Mujer y poder

“Hay poca fe en los políticos y gran expectativa por el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador”.

Mujer y poder

La semana pasada tuve la oportunidad de unirme a un grupo de mujeres muy activas que organizaron el Segundo Congreso Internacional denominado “Mujer & Poder” en la ciudad de Morelia, Estado de Michoacán, en México, en donde se dieron cita más de 800 profesionales.

Compartí mi experiencia en el Ministerio de Educación de cómo, si tienes un gran sueño, logras alcanzarlo. Con un plan concreto, equipo de trabajo profesional y cinco metas (primaria completa, reforma educativa en el aula, la escuela es de la comunidad, educación en el siglo XXI y tecnología, e interculturalidad) evaluadas cada año y haciendo estrategias para alcanzarlas, obtuvimos energía, alegría y resultados. Claro que siempre van a existir obstáculos, pero si el sueño es poderoso y priorizas la misión primaria de la institución, en este caso los alumnos, antes de los políticos, los sindicalistas, los envidiosos y los antisistema, se tiene éxito.

Aprendí mucho de las compañeras, sus ponencias y de todo lo que hacen para ser empresarias y líderes. Innovan, aprenden y se arriesgan. Son una red fuerte que ha crecido en los últimos años. Muchas de forma voluntaria apoyan a otras, y el valor más apreciado en el grupo es el servicio.

Morelia es una ciudad muy bonita, similar a La Antigua Guatemala. Su centro histórico ha sido reconocido por la UNESCO como “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, rodeada de iglesias, conventos, palacios, edificios antiguos, bibliotecas, el acueducto, museos y sitios culturales. Caminarla es un placer. Se convive con mucha gente joven y además se come muy bien. La Catedral es majestuosa y el ambiente muy agradable, lleno de cultura y alegría. Comparten rezagos aún no superados a nivel de Latinoamérica, como falta de planificación, poca limpieza, ventas callejeras, indigentes, transporte deficiente, algunas calles inundadas, algo de inseguridad, servicios de educación y salud insuficientes, y constantes manifestaciones en contra del gobierno por corruptos e insensibles. Pero positivamente también viven la solidaridad, la lucha por la paz, la promoción de sus pueblos mágicos y el orgullo de ser mexicanos.

“Hay poca fe en los políticos y gran expectativa por el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador”.

Conversando con varios ciudadanos descubrí que están contentos con lo logrado, especialmente haber superado el atentado terrorista que sufrieron hace una década y lo que implicó. Estando en los actos de independencia, el 16 de septiembre de 2008 sufrieron una serie de ataques contra la población civil durante la ceremonia del 198 aniversario del Grito de Independencia, en pleno centro histórico de la ciudad. “Tiraron granadas, agredieron a varios de los presentes y todos entramos en pánico”, me comentaba una amiga, experta en seguridad. Lamentablemente nunca se identificó claramente quiénes fueron; sin embargo, se relacionó a un grupo de narcotraficantes disputándose el territorio y aparentemente en contra del gobernador del estado.

Hay poca fe en los políticos y gran expectativa por el próximo presidente Andrés Manuel López Obrador (#AMLO), y su partido Morena, aunque también hay temor por sus promesas vacías y simplistas. A pesar de que representantes del gobierno estatal y del alcalde estuvieron presentes en la inauguración del congreso “Mujer & Poder”, no obtuvieron apoyo oficial. Peor aún, el ayuntamiento, a cargo del nuevo presidente municipal, Raúl Morón de Morena -quien prometió un gobierno plural y de cooperación durante su campaña- les retiró abruptamente, un día antes del evento de gala del congreso, la autorización para celebrarlo en el Palacio del Ayuntamiento. Lo que solo gracias al dinamismo y creatividad de las organizadoras consiguieron otro lugar, pero lucieron muy mal las autoridades ya que se había anunciado, planificado y confirmado. 

El sábado fui a dar una vuelta por la plaza central. Pude visualizar toldos, tarimas, bocinas, pantallas y un despliegue de la policía y de seguridad fuera de lo normal. Con gran sorpresa aprecié la presencia del presidente electo López Obrador dando un discurso, como parte de la gira de agradecimiento que está realizando en todo el país. Algunas de sus promesas: acabar con la corrupción de forma inmediata, reducir el tamaño y sueldos de la burocracia, eliminar el amiguismo, viajar en línea comercial y ahorrar para que alcancen los recursos. De regreso a Guatemala, me lo encontré en el avión del vuelo de Morelia al Distrito Federal. No resistí la tentación y le pregunté cómo iba a acabar con la corrupción tan pronto. Solo me dijo “lo vamos a lograr”. Le comenté que en Guatemala hace tres años habíamos sacado a un presidente por corrupto, pero aún no cambiaba nada en el país. Solo respondió “esos corruptos ni comparación con los políticos de acá”, entonces le respondí “si tiene éxito, favor compartir la receta”. 

Un viaje muy interesante y revelador. Debemos trabajar por Latinoamérica para que sea un lugar en el mundo lleno de niños sanos, mujeres empoderadas, jóvenes con oportunidades, hombres colaboradores y políticos comprometidos. Merecemos vivir en paz, armonía y con prosperidad. ¿Cómo motivamos a las mujeres a emprender? ¿Qué cambios debemos realizar los latinos para lograr el desarrollo y el bienestar? ¿Tendrá AMLO la solución para combatir la corrupción?