Expectativas en el MP

"La nueva fiscal estará siendo observada y monitoreada por diversos sectores y grupos en el país".

Expectativas en el MP

Las expectativas sobre el rumbo que tomará la gestión de la Dra. María Consuelo Porras Argueta al frente del Ministerio Público (MP) se ha convertido en uno de los aspectos más discutidos en la agenda política. Este cambio entra en un contexto político complejo cargado de muchas expectativas, esperanzas, dudas e incertidumbres. 

La nueva fiscal estará siendo observada y monitoreada por diversos sectores y grupos en el país. No me extrañaría que algunos estén falsamente esperanzados en que el cambio de gestión llegó como agua de mayo, especulando sobre las posibilidades de que la línea de trabajo en contra de la corrupción e impunidad se debilite y eso les permita tomar aire, en medio de la tempestad que han estado enfrentando. 

Thelma Aldana colocó la barra bastante alta y una prueba de fuego, al dejar la decisión de solicitar antejuicio contra el presidente Jimmy Morales por financiamiento electoral ilícito, a su sucesora".

Por otro lado, están los que con ilusión y esperanza deseamos que la lucha contra la corrupción e impunidad en el país no se detenga, sino al contrario, se fortalezca. Este es el principal desafío que enfrentará Porras en el inicio de su gestión. No será fácil. Tendrá la oportunidad de desbaratar el argumento de que la lucha contra la corrupción es ideológica y de un grupo de la sociedad. Desenmascarar esas mentiras podría ser uno de los primeros resultados de la gestión de Porras.

Thelma Aldana colocó la barra bastante alta y una prueba de fuego, al dejar la decisión de solicitar antejuicio contra el presidente Jimmy Morales por financiamiento electoral ilícito, a su sucesora. Según Aldana, hay elementos suficientes que podrían sustentar una acción en esa vía, incluso personas que ya fueron declaradas culpables, luego de que colaboraron con el sistema de justicia y brindaron información valiosa para construir el caso. 

El inicio de la gestión no será fácil. Porras tendrá, en medio de este contexto político bastante agitado y complejo, el desafío de marcar prioridades y su estilo de gestión con mucho tino y cuidado. En este caso, la forma y el fondo de las acciones serán interpretadas con rigurosidad y tenacidad política. Necesitará destreza y habilidad para manejarse en un contexto sensible y evitar malas interpretaciones que afecten desde el inicio la imagen de su gestión.

La nueva fiscal estará siendo observada y monitoreada por diversos sectores y grupos en el país".

El margen de acción es muy estrecho y cada acción será fiscalizada y analizada. La lupa de la opinión pública estará siguiendo todos los pasos que dé en su gestión. Le tomará tiempo, como es normal en este tipo de transiciones. No obstante, las primeras acciones pueden ayudar a brindar señales sobre el rumbo que podría tomar su gestión. En este caso importan mucho las señales, los gestos, los símbolos, las acciones, los mensajes, los canales, el momento, el lugar, etcétera. Todo juega en el escenario político. 

Por otro lado, es también un momento para hacer una reflexión sobre la importancia que tiene fortalecer las instituciones y debilitar el personalismo que le imprimimos a la política. Pensar que Porras tiene una oportunidad de oro para dar continuidad a equipos, políticas y acciones que han fortalecido institucionalmente el actuar del MP y saber que las líneas de trabajo pueden trascender personas y gestiones podría ser otro aporte importante no solo para el MP, sino para la institucionalidad en el país.

  

Las cartas están sobre la mesa. ¿Qué rumbo tomará el MP? ¿Qué opina usted?