¡Todos por el sí!

"Lamentablemente, la apatía, la desinformación y el desinterés son los factores que están más presentes en el ambiente".

¡Todos por el sí!

¡Vote sí! Estamos a menos de un mes para que se lleve a cabo la consulta popular sobre el diferendo territorial, marítimo e insular que tenemos con Belice. Lamentablemente, la apatía, la desinformación y el desinterés son los factores que están más presentes en el ambiente. Estos factores pueden ser contraproducentes para que el resultado de la consulta sea positivo para el país.

Las consultas populares siempre han registrado niveles de participación bajos, comparados con los que se dan en las elecciones generales. En parte la explicación proviene de que en las elecciones generales se eligen a la autoridades municipales, diputados al Congreso y al presidente, y por ello hay más actores interesados no solo en promover el voto, sino en activar y aceitar las maquinarias electorales el día de la elección para movilizar a las personas al centro de votación. Es decir está en disputa el poder en todos los niveles. 

Lamentablemente, la apatía, la desinformación y el desinterés son los factores que están más presentes en el ambiente".

En cambio, sucede lo contrario en el caso de la consulta popular. Aquí los actores políticos, esos que activan esas maquinarias, no tienen mayor interés en promover el voto y mucho menos activar las estructuras partidarias para llevar a los votantes el día de la consulta. Lamentablemente, eso refleja el carácter electoral que tienen los partidos.

En un sistema de partidos institucionalizado, los partidos son actores políticos que promueven el análisis y fijan postura frente a los sucesos políticos, como el problema de límites fronterizos que tenemos con nuestro vecino. Sin embargo, los partidos han estado ausentes del debate. Justifican ese actuar por límites que les impusieron para emitir opinión. 

La pelotita se la estuvieron tirando entre el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) y el Tribunal Supremo Electoral (TSE) sobre cuál era el encargado de hacer las campañas de información y promoción. La discusión se desarrolló en torno a que si se podía promover votar por una opción, o bien, solo realizar una campaña informativa para no influir en el voto de los ciudadanos. 

No obstante, estamos a pocos días de la consulta y las personas estamos desinformadas y desinteresadas en votar. Pregúntele a sus vecinos, compañeros de trabajo, amigos o familiares. Estoy seguro de que muchos no sabrán ni la fecha en que se realiza la consulta. Talvez, los más vivos estarán haciendo planes para viajar y aprovechar que el lunes, día después de la consulta, el Gobierno dio asueto. Van a estar interesados más en aprovechar ese día libre que en ir a votar.   

Aquí los actores políticos, esos que activan esas maquinarias, no tienen mayor interés en promover el voto y mucho menos activar las estructuras partidarias para llevar a los votantes el día de la consulta".

Los argumentos que se han presentado sobre los beneficios que traería para Guatemala que el diferendo con Belice se resuelva lo más pronto posible no han sido efectivos. Creo que los ciudadanos no hemos interiorizado el problema. Nos sentimos ajenos porque no nos afecta en el día a día. 

Sin embargo, hay muchos guatemaltecos que enfrentan dificultades con el diferendo que se traducen en problemas que deben resolver, en muchos casos, a espaldas y sin el apoyo del Gobierno. Pensemos en esos pescadores que tienen problemas para pescar en el mar y poder llevar el sustento a su hogar, en el luto de las familias que tienen familiares que han muerto en la zona de adyacencia, en los comerciantes del área que no pueden establecer rutas de comercio con el vecino país para vender sus productos, entre otras historias que muestran el lado humano del diferendo. 

La consulta popular tiene el rostro y el nombre de todas las personas que diariamente enfrentan desafíos para trabajar, comerciar y vivir una vida en paz, plena y sin los problemas que conlleva no tener definidos los límites entre los países. Por ellos, por el país, por usted y por las próximas generaciones debemos salir a votar por el sí. Busquemos una solución pacífica al diferendo. ¿Qué opina usted? ¿Ya se informó?