Las claves de éxito para la segunda vuelta

Las claves de éxito para la segunda vuelta

La segunda vuelta electoral entra en un momento político en el que la atención de los actores políticos no está necesariamente en la campaña electoral.

Usted no me dejará mentir, pero este “ballotage” está muy apagado. Los partidos y candidatos, a pesar de que el contexto les da oportunidades, no despegan ni están levantando pasiones, mucho menos interés en el votante.

Este contexto está alimentado por el cansancio y una creciente apatía de los ciudadanos frente al proceso electoral. Sin embargo, en un poco más de un mes regresaremos a las urnas a elegir al próximo presidente y vicepresidente del país. Eso es lo único que está definido hasta el momento.

Vamos y UNE tendrán que salir con todo en esta fase del proceso electoral a conquistar y convencer electores.

En este sentido, son varias las variables que pueden influir en el desempeño electoral. Una son las características y las habilidades de los candidatos que están compitiendo y cómo se desenvolverán en estos días.

En la campaña se pondrá a prueba el carisma de los candidatos y la capacidad que tendrán para conectar con el votante. De qué manera las personas se lograrán identificar o podrán encontrar esperanza en las campañas, los candidatos o las propuestas que presenten.

Lograrán despertar interés o bien representar el cambio en el país. O, todo lo contrario, los votantes asociarán a los candidatos con el continuismo y no despertarán interés. Por ejemplo, la actitud que tomarán frente a las acciones del gobierno. ¿Serán críticos o benévolos?

Aquí entrarán a jugar factores como la manera en que los candidatos están comunicando sus ideas y propuestas en conferencias de prensa, foros o debates, los discursos en las tarimas y las campañas de información o desinformación que circulen.

En este caso, el llamado es para que responsablemente no contribuya a circular campañas negras que se activarán con más intensidad conforme se acerca el día de la elección.

Por otro lado, la estructura partidaria también jugará un papel importante el día de la elección. La capacidad de organización y movilización serán clave en un contexto de mucho desinterés y apatía.

La clave es asegurar votos. Aquel partido que logre de manera efectiva aceitar y activar una estructura sólida el día de la elección tendrá más oportunidades de ganar.

En este sentido, en el tablero electoral también importarán las alianzas que los candidatos realicen y cómo las presenten y manejen. La búsqueda de actores políticos que refuerzan las estrategias partidarias, principalmente a nivel local, es clave para esta segunda vuelta.

Los binomios tendrán que poner a prueba su liderazgo y la habilidad estratégica de negociación para sumar cuadros que alimenten el caudal electoral.

Los partidos y sus binomios recorrerán el país en busca de apoyo de alcaldes y diputados. En principio deberán consolidar su estructura partidaria y asegurarse el apoyo en la segunda vuelta, tanto de los que lograron su elección o reelección como los desfavorecidos con el voto en la primera vuelta. Esto es clave.

El peor escenario es que el desánimo y la derrota electoral sufrida por las estructuras locales debiliten al partido.

Por otro lado, los binomios también saldrán a convencer a alcaldes y diputados de otras organizaciones partidarias. Evidentemente, tanto en el caso de las estructuras del mismo partido como las externas, la habilidad para alcanzar acuerdos será determinante.

En este caso no importa tanto el número, sino la calidad y fuerza territorial que tenga la estructura partidaria que se sume al proyecto político. La gestión política de estas alianzas no es fácil y demanda mucha capacidad estratégica. Cada decisión debe ser evaluada y analizada para no cometer errores que debiliten la estrategia.

Otro de los aspectos que en esta elección tendrán un peso especial es el desempeño que los candidatos tengan en sus redes sociales y cómo logren manejar no solo su imagen, sino utilizar estos espacios para difundir sus mensajes de campaña.

Las piezas se están moviendo y posicionando en el tablero electoral. ¿Quién realizará los mejores movimientos? ¿Qué opina usted?