Seguridad y empleo, prioridades nacionales

"Julio es un mes particular ya que tres de cada 10 personas que trabajan recibirán un salario extra, el Bono 14, inyectando más de Q3,200 millones a la economía."

Seguridad y empleo, prioridades nacionales

Hace unos días tuve la oportunidad de observar una encuesta nacional que muestra que más de la mitad de los guatemaltecos opina que la delincuencia es el mayor problema del país; sin embargo, la mayor adversidad personal es económica, especialmente el desempleo.

Julio es un mes particular ya que tres de cada 10 personas que trabajan recibirán un salario extra, el Bono 14, inyectando más de Q3,200 millones a la economía.

Lamentablemente no se ha logrado en los últimos años generar mejores y más empleos. Se fija anualmente un salario mínimo que no va acorde con la productividad del país, lo que resulta excluir cada día a más personas del sector formal. En el año 2002 el 63% de las personas laboraba en calidad de asalariadas en el sector privado y tenía un ingreso mensual superior al salario mínimo; en el año 2017 apenas llegó a un 33%.

El empleo formal es escaso, especialmente para los jóvenes. En el año 2016 alrededor de 150 mil jóvenes se graduaron del diversificado, pero durante el año 2017 únicamente se crearon 13 mil plazas de empleo formal (equivalente al aumento de número de afiliados al IGSS de 2016 a 2017). Las opciones de empleo en donde los trabajadores puedan obtener los beneficios que otorga el Código de Trabajo son muy escasas en el país, razón por la que es imperante modernizar esta normativa.

Además, se calcula que hay alrededor de un millón de jóvenes entre 15 y 24 años que no estudian ni trabajan en el país. Obvio que la migración a Estados Unidos ya no es una opción. Deplorablemente el sistema educativo no reacciona ante la demanda educativa y capacitación del siglo XXI. La cobertura de la educación primaria ha disminuido a casi 80% y apenas cuatro de cada 10 jóvenes estudian la secundaria. El presupuesto del Ministerio de Educación se ha duplicado en la última década, pero no ha producido cambios sustantivos, razón por la que es el momento de cambiar el modelo de gestión y las modalidades de entrega. Toca diseñar un ministerio al servicio del aprendizaje de los niños y jóvenes de Guatemala aprovechando las ventajas de la era del conocimiento y la tecnología. Posiblemente el mayor reto del país para contar con un recurso humano preparado es la desnutrición crónica, que afecta a la mitad de los niños menores de cinco años, lo que los puede condenar a no lograr un mayor porvenir.

Los desafíos en la seguridad ciudadana continúan en Guatemala. Seguimos manteniendo una tasa de homicidios por 100 mil habitantes que va a la baja (de 26 en el año 2017 posiblemente a 23 en 2018), lo que se considera positivo.

Sin embargo, aún no se cuenta con la información de la encuesta de victimización que revelará la realidad de otros delitos como las extorsiones y los robos. Esta información permitirá generar estrategias e intervenciones para lograr mejoras e ir combatiendo la delincuencia. Las autoridades actuales del Ministerio de Gobernación tienen una forma muy particular de actuar. Invaden de datos e información sus redes sociales, pero no se comunican con la población. Semanalmente en la Policía Nacional Civil (PNC) se hacen cambios, especialmente de personal, sin explicar a la población a qué se deben sus decisiones. Hay una sensación que lo logrado en tema de carrera y profesionalización de la PNC se está perdiendo. Preocupan varios incidentes en las últimas semanas como despido de personal, ascensos poco claros, redistribución de agentes al servicio de la CICIG y los comentarios del exdirector de la PNC respecto a una persecución contra su persona y su familia. Habrá que hacer un recuento de los hechos de los últimos meses y analizar lo que está sucediendo para dar una opinión más calificada.

Estamos tan atados a la coyuntura que ya no pensamos a futuro. Sin visión difícilmente cambiaremos la situación de empleo y seguridad en el país. Es momento de hacer una pausa, poner los datos sobre la mesa, analizar los obstáculos, estudiar las mejores prácticas y tomar las decisiones acertadas para que el país salga adelante. ¿Cómo mejorar la seguridad ciudadana? ¿Considera que renovar la economía es uno de los mayores retos del país? ¿Qué hacemos para que los servicios de salud y educación estén al servicio de los ciudadanos?