Los ofendidos sistemáticos

“Lo que más les dolió fue el tweet casi automático del secretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo”.

Los ofendidos sistemáticos

Era de esperarse, se les desmorona su teatro y su farsa de “lucha contra la corrupción”, donde los perseguidos de oficio sin derecho de defensa ni derechos humanos eran los empresarios y los militares, y los criminales de izquierda tanto en ONG como en partidos políticos con los que convivieron y conviven ya por largas décadas, y con los que colaboran y acuerpan, ya no tendrán al “non grato” colaborador de las FARC y fabricante de testigos falsos y evidencia falsa, ya no estará aquí para defenderlos de sus múltiples y continuos delitos de corrupción, abuso de autoridad, prevaricato, usurpación de funciones y decenas y decenas de resoluciones violatorias a la Constitución.

Estamos presenciando ante nuestros ojos, de la mano de una administración por la cual ya nadie daba nada, una reacción de política exterior y política interna que no solo ha reafirmado la autoridad pública, perdida el 14 y 15 de septiembre de 2017, sino que llega a su fin más de una década de corrupción, abuso de autoridad, usurpación de funciones, prevaricato y fabricación sistemática de testigos y evidencia falsa, de la CICIG, una aberración inconstitucional, que no solo está destruyendo la Constitución, sino enseñándole a fiscales cómo se hace para abusar del poder y desnaturalizar la ley, el procedimiento penal, destruir la Constitución y las garantías procesales de la presunción de inocencia, el debido proceso y el derecho de defensa, y el principio de legalidad, entre otras muchísimas aberraciones y abusos de tres excomisionados, todos ellos izquierdistas mandados por la ONU en colaboración y contubernio con el Departamento de Estado de Obama y Hillary Clinton (una de las familias políticas más corruptas y traidoras a los EE. UU. de la historia) y que ahora, gracias a la habilidad de la canciller de la República, Lic. Sandra Jovel, y su colaboración directa con la embajadora estadounidense de Donald Trump en la ONU, Nikki Haley, que vino a evidenciar los abusos de la CICIG, y que ayudó al gobierno de Guatemala en su intento por sacudirse esta burocracia violadora de los derechos humanos y de la Constitución guatemalteca en la que rápidamente se convirtió la CICIG.

“Lo que más les dolió fue el tweet casi automático del secretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo”.

Lo que más les dolió fue el tweet casi automático y muy rápidamente después del anuncio de la orden presidencial del mismísimo secretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo, en apoyo a la soberanía y a la decisión soberana de Guatemala de cancelar la CICIG. Eso y la foto una semana antes de las sonrientes canciller Jovel y embajadora Nikki Haley les ha dejado brincando de odio, insultos, llamados a la sedición, actos violentos en las carreteras y el intento frustrado, de forma totalmente profesional y correcta por la PNC, el Ejército de la República y la SAAS presidencial, de volver a hacer los actos de vandalismo y violencia vulgar este 14 y 15 de septiembre de 2018. ¡Pero no se pudo! ¡Se les acabó la fiesta! La autoridad pública regresó al país de la mano de funcionarios valientes como el ministro de la Defensa, el ministro de Gobernación, el Consejo Asesor de Seguridad Nacional, y la canciller de la República, ya sin los funcionarios traidores impuestos y nombrados al gabinete de gobierno por presiones y abusos del abusivo, grosero e insolente Robinson, de amarga memoria en el país y en la diplomacia regional, y ahora ya con un presidente Morales aliado a Israel, con la importantísima movida de la embajada guatemalteca a Jerusalén, hecho que tuve el honor de reportar, y la alianza y recibimiento en la Casa Blanca del presidente Morales por el presidente Trump el año pasado.

La población no solo celebró el regreso del Ejército al desfile patrio tradicional del 15 de septiembre con vítores y aplausos para los cadetes de la Gloriosa Escuela Politécnica, sino que el pabellón nacional, una enorme bandera azul y blanco fue izada en la Plaza Central sin ningún contratiempo, debido al trabajo profesional y totalmente legal y justificado de la PNC, el Ejército y la SAAS. La autoridad se impuso y la extrema izquierda corrupta y oenegera que quería seguir sus insultos a funcionarios públicos, como por ejemplo golpear y agredir físicamente al ministro de Salud Soto Menegazzo o agredir físicamente a diputados del Congreso, tal como quisieron hacer con el presidente del Congreso, Arzú Escobar, el año pasado, no lo lograron hacer este año y nuestras fiestas patrias en todo el país, con presencia de la autoridad pública y despliegues militares y policiacos y de bomberos, en los desfiles patrios en todos los departamentos, se dieron con completa alegría profesionalismo y sin ningún incidente.

La CICIG está cancelada ya, acaba en 2019, el “non grato” Velásquez está expulsado ya también del país y la Cancillería guatemalteca ha dado 48 horas a la ONU y al secretario Guterres para que mande nuevos candidatos a comisionado o comisionada (tal y como literalmente reza el fallo de la CC) y no hay nada que esa izquierda corrupta y oenegera y los pocos “periodistas” de esos medios que viven de la fafa y la mentira puedan ya nada hacer para detener a un pueblo soberano que salió en paz y en orden a marchar el 2 de septiembre por la vida y la familia y en contra del aborto, y un pueblo soberano que está luchando fuerte y despertó para recuperar su soberanía, su libertad y su independencia. Le duela a quien le duela, Guatemala libre, soberana e inmortal está de regreso y llegó aquí para quedarse. Se les acabó la fiesta a abortistas, socialistas, oenegeros corruptos y embajadas y embajadores abusivos y entrometidos en asuntos internos guatemaltecos.