¡A disfrutar la Semana Santa!

“Ponga su teléfono en modo vacaciones y relájese un poco. Tome un tiempo para usted mismo. Consiéntase. Dese un gustito. Después de tanto trabajo, se lo merece. ¡A cargar pilas!"

¡A disfrutar la Semana Santa!

Inicia el verano y la Semana Santa. Los colores, olores y sabores son fabulosos en esta época en Guatemala. Disfrutamos las flores, el calorcito y además ya viene el descanso.

Ha sido un año lleno de desafíos para el país. Preocupa el evento electoral. A pesar de todas las esperanzas que había de que esta reforma electoral iba a cambiar el panorama, la situación está cuesta arriba. Pero ahora es momento de irse despegando por un rato de la política y disfrutar. Es importante que programe algo diferente durante la semana y se ponga por un rato en pausa.

Soy fanática de las procesiones, los sagrarios, las alfombras y en general de las actividades de Semana Santa. Particularmente en La Antigua, lugar donde desde muy pequeña aprendí de las tías a apreciar cada momento de la Semana Mayor. 

Escuchar de las hermandades es apasionante. Es un trabajo arduo y de mucha dedicación; una ejemplar organización de equipo y logística. Devoción y esmero por hacer de las procesiones algo que nos recuerde la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Aprecio las andas hermosas y el compromiso de miles de guatemaltecos que invierten tiempo y esfuerzo para tener estos cortejos; cada hermandad con su cultura y sus costumbres. “Cargar es un honor”, me decía recién un amigo. Tengo conocidos que participan en varias procesiones y dedican toda la semana a esta actividad. Algunos dejan su viaje de placer y se presentan al turno que les toca. Bonito… 

“Ponga su teléfono en modo vacaciones y relájese un poco. Tome un tiempo para usted mismo. Consiéntase. Dese un gustito. Después de tanto trabajo, se lo merece. ¡A cargar pilas!

Las procesiones son un arte. Lejos de desaparecer, cada vez hay más y la tradición pasa de generación en generación y va mejorando. Se tienen que coordinar con las municipalidades, programar los recorridos y garantizar a los cargadores. 

Las alfombras son muy creativas. Tradicionalmente eran de aserrín o de flores, ahora han dado por adornarlas con verduras y frutas. Hay unas muy exóticas. Requieren de planificación de semanas atrás. Primero se debe pensar en el diseño, concretar el tamaño, definir el tipo y coincidir en el estilo. Luego deben encargarse y comprarse los materiales como las flores, el pino o el aserrín. Además, si requiere de moldes, estos deben solicitarse a expertos y tenerlos listos para el día programado. Muchos cuelan el aserrín y hasta lo tiñen de distintos colores.   Otros esparcen pétalos de flores y cortan vástagos. También se requiere de voluntarios para hacer la alfombra. Desde que se arranca sobre el asfalto o piedras hasta que pasa la procesión toma varias horas. Una vez terminada debe regarse y resguardarse para que esté nítida al pasar la procesión. Es divertido y alegre, especialmente cuando se hace con amigos, en familia, niños o con vecinos. 

Si no tiene planes, le recomiendo visitar el jueves los sagrarios. Las iglesias se esmeran en poner lindos sus altares y huertos. Es rico el olor a corozo. Son espacios de paz y reflexión. 

Programe ver la salida o entrada de una procesión, es una linda experiencia. Independientemente de su religión, no se lo pierda. Es un momento muy emotivo, solemne, eriza la piel, llega al alma. De hecho, un amigo extranjero que viaja por el mundo me comentó: “No he vivido algo similar en ningún lugar del planeta”.   

El viernes se presta para pasear por las calles donde las alfombras son un manjar para la vista y el corazón. Las ciudades y los pueblos se convierten en parques de color y armonía. Espere la procesión en una esquina y observe el anda, las imágenes; los rostros de los cargadores, los dirigentes y los músicos. Perciba el olor a incienso y conviva con toda la mística alrededor. Las marchas fúnebres son intensas. Este día hay varias procesiones, puede consultar los horarios y planificar (https://www.cucuruchoenguatemala.com/).

Tome en cuenta que no podrá circular en carro tan fácilmente. El sol estará intenso. Puede ser que llueva, suele suceder en esta época. Si se queda en casa, también podrá apreciar todo esto en la televisión o escucharlo en la radio. Realmente, el país se transforma en esta época. 

También disfrute la buena comida. Qué sabroso es un pescado a la vizcaína con arroz y de postre unos deliciosos molletes o torrejas. Adicionalmente se pueden beber distintos refrescos, en especial el de chilacayote. Luego tendrá el sábado para descansar y acompañar a la Virgen Dolorosa. Para muchos el domingo es la celebración más importante, la Pascua.

Ponga su teléfono en modo vacaciones y relájese un poco. Tome un tiempo para usted mismo. Consiéntase. Dese un gustito. Después de tanto trabajo, se lo merece. ¡A cargar pilas!