¿Puede existir democracia sin partidos políticos?

“En los próximos días debemos estar atentos a movimientos que las diferentes agrupaciones políticas y el Congreso harán para un nuevo acomodo en la arena política”.

¿Puede existir democracia sin partidos políticos?

Los guatemaltecos estamos devastados. La tragedia del volcán de Fuego ha desnudado los problemas más serios del país: La pobreza, la falta de prevención y la mala organización comunitaria y del gobierno. Es imperativo empoderarnos de la cultura para prevenir y enfrentar momentos tan difíciles. Duele el pesar de muchas familias que han perdido a sus seres queridos, sus viviendas, su trabajo y la esperanza. El coloso sigue siendo un desafío y carecemos de información científica para saber con más exactitud a lo que nos enfrentamos. También tendremos repercusiones en la economía nacional, especialmente por el turismo y la pérdida de cultivos e infraestructura.

En los próximos días debemos estar atentos a movimientos que las diferentes agrupaciones políticas y el Congreso harán para un nuevo acomodo en la arena política”.

Paralelamente, los políticos se preparan para la nueva contienda, ya que ahora la convocatoria a elecciones generales, según las modificaciones a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), se llevará a cabo en enero de 2019. Al 6 de junio, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) indicaba que Guatemala contaba con 25 partidos políticos y 10 en formación. Según un estudio de LAPOP del año pasado, el porcentaje de guatemaltecos que apoyaba la democracia disminuyó a su nivel más bajo en 12 años, pasando de 71% en 2006 a 48% en 2017. Lamentablemente, somos el país con la tasa más baja de apoyo a la democracia en Latinoamérica.

La misma encuesta señala que la confianza en los partidos políticos ha fluctuado desde 2004, siendo el más alto en 2006 con el 29%, y el más bajo en el año 2014, con tan solo el 12%. El año pasado, 15% decía confiar en los partidos. ¿Cómo fortalecer la democracia sin credibilidad de los partidos políticos?

Tenemos grandes desafíos con algunos partidos y varios políticos. Es increíble su capacidad de reciclarse. Apreciamos recientemente el cambio de nombre del Movimiento Reformador a “Podemos”, cuyo nombre y logotipo son poco originales. La decisión del TSE de iniciar el proceso de clausurar el partido FCN-Nación ha puesto en jaque a varios políticos, principalmente en el Congreso, donde domina este partido, y al presidente de la República, que fue su secretario general.

La tragedia del volcán de Fuego ha desnudado los problemas más serios del país: La pobreza, la falta de prevención y la mala organización comunitaria y del gobierno”.

Adicionalmente, la Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo provisional a Acción Ciudadana por la conformación de algunas de las comisiones de trabajo del Congreso. Esta acción anula las designaciones que se hicieron en febrero y deja sin efecto el nombramiento de los presidentes de cinco comisiones y de cuatro jefes de bloque. Lamentablemente, el Legislativo obvió su propia ley orgánica y omitió verificar la idoneidad de los legisladores designados.

Por último, se habla de hacer reformas al transfuguismo para que varios de los políticos actuales puedan volver a participar como candidatos al Congreso. La LEEP, en su artículo 205 ter, señala: “ Se entenderá por transfuguismo el acto por el cual un diputado renuncia a un partido político, habiendo sido electo o cuando ya está ejerciendo el cargo, mediante sufragio universal, para un período, y estuviere designado en uno de los órganos establecidos, automáticamente cesa en el cargo del órgano del Congreso que integrare, el cual será asumido por un diputado del partido representado; el renunciante no podrá optar a ningún cargo dentro de los órganos del Congreso de la República. Queda prohibido a las organizaciones políticas y a los bloques legislativos del Congreso de la República recibir o incorporar a diputados que hayan sido electos por otra organización política”.

En fin, el panorama político se vislumbra lleno de retos. En los próximos días debemos estar atentos a movimientos que las diferentes agrupaciones políticas y el Congreso harán para un nuevo acomodo en la arena política. Es fundamental fortalecer la democracia; sin embargo, será difícil lograrlo si no contamos con partidos políticos sólidos, modernos y democráticos. ¿Qué opina de la situación política del país? ¿Participaría en algún partido político? ¿Cómo fortalecemos la democracia?