Los partidos calientan los motores

“Algunos diputados están pensando en que si esta reforma no se logra tendrán que pelear judicialmente la inscripcción de su candidatura. Este escenario contribuirá a la judicialización del proceso electoral”.

Los partidos calientan los motores

Las primeras piezas del ajedrez electoral empiezan a perfilarse en el espectro político. Los partidos han empezando, en los últimos meses, con una actividad organizativa intensa de preparación de cara al evento electoral.

Por un lado, están en su doble ciclo de asambleas (municipales, departamentales y nacionales), tanto para mantener vigente y legal su estructura como para postular a sus candidatos. Aunque estas actividades no han sido publicitadas ni promocionadas ampliamente, son importantes para empezar a analizar el “estado de fuerza” y las posibilidades de éxito electoral que tendrán en las elecciones.

Esta dinámica ha estado en medio de la incertidumbre sobre la posible cancelación de algunos partidos políticos. Veo muy remotas las posibilidades de que algún partido político se cancele en el futuro cercano. Los procesos y tiempos que el proceso de cancelación conlleva, sumado a varias acciones legales que los mismos partidos han interpuesto, son las variables que seguramente pesarán para que lleguemos a la convocatoria y no se cancele otro partido.

Por otro lado, el proceso de preparación también está afectado por las posibilidades legales que tendrán los diputados para moverse de partido y buscar la reelección. Recordemos que la Ley Electoral y de Partidos Políticos -LEPP- prohíbe a que los diputados puedan ser postulados por un partido distinto al que fueron electos.

“Algunos diputados están pensando en que si esta reforma no se logra tendrán que pelear judicialmente la inscripcción de su candidatura. Este escenario contribuirá a la judicialización del proceso electoral”.

Por ello, reformar este artículo y permitir el transfuguismo es una de las prioridades de varios diputados y partidos, y a su vez un elemento de peso para configurar el escenario electoral. Diputados que desean buscar la reelección están rezando y cruzando los dedos, y a su vez, varios partidos están utilizando sus cartas de negociación en el Congreso para que la reforme se apruebe.

No obstante, algunos diputados están pensando en que si esta reforma no se logra tendrán que pelear judicialmente la inscripción de su candidatura. Este escenario contribuirá a la judicialización del proceso electoral. En ese contexto, las cortes jugarán un papel clave, principalmente la Corte de Constitucionalidad -CC-, que será nuestro VAR electoral, haciendo una analogía futbolística.

En medio del doble ciclo de asambleas y de la reforma al 205 de la LEPP, los partidos también están buscando invitar y amarrar candidaturas en los diferentes niveles en los que participarán. La tarea no ha sido fácil. Factores como la desconfianza hacia los partidos políticos, la desinformación, el clima político nacional y la apatía política hacen que la identificación de liderazgos sea una tarea ardua para las organizaciones. El peor escenario es que compitan los mismos candidatos y que se pierda la oportunidad de renovar los liderazgos político-partidarios.

Por otro lado, el trabajo de los partidos se ha visto afectado por un clima de incertidumbre que prima en materia de financiamiento. Los casos y las investigaciones sobre financiamiento electoral han sembrado dudas y temores en los financistas. El desafío en este aspecto es fortalecer un sistema transparente de control y fiscalización que fortalezca el sistema de partidos y la democracia.

Lamentablemente, las últimas reformas al Código Penal ponen cuesta arriba este objetivo y generan condiciones para que continúen imperando las prácticas de financiamiento dañinas y perversas que han primado en las elecciones. En este aspecto el TSE debe aclarar muchas dudas que tienen los partidos y los financistas sobre las nuevas normas de control y fiscalización.

Realizar las asambleas ordinarias de organización y las de postulación, definir las candidaturas en los distintos niveles, así como buscar recursos para financiar las actividades partidarias se constituyen en las prioridades que tienen los partidos políticos de cara al proceso electoral. La elección está a la vuelta de la esquina: Pasa el fiambre, la quema del diablo, la Navidad y el Año Nuevo, y en un parpadeo entramos en la contienda electoral. ¿Qué opina usted? ¿Cómo ve el escenario electoral?