Guatemala debe mejorar de forma orgánica

“El empresario guatemalteco, indígena y no indígena, extranjero y nacional, ha demostrado que en Guatemala se puede prosperar y crecer a pesar de todo”.

Solo los guatemaltecos, por muy difícil que parezca, podemos arreglar los problemas que nos aquejan. 

Guatemala ha demostrado tener un sector privado y una dinámica empresarial muy fuerte y que crece año con año a pesar de la violencia y obstaculización constante generada por grupos de choque violentos como CUC, Codeca y Conic y similares, y el constante litigio malicioso y en contubernio con algunos jueces y magistrados corruptos al igual que con algunos fiscales puestos para hacer mafias desde el tiempo de Paz y Paz y Thelma Aldana.

“En el ámbito de seguridad y defensa, el Ejército y la Policía deben ser desplegados en fronteras, carreteras y zonas de mayor criminalidad para reducir el crimen violento”.

El empresario guatemalteco, indígena y no indígena, extranjero y nacional, ha demostrado que en Guatemala se puede prosperar y crecer a pesar de todo.

Si algo tiene el empresario guatemalteco es resiliencia, constancia y cada vez más debido a los ataques violentos y constantes, un espíritu de cuerpo y propósito común en esta guerra de cuarta generación por Guatemala.

Ese espíritu de cuerpo y espíritu de lucha debe fomentarse, enfocarse y dedicarse constantemente para contrarrestar por todas las vías políticas y legales los esfuerzos ilegales y violentos de la extrema izquierda y sus ONG.

La arrogancia de algunos embajadores y ONG extranjeras debe ser combatida frontalmente y se deben cortar relaciones permanentemente con embajadas que han demostrado financiar a estos grupos violentos de la extrema izquierda nacional. Debemos empezar por cortar relaciones con Cuba, Venezuela, Nicaragua, Suecia y Noruega, y con ello mandar al mundo una clara señal que no permitiremos injerencia extranjera ilegal en nuestros asuntos internos.

“El empresario guatemalteco, indígena y no indígena, extranjero y nacional, ha demostrado que en Guatemala se puede prosperar y crecer a pesar de todo”.

En el ámbito nacional hay que presionar a todos los partidos que no sean de izquierda a tener una política fiscal conservadora de presupuesto balanceado y cero deuda pública, reducción de dependencias públicas que hayan sido tomadas por la izquierda, reducción de los impuestos, austeridad fiscal y una expansión de los mercados internacionales para los bienes y servicios guatemaltecos, el Minex debe transformar al menos en un 50% de su presupuesto en fomentar las inversiones en Guatemala y proveer los productos guatemaltecos en el extranjero.

En el ámbito de seguridad y defensa, el Ejército y la Policía deben ser desplegados en fronteras, carreteras y zonas de mayor criminalidad para reducir el crimen violento.

Se bebe sofisticar el combate al crimen de las maras: Extorsión, secuestro y violaciones con grupos especializados de fiscales y policías y grupos de inteligencia contra el crimen que preparen la evidencia para presentar en juicio contra esos criminales.

Esto debe hacerse de la mano de convenios permanentes de capacitación y entrenamiento con el FBI de los EE. UU. y demás agencias federales que combaten el crimen trasnacional adentro y afuera de los EE. UU. De la misma forma se debe atraer la cooperación con el Estado de Israel en inteligencia civil y militar contra el crimen organizado trasnacional para volvernos en un apoyo a nuestros aliados en el Partido Republicano y con la derecha israelí.

Debemos ejercer el poder público para el bienestar de los ciudadanos y obligar al poder político desde lo privado a levantar económicamente a Guatemala y llevarla a crecer al 7% anual o más. Esto es posible si un sector privado, iglesias y Ejército se unen, hacen alianzas estratégicas y luchan contra el oponente y la amenaza común: La extrema izquierda nacional e internacional y sus corruptas ONG.

¡Guatemala puede! ¡Guatemala sabe como hacerlo! ¡Guatemaltecos, unidos, lo vamos a lograr!

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.