¡Avanza!

"Confucio dijo: 'Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar un día en tu vida'".

¡Avanza!

En el artículo anterior formulamos tres preguntas que nos ayudarán a definir la raíz de nuestro estancamiento: ¿Qué me está deteniendo? ¿A qué le temo? ¿Qué es lo que tengo que dejar atrás para lograr avanzar? Esta última pregunta es una de las más potentes en un proceso de autocoaching. Es esa pregunta la que te hace reflexionar sobre lo que no le genera valor a tu vida, lo que te está provocando perder el tiempo y la que te hace darte cuenta que es momento de dejar “eso” atrás si quieres avanzar.

El objetivo del artículo de hoy es brindar herramientas que nos ayudarán a tomar las decisiones necesarias, ya que la única forma de salir de este estancamiento es avanzando. Hay muchos factores que afectan el querer avanzar hacia una nueva vida, entre ellos tenemos el miedo, la zona de confort, la falta de propósito y la voluntad para tomar acción.

MIEDO

El miedo es una de las emociones más paralizantes que existen. Cuando sentimos miedo nuestra primera reacción es no movernos, por esa razón es que nos estancamos porque nos da miedo lo que pueda pasar, el qué dirán y  fracasar. ¿Cuántas personas pasan toda su vida en el mismo puesto? Por miedo a fallar o por miedo a aprender algo nuevo y no ser capaces.

ZONA DE CONFORT

Ya hemos hablado sobre este concepto en ocasiones anteriores. Y básicamente el concepto se resume a que cuando estamos tan cómodos dentro de nuestra incomodidad, preferimos quedarnos tal cual estamos con tal de no hacer esfuerzos por cambiar nuestra realidad. El acomodamiento nos estanca.

PROPÓSITO

El concepto de propósito es menos poético de lo que pensamos, ya que al tener uno en la vida, es lo que nos lleva a la acción para lograr lo que buscamos. Me surge una pregunta: ¿Qué de lo que estás haciendo hoy te está llevando a lograr lo que deseas mañana? ¿Estás trabajando en tu futuro o estás viviendo tu vida en piloto automático?

Cuando no tenemos propósito, vivimos el día a día tal y como viene, sin importar lo que hagamos o lo que dejemos de hacer, ya que finalmente no tendrá ningún efecto el resultado de lo que busco para mi vida. Hay un famoso dicho que aplica directamente en este caso: “Si no sabes a dónde vas, cualquier camioneta te lleva”. Y es más que obvio cuando no hay una razón por la cual levantarse en la mañana lo que produce que la vida pierda sentido y te quedes estancado en la pegajosa zona de confort.

VOLUNTAD

Todo esto es interesante, pero, ¿cómo hago para llevarlo a la acción? Bueno, lo llevas a la acción cuando ese propósito te mueve desde lo más profundo de tu ser, cuando crees en él con los ojos cerrados y sabes que ese es tu objetivo en esta vida y es la razón por la que viniste. Confucio dijo: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar un día en tu vida”.

Bueno, lo adaptaría a: “Descubre el propósito de tu vida y la motivación vendrá cada día hasta lograrlo”. Busca esa razón para levantarte todas las mañanas y avanza hacia lo que quieres lograr, y cuando lo hagas, busca una motivación nueva. Así tu vida será emocionante y llena de retos, tus propios retos. Si no avanzas, te estancas. ¡Avanza!