¿Qué exigir a los candidatos en seguridad alimentaria?

¿Qué exigir a los candidatos en seguridad alimentaria?

La campaña electoral es el espacio para analizar las propuestas que los candidatos presentarán para solucionar los problemas que enfrentamos en el país. En este sentido, uno de los aspectos que se debe discutir y analizar a profundidad, con responsabilidad y seriedad, es la seguridad alimentaria y nutricional.

En esa línea de ideas, deseo compartir en esta columna algunos aspectos sobre esta temática, especialmente desde la perspectiva de políticas públicas. Un primer paso es definir el problema a solucionar, es decir tener claro qué se está entendiendo por seguridad alimentaria.

Por ejemplo, saber cómo los candidatos definen la malnutrición, desnutrición, y las diferencias entre la desnutrición crónica y aguda, entre otros aspectos. Esto ayuda a definir el problema y a establecer las acciones a tomar, y desde la perspectiva de campaña electoral, lo que la ciudadanía debe exigir y demandar a los candidatos.

Los mensajes de campaña y los pocos programas de gobierno que hasta el momento se han presentado son bastante pobres en propuestas sobre seguridad alimentaria y nutricional. Me gustaría escuchar qué están pensando hacer los candidatos a presidente, diputados y alcaldes, desde sus respectivas funciones.

Escuchar propuestas realistas, viables y con una lógica de política pública y no las tradicionales propuestas irrealistas y populistas que no resuelven los problemas.

La idea no es inventar el agua azucarada, ya que el país cuenta con una institucionalidad bastante robusta y desarrollada para atender esta problemática.

En gran medida, varios expertos en la temática enfatizan que los principales problemas están en la forma en que se implementan las políticas y la coordinación y articulación programática e institucional entre los actores que están involucrados en la agenda de seguridad alimentaria. Desde luego, se debe evitar la instrumentalización de las acciones que se toman en esta materia con fines partidarios y electorales.

Por ello, resulta interesante para la discusión en la campaña electoral conocer de qué manera los candidatos implementarán los cuatro pilares de la Seguridad Alimentaria Nutricional (SAN) y que nos presenten cómo implementarán la Política de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Polsan).

Por otro lado, saber que harán en el Sinasan, que es el conjunto de instituciones que coordina las acciones para que en Guatemala se alcance la seguridad alimentaria. O bien, las acciones que impulsarán en la dirección política del Sinasan, que descansa en el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional –Conasan–, o las prioridades que se impulsarán en la coordinación y planificación técnica, que está a cargo de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional –Sesan–, y de qué manera se evidenciará la voluntad política en la ejecución de las políticas, definidas en los campos de dirección política y la planificación técnica, en los ministerios, secretarías y entidades privadas que forman parte del Conasan.

En Guatemala tenemos la ventaja que la “institucionalidad” necesaria para atender la seguridad alimentaria es bastante robusta en términos de instituciones, procesos, espacios y funciones que se establecen en la Polsan; el problema ha sido la voluntad política y el interés en implementar políticas que sean sostenibles en el tiempo, así como la necesaria coordinación, técnica y política entre los diferentes actores e instancias vinculadas en la Polsan.

Las políticas deben implementarse desde una perspectiva de políticas de Estado y no de gobierno, con un enfoque integral y así dar continuidad a las cosas que se están haciendo bien y reformular aquellas que no están dando los resultados esperados.

Ahora el trabajo es de nosotros, los ciudadanos. ¿Qué les exigirá a los candidatos? ¿Qué debe buscar en sus programas de gobierno, si es que presentan? ¿Se apunta?