Desde este valle de lágrimas...

"Es triste que nuestra población retroceda siglos y descienda a la época primitiva, al aplicar ejecuciones extrajudiciales".

Desde este valle de lágrimas...

Es realmente preocupante el reaparecimiento de actos de violencia ocurridos en Guatemala, situación que hace reaccionar a grupos de vecinos que, desesperados por la criminalidad, aplican como alternativa la justicia por mano propia.

Es triste que nuestra población retroceda siglos y descienda a la época primitiva, al aplicar ejecuciones extrajudiciales. Lamentablemente, los justicieros terminan cometiendo un delito más grave del que buscaban castigar, desesperados por la nula efectividad de las autoridades por controlar la violencia que nos tiene de rodillas.

Son incontables las ejecuciones que se han realizado en nuestro país. Este fenómeno social, según analistas, demuestra que la población se encuentra harta y desesperada ante la ineptitud policíaca y la deficiente aplicación de la ley.

"Es triste que nuestra población retroceda siglos y descienda a la época primitiva, al aplicar ejecuciones extrajudiciales".

Ante esta crisis de justicia, el debilitamiento del Estado y la violación de las garantías constitucionales, el Gobierno tiene la responsabilidad de poner fin a semejante anarquía antes de que lleguemos a extremos lamentables.

La noticia en verso:

Un informe del Ejecutivo,

que en nada genera empatía,

señala que los ataques son rebote,

por acciones de la policía.

Y para taparnos la boca,

a pesar de vivir diariamente un infierno,

hacen alarde de 129 días,

sin homicidios en este gobierno.

Para compartir entre alipuses:

  • "Apreciable lector, viví de tal manera que, cuando tus hijos piensen en justicia, honestidad e integridad, lo asocien con alguien como vos".