Mar de plástico

“Uno piensa que esto es tarea de las grandes empresas; sin embargo, es la de todos. El impacto de una sola persona es enorme”.

Mar de plástico

El plástico es indiscutiblemente muy práctico. Recuerdo que, hasta hace pocos años, me encantaba comprar platos y vasos plásticos para las reuniones familiares y así no tener que mover ni un dedo, ni pasarme toda la tarde lavando platos, sinceramente era muy cómodo y conveniente.

Todo cambió el día en que vi un video donde le sacan, con un alicate, una pajilla plástica del orificio nasal a una tortuga marina. Estaba literalmente toda la pajilla completamente metida dentro de su nariz.

“Uno piensa que esto es tarea de las grandes empresas; sin embargo, es la de todos. El impacto de una sola persona es enorme”.

Me quedé impactada. ¿Cómo pudo llegar esa pajilla ahí?, ¿qué nivel de contaminación tienen los mares? Eso me llevó a buscar en internet: “Impacto del plástico en el medio ambiente”. Ese día decidí no volver a comprar ni una pajilla, ni un plato, ni un tenedor de plástico.

Vasos de duroport (50 años), lata de aluminio (350 años) botellas de plástico (450 años) pañales desechables (550 años) y bolsas de plástico (700 años).

Según Greenpeace México: “Más de 12 millones de toneladas de plástico llegan al océano cada año”, “en los últimos 10 años hemos producido más plástico que en el último siglo”, “por cada año, en el mundo se utilizan casi 500 billones de bolsas de plástico”, “el plástico toma en degradarse entre 500 a 1,000 años”, “científicos calculan que hay 1,455 toneladas de plástico flotando en el mar Mediterráneo”, “cada minuto el equivalente de un camión de basura de plástico se vierte a los océanos”.

“Hasta hace pocos años, me encantaba comprar platos y vasos plásticos para las reuniones familiares y así no tener que mover ni un dedo, ni pasarme toda la tarde lavando platos, sinceramente era muy cómodo y conveniente…”

Claro, quizá uno no se da cuenta; sin embargo, que no lo veamos no significa que no exista. El plástico está en todos lados, en las profundidades del mar, en los lagos, en las orillas de las carreteras y en los estómagos de los peces y de los animales marinos que algunos comemos.

En muchos países ya existen fuertes campañas y leyes que promueven el que dejemos de utilizar plástico de manera inconsciente. Sin ir muy lejos, hace unas semanas estuve en México y cuando me sirvieron mi bebida, me dieron un portavasos que decía: “Campaña anti popotes – 1 persona utiliza 38,000 popotes en su vida, en el mundo se utilizan 500 millones a diario, tardan 100 años en degradarse, por eso no te damos popote”.

¿Quieres saber cómo reducir tu consumo? Hay muchas formas de hacer un impacto positivo en este mundo, nuestro mundo.  No te pierdas: “Plástico consciente” el jueves 12 de julio. ¿Ya sabes qué harás por tu mundo?