Turismo competitivo

Turismo competitivo

Uno de los motores que se pueden impulsar para promover el desarrollo económico y sostenible es el turismo. No es el único en el que debemos descansar, pero sí uno de los que podemos, por el potencial y las ventajas comparativas del país, potenciar.

En ese sentido, sería importante no solo sentarnos a revisar qué hemos hecho en este aspecto, sino también tomar lecciones aprendidas y buenas prácticas de otros países.

No partimos de cero, al contrario, el sector de turismo tiene pendiente usar de forma efectiva los instrumentos de política pública que se han desarrollado para potenciar esta actividad.

Específicamente, el Plan Maestro de Turismo Sostenible (PMTS) 2016-2026, la Política General del Gobierno, la Política Nacional de Competitividad, decretos e iniciativas del Congreso de la República de Guatemala, entre otros. Estos instrumentos tienen el fin de optimizar la contribución del turismo en la generación y distribución del ingreso.

Uno de los aspectos, en esta materia, que recientemente se han discutido con mayor fuerza es la promoción de la competitividad turística nacional requiere de la adaptación de elementos de la administración de empresas, ya que la finalidad última de esta debe ser la maximización de utilidades económicas y sociales para el país.

No solo es crecer, sino desarrollar y generar condiciones para que esta actividad brinde beneficios para el país.

Con el propósito de contribuir con propuestas para que las próximas autoridades sean actores clave en la promoción de un turismo competitivo, en este espacio coloco algunas de las recomendaciones y reflexiones que se han presentado en algunos estudios de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes) y otros esfuerzos, públicos y privados, que se han dedicado a analizar la manera en que podemos potenciar el turismo.

La primera de ellas está relacionada con la coordinación y el trabajo conjunto entre los promotores del turismo competitivo para que sigan la misma ruta de acción. Esto con el objetivo de no duplicar esfuerzos, al contrario, que estos sumen y potencien.

Por ello, se recomienda continuar las estrategias turísticas que han tenido una implementación exitosa y suscitar la autoevaluación para no perder la perspectiva definida.

En términos concretos, dar seguimiento al Plan Maestro de Turismo, que brinda instrumentos a los guatemaltecos para optimizar esta actividad económica. Incorporar evaluaciones continuas al seguimiento de este plan para identificar dificultades y tomar las acciones pertinentes para corregirlas.

Un tercer aspecto, en este sentido, es fomentar los diálogos participativos e incluyentes entre los actores de la política para que estos coordinen acciones y alcancen acuerdos para una mejor implementación del plan.

La segunda de las recomendaciones es socializar la relevancia de la Cuenta Satélite de Turismo y la marca país.

Este objetivo se alcanza a través de realizar campañas nacionales para que se conozca la relevancia de Cuenta Satélite de Turismo y la marca país en la generación de bienestar, así como promocionar una identidad turística a favor de la competitividad.

Estas son un par de ideas que dejo sobre la mesa para que las autoridades que asumirán en enero próximo puedan considerar. El turismo competitivo es una oportunidad que podemos aprovechar. ¿Qué opina usted?