Respuesta a la tragedia

“Mi condena a los malos guatemaltecos que intentaron e intentan hacer política sucia y barata con semejante tragedia humana”.

Respuesta a la tragedia

En una tragedia como la del volcán de Fuego se ve lo mejor y lo peor del ser humano.

Lo mejor de esa tragedia fue la respuesta inmediata de las fuerzas de seguridad del país, los soldados del Ejército, la Policía, los cuerpos de bomberos Municipales y Voluntarios, el personal de Conred que hasta perdió la vida alertando a los habitantes de las aldeas en riesgo y el policía muerto en una crecida de los ríos cercanos a las aldeas donde ocurrió la tragedia.

“Mi condena a los malos guatemaltecos que intentaron e intentan hacer política sucia y barata con semejante tragedia humana”.

Asimismo, la inmediata respuesta en donaciones de comida, ropa, medicinas, agua pura y demás donaciones que las empresas y los guatemaltecos particulares inmediatamente empezaron a recolectar y a ir a dejar en el Aeroclub, al círculo aéreo, los centros de acopio y las estaciones de bomberos.

Fueron cientos de toneladas de ayuda para los damnificados.

Lo increíble es que, como siempre, una micro minoría de la sociedad guatemalteca, las oenegés de extrema izquierda, aprovecharan esta tragedia humana una vez más para querer defenestrar al presidente y querer repetir (fracasando obviamente) las masivas protestas cívicas contra el corrupto gobierno del PP de Baldetti y Pérez Molina, que sí fueron libres, espontáneas y masivas.

El gobierno del presidente Morales ha tenido muchos errores, especialmente en el CIV, el Mindes y el Ministerio del Medio Ambiente. En esos ministerios se han nombrado a funcionarios incapaces que han hecho una pésima labor. En mi opinión el Mindes y el Ministerio de Medio Ambiente deberían ser cerrados y el saneamiento ambiental debería supervisarse de forma municipal y no por el gobierno central.

Este gobierno ha tenido luces y sombras, pero no creo que llegue a los niveles oprobiosos de la corrupción y el latrocinio de la UNE o el PP para querer hacer que el presidente renuncie y entrar en una crisis política y constitucional a escasos seis meses de la convocatoria a elecciones generales que se hará en enero de 2019.

¿Cree usted, estimado lector, que es correcto querer usar la muerte de cientos de guatemaltecos en la tragedia del volcán de Fuego para hacer política?

“En mi opinión el Mindes y el Ministerio de Medio Ambiente deberían ser cerrados y el saneamiento ambiental debería supervisarse de forma municipal y no por el gobierno central”.

Yo creo que es precisamente por esa arrogancia y miopía política que la extrema izquierda guatemalteca pierde y pierde elecciones, ¡y nunca pasa de dos o tres diputados! Esa arrogancia alimentada por dinero de oenegés y embajadas está destinada a fracasar siempre. Los guatemaltecos estamos ya cansados de las agendas políticas en algunos medios de comunicación disfrazadas de un periodismo que no es otra cosa que un periodismo falso y que en realidad es activismo político.

Por ello, esas manifestaciones artificiales y de falsas agendas “contra la corrupción” no tienen eco en la población y solo hacen ruido mediático en cierta prensa fafera y corrupta que, gracias a Dios, cada día fracasa más y pierde credibilidad entre la población, especialmente en las zonas urbanas hiperinformadas por redes sociales y medios alternativos a los tradicionales.

Mis respetos y mi reconocimiento público a los miles de ciudadanos, policías, soldados, bomberos, voluntarios, empresarios y miles de guatemaltecos que corrieron hacia el peligro a ayudar a los miles de damnificados por la tragedia del volcán de Fuego. Mi condena a los malos guatemaltecos que intentaron e intentan hacer política sucia y barata con semejante tragedia humana.