¡No puede haber segunda vuelta!

“No podemos aceptar que se haga una segunda vuelta sin ninguna garantía”.

¡No puede haber segunda vuelta!

¡Guatemala ha sido ultrajada de la forma mas vulgar, flagrante, evidente y palmariamente demostrada!

El proceso electoral de 2019 es gracias a un TSE rebelde, renegado y violador de la Ley Electoral, los derechos humanos y los derechos constitucionales de todos los guatemaltecos. Convalidó un proceso electoral en primera vuelta en junio de 2019 y está a días de ¡volver a cometer otro fraude este próximo 11 de agosto!

Se ha demostrado, primero, que: Se alteró al menos un 30% de las actas al digitarlas y al ingresarlas al sistema de cómputo, el que además es una basura inservible y demostrado por expertos internacionales y locales que está hecho sin medidas efectivas de seguridad, y fue penetrado y fueron tomados todos los datos de la base de datos que debería ser segura: Los 40 gigabytes de todas las imágenes electrónicas de las 105 mil actas de resultados finales en las 22 mil mesas en todo el país. Segundo, que al TSE no le importa ni cumplir, ni velar porque se cumpla la Ley Electoral con justicia, mucho menos le importa la Constitución; y tercero: Que el fraude fue mecánico con las masivas alteraciones de los digitadores, muchos de los cuales pertenecen a partidos políticos y con un software desastrosamente elaborado con fallas catastróficas que, por boca del mismísimo director de Informática y los cinco magistrados del TSE, ¡estaba duplicando resultados para diputados y alterando los resultados!

“No podemos aceptar que se haga una segunda vuelta sin ninguna garantía”.

Mi premisa es muy sencilla: Mismos magistrados traidores a la Constitución, mismo software, mismos digitadores: Exactamente el mismo fraude. Lo crucial es que Giammattei y Sandra Torres solo están de 6% a 9% de diferencia con una ligerísima ventaja de menos de 500 mil votos a lo mucho para Giammattei. Ya se ha demostrado que en primera vuelta colocaron mal y desplazaron mas de 650 mil votos solo con una revisión parcial de las miles de miles de actas alteradas, que no garantiza, a ninguno de nosotros, que no lo volverán a hacer, especialmente si los mismos culpables salen diciendo que “ya está todo arreglado” y que “ya no hay ningún problema”, sin auditoría externa del software por algún tercero independiente.

Guatemala Inmortal, un grupo cívico ciudadano, presentó querella y denuncia penal, signada por cuatro valientes mujeres guatemaltecas; con mas de 700 actas alteradas y la CSJ decidió ilegalmente y en prevaricato flagrante no trasladar el antejuicio como la ley y la Constitución mandan al Congreso de la República para que se integre la comisión pesquisidora y sea esta la que determine si hubo o no indicio de delito de los cinco magistrados titulares incompetentes del TSE.

¿Qué o cómo nos puede garantizar este TSE la transparencia y la confiabilidad de esta nueva ronda de elecciones? ¿Por qué no se hizo la revisión completa de las actas y la auditoría forense del software como los cinco magistrados del TSE prometieron? ¿Por qué aceptaron hacerle una reforma desastrosa a la Ley Electoral que la UNE maquinó de la mano de Todd Robinson, el peor embajador de los EE. UU. que jamás nos han enviado? ¿Por qué el TSE se volvió juez y parte y litigó contra Zury Ríos y no acató el amparo provisional que la CSJ le ordenó como ya lo había hecho el último TSE y apeló el amparo como si fuese un partido político volviéndose un actor político en lugar de un tribunal imparcial? ¿Por qué emitió un reglamento inconstitucional para censurar las preguntas en los debates a los periodistas violando flagrantemente la Constitución? ¿Por qué el MP no persigue este rosario de delitos flagrantes del TSE, la CSJ y la CC?

¡Este proceso electoral fue violado por la incompetencia, corrupción y dolo de los magistrados del TSE que estaban obligados a defenderlo y transparentarlo! Por todo ello y por múltiples delitos, violaciones, omisiones y aberraciones del Registro de Ciudadanos (inscribiendo a narcos, a candidatos como a Torres con 22 denuncias penales pendientes y a delincuentes convictos como Portillo y Arnoldo Vargas, y a grupos delincuenciales como UNE, Codeca, MLP y Semilla sin cumplir con la Ley Electoral) y las múltiples violaciones y delitos flagrantes del TSE. Por todo ello es que no podemos aceptar que se haga una segunda vuelta sin ninguna garantía en lo absoluto que se respete en forma alguna la voluntad popular tal y como está plasmada en la papeleta del voto ciudadano.

Por todo ello no debe haber segunda vuelta y los cinco magistrados del TSE y el registrador de Ciudadanos deben ir a la cárcel y ser perseguidos penalmente junto con los tres magistrados prevaricadores del la CC y los magistrados de la CSJ que reiteradamente han violado la Ley de Antejuicios y protegido a estos presuntos delincuentes. ¡El Estado de derecho fue podrido y violado por los mismísimos magistrados que fueron designados y juramentados como abogados y como funcionarios jurisdiccionales para defender y respetar la ley y la Constitución! ¡Estos individuos representan lo peor del gremio de abogados y le acarrean vergüenza, pena y desgracia a la República y a nuestra sagrada Constitución! ¡Deben ser removidos y procesados penalmente y el MP debe hacer su trabajo y su harta obligación!