ventura, se anuló todo lo actuado por las comisiones de postulación que tienen la responsabilidad de mandar la lista de candidatos calificados para substituir a los 13 magistrados de la CSJ y a los más de 130 magistrados de la Corte de Apelaciones en todo el país.

"La CC ha querido lavar la cara con una conferencia de prensa, que más parece una comedia o quizá mejor dicho una tragedia en la cual no se dio ninguna razón jurídica válida ni que justificara en forma alguna violar la Constitución".

Las Comisiones de postulación, en mi opinión, no debieron aceptar ni acatar una orden manifiestamente ilegal de los cuatro “magistrados” de la CC y debió haber mandado el listado de los candidatos ya calificados al Congreso el 12 de octubre, que es cuando el periodo constitucional de los actuales magistrados de la CSJ terminó. Todo este descalabro, con el cúmulo de presuntos delitos cometidos por los cuatro “magistrados” de la CC y potencialmente si firman cualquier resolución, por todos los magistrados de Sala y de Corte Suprema, son varios. Prevaricato, abuso de autoridad, usurpación de funciones, resoluciones violatorias a la Constitución y prolongación de funciones, entre otros, son algunos de los delitos a los que esos cuatro en la CC han colocado en riesgo de cometer a todos los magistrados de las cortes del país.

La CC ha querido lavar la cara con una conferencia de prensa, que más parece una comedia o quizá mejor dicho una tragedia en la cual no se dio ninguna razón jurídica válida ni que justificara en forma alguna violar la Constitución, pues es por la estricta y completa responsabilidad civil y penal de esos cuatro “magistrados” de la CC que firmaron ese amparo provisional y esa opinión consultiva que hoy todo el país está sin sistema de justicia por ya más de un mes. No sabemos cuántos meses o años más seguirá este delito cometido por los cuatro de la CC y su resultado que es dejar sin sistema de justicia a todo el país.

El Consejo de la Carrera Judicial ha dicho que se tardarán un año para calificar los expedientes de los magistrados que es el requisito que no exige la Constitución, pero que los cuatro de la CC tomaron de excusa para destruir todo el proceso de comisiones de postulación. Eso quiere decir que podemos pasar un año o más sin sistema de justicia ni cortes. ¿Y todo para que? Para que el siguiente Congreso, el del fraude en primera vuelta cometido por los magistrados del TSE y la CICIG en “alianza” con esos cinco magistrados del TSE que la causaron y la corrupción adentro de esa institución.

Ese es el estado de la “justica”, guatemaltecos: Estamos tomados por una dictadura ilegal e inconstitucional y una tiranía ejercida por amparos ilegales interpuestos por Jordán Rodas y Helen Mack para que la mafia de la UNE y los 20 diputados de extrema izquierda sean quienes escojan a los magistrados de las cortes y con ello la captura y la toma del poder judicial por la mafia UNE-Helen Mack y las ONG de extrema izquierda y las embajadas del G-13, que los financian y controlan y son sus titiriteros, sigan destruyendo a la República y usando el sistema de justicia como arma política y que la guerra política, judicial y mediática se perpetúe por cinco años más.

¡No tenemos por qué seguir tolerando a esta mafia!